Archive for the ANIVERDIARIOS Category

El San Juan camagüeyano descuella como celebración virtual, aún en tiempos del COVID19, pero resalta, sin hogueras, la noche de San Juan…

Posted in ACROSTICARIO, ANIVERDIARIOS with tags , , , , , , , , , , , on 30 junio 2020 by josancaballero

FIESTA DE SAN JUAN EN MEDIO DE ESTA PANDEMIA UNIVERSAL
(Festividades virtuales mundiales entre el 21 y el 30 de junio)

absolutmarbellacelebracionnochedesanjuan

Por JOSAN CABALLERO.

Varios siglos de historia, cultura y tradiciones populares del San Juan Camagüeyano se celebraron de diferente forma este año, a través de las plataformas digitales, ante la imposibilidad de desarrollarlos, como de costumbre, con fiestas populares carnavalescas, debido al distanciamiento social, impuesto por el COVID-19.

Ver más: Desde las redes sociales culmina hoy el San Juan camagüeyano — Radio Camagüey…

Las hogueras de San Juan constituyen una tradición en Euskadi, y en muchos otros lugares, ya que se trata de un rito que se remonta a tiempos lejanos. Se celebran en la noche del 23 de junio, víspera de San Juan, y en las últimas décadas ha ido evolucionando de los barrios, donde se reunían […]

Ver más:  Sin hogueras en la noche de San Juan — El blog de Nekane Vado

sj8mejor
(Soneto acróstico para el ritual del agua entre nosotros)
300px-Hoguera_san_juan
Noche Bendita de San Juan Universal
056san_juan_bautis
Nube-luz al solsticio de verano,
Ondea para el cielo cual un rito:
Cuántos hombres te avivan con sus gritos
Hogueras de “Juanillos” tan mundanos;
Estrenan las bellezas del distrito,
la-quema-del-diablo
Desfilan con su flor los artesanos:
Entonando sus cantos más paganos,

Saludan al Rey Sol, comen “Panchitos”,
Alimentan su alma con el mito
Nutriente de pureza por fogatas
Fiesta%20medieval%20de%20San%20Juan
Juninas, donde abundan serenatas:
Ungidos cuerpos de agua, miel y horchata,
Alcanzan por San Juan la más sensata
Noche de luz al mar de los benditos!
613951504_77f7a0737c_o
JOSE ANTONIO GUTIERREZ CABALLERO
21-24 de junio del 2013.
sanjuaneros
HISTORIA DE LA FIESTA DE SAN JUAN
z_juan_bautista
La Noche de San Juan es una festividad de origen pagano, no muy antigua, que suele ir ligada a encender hogueras y/o fuegos populares, junto con las celebraciones en la que se festejaba la llegada del solsticio de verano, pese a que éste comienza el 21 de junio, en el hemisferio norte, cuyo rito principal consiste en encender fogatas inmensas para abrir esta época de gozo y beneplácito mundano.
La finalidad de este rito era “dar más fuerza al sol”, que a partir de esos días, iba haciéndose más “débil” —los días se van haciendo más cortos hasta el solsticio de invierno—. Simbólicamente el fuego también tiene una función “purificadora” en las personas que lo contemplaban. Se celebra en muchos puntos de Europa, aunque está especialmente arraigada en España, Portugal (Fogueiras de São João), Noruega (Jonsok), Dinamarca (Sankthans), Suecia (Midsommar), Finlandia (Juhannus), Estonia (Jaanipäev) y Reino Unido (Midsummer).
En Sudamérica, Brasil tiene Festas Juninas, en Paraguay, Bolivia, Chile, Perú y Venezuela la noche de San Juan. La noche de San Juan está, así mismo, relacionada con antiquísimas tradiciones y leyendas españolas como la Leyenda de la Encantada.
sanjuan1gf
En muchos lugares no cabe duda de que las celebraciones actuales tienen una conexión directa con las celebraciones de la antigüedad ligadas al solsticio de verano, influidas por ritos pre-cristianos o simplemente vinculados a los ciclos de la naturaleza. Sin embargo, en otros lugares (por ejemplo España y Portugal) la existencia de una vinculación entre las celebraciones del solsticio de verano (en el hemisferio norte) que tiene lugar el 20-21 de junio y las celebraciones del día de San Juan (el 24 de junio) varían en función de las fechas, la discontinuidad en la celebración, las tradiciones y costumbres, etc. Pese a ello, se observan elementos comunes como es la realización de hogueras en las calles y plazas de las poblaciones donde se reúnen familiares y amigos.
La vinculación de los ritos ligados al solsticio de verano con otra celebración popular y bastante extendida del mes de junio, las «verbenas de San Pedro» (el 29 de junio), resulta aún menos clara.
Disputa sobre la fecha
En aquellos lugares donde la celebración se liga a la festividad de San Juan (24 de junio) y no a la efeméride astronómica del solsticio de verano (21-22 de junio) existe una disputa sobre cuál es la auténtica “noche de San Juan”.
Si bien cabe entender que a partir de las 0:00 horas ya se trata del ‘día de San Juan’ y, por tanto (al ser de noche en las zonas lejanas al círculo polar ártico) esas primeras horas puedan considerarse ‘noche de San Juan’, lo habitual es entender que la noche de un determinado día no se refiere a las primeras horas del mismo sino a las últimas, una vez que ya se ha puesto el Sol. Esta diferente interpretación da lugar a que en algunos lugares (ej. Almería o Barcelona) las celebraciones tengan lugar la noche del 23 al 24 de junio, en otras tengan lugar la noche del 24 al 25 (ej. Hogueras de Alicante).
Por otro lado, no es extraño que en algunos lugares la celebración se extienda a las dos noches en función del espíritu festivo de cada sitio.
san_juan_en_su_maxima_expresion_2
España (Andalucía)
En algunas ciudades de la provincia de Cádiz se queman muñecos de trapo llamados Juanillos. A veces también se tiran fuegos artificiales y se montan verbenas durante parte de la noche.1
En Isla Cristina y otros puntos del litoral onubense se celebra esta fiesta con el nombre más común de hogueras de San Juan.
En Almería el día posterior a la Noche de San Juan es festivo local, y al igual que en Málaga se trata de una fiesta muy popular que se celebra con moragas y hogueras en la playa, durante toda la noche. Se ha convertido también en tradición bañarse en la playa o por lo menos mojarse los ojos cuando dan las 0 horas. Además en Málaga también se queman muñecos de trapo esta vez llamados Júas.
La Fiesta del Agua y del Jamón (que se celebra el día 24 de junio) constituye la principal de Lanjarón (Granada) y se realiza todos los años el fin de semana más próximo al 24 de junio y dura unos 5 o 6 días, dependiendo de las actividades planificadas. Los eventos centrales, sin embargo son dos: la llamada Carrera del Agua y La Pública. La Carrera del Agua se realiza en la medianoche de San Juan, desde las 0 horas hasta la 1 y es cuando todos los habitantes y visitantes del pueblo recorren kilómetro y medio de sus calles mojándose con lo que encuentren: cubos, mangueras, pistolas de agua, etc., además del agua que les llueve desde los balcones y tejados arrojada por los vecinos que no participan en la carrera en sí.
En Motril se encienden hogueras en la playa y se permite acampar, se piden 3 deseos escritos en papel al fuego y se tiran 3 cosas negativas al mar para que la marea se las lleve. Las mujeres se lavan la cara con agua del mar y pétalos de rosa por la mañana para estar más hermosas el resto del año.
En Algeciras, es tradición desde hace años acudir a las playas el día 23 de Junio antes de medianoche, donde los vecinos llevan e instalan a los muñecos de trapo tradicionales llamados juanillos en las playas de El Rinconcillo y Getares, que arden al llegar la media noche de ese día con deseos secretos escondidos en su interior, recibiendo así el día de San Juan, con abundantes hogueras en el litoral de la Bahía de Algeciras. El ambiente en las playas es agradable, con reuniones de amigos en la arena y familiar a través de los paseos marítimos, llegando a ser festejado con numerosos fuegos artificiales en una noche llena de magia, deseos y hogueras.
San%20Juan%20Bautista%20-%20Patron%20de%20Huariaca
Comunidad Valenciana
Las Hogueras de San Juan en Alicante: Historia

Esta fiesta se remonta a los tiempos en que los labradores alicantinos celebraban el día más largo del año para las recolección de las cosechas y la noche más corta para la destrucción de los males (nota: realmente la noche más corta del año es la que transcurre entre el 20 y el 21 de junio). Esta tradición pronto se extendió a la ciudad de Alicante, entonces, el alcalde mandó comunicar un bando en el que se decía:
“…que no se enciendan hogueras en las calles, ni menos se disparen tiros ni cohetes en la noche de San Juan y sucesivas, bajo multa de 20 a 100 reales.”
Pero en 1881, un despiste del ayuntamiento, hizo que no se publicara el bando. Aprovechando esto, los vecinos de Alicante se agruparon por calles instituyendo “fiestas de calle”, en los que había juegos, música y empezaron a crearse los primeros “ninots” que figuraban a alguna persona a la que se la criticaba. Y en 1928, se produce la primera fiesta oficial de la ciudad de Alicante, en la que destacaba la figura de José María Py, principal difusor de las Hogueras y que decía:
“Las Hogueras de Alicante son bien conocidas por su tradición desde tiempos remotos, deberíamos los alicantinos darles ese mismo carácter que se ha dado a las Fallas valencianas.”
Esta idea encaminada a atraer el turismo, al igual que en Valencia, hizo que se organizara, ese mismo año, las primeras Hogueras de San Juan, permitidas por el Ayuntamiento. A partir de 1932, las comisiones crearon la máxima representación en esta fiesta; “La Belleza del Fuego” (Bellea del foc), cargo máximo en cada comisión y que se elige anualmente.
Las últimas fiestas de hogueras en el periodo de la Guerra Civil Española se celebraron en 1936 recuperándose en 1939 con la plantà de una sola hoguera. A partir de 1940 la fiesta volvería a despegar.
220px-Hogueras_de_san_juan_de_alicante
Celebración
Las Hogueras de San Juan son las fiestas oficiales de la ciudad de Alicante (España) y están declaradas de Interés Turístico Internacional. Sus orígenes son remotos pero es en 1928 cuando las fiestas toman sus características actuales. Su máximo impulsor fue en esa época José María Py, un gaditano que, después de vivir veinticinco años en Valencia, se traslada a Alicante e institucionaliza la fiesta al estilo de las fallas de Valencia.
Con el pregón, que tiene lugar el viernes anterior a la plantà, comienzan los festejos. Del 17 al 20 de junio se plantan las “hogueras” que son monumentos artísticos de madera, cartón, corcho y pintura que contienen una profunda carga satírica. Cuatro días más tarde se queman después de lanzarse una monumental palmera de fuegos artificiales desde el monte Benacantil, donde se encuentra el Castillo de Santa Bárbara, y que es visible prácticamente desde cualquier punto de la ciudad. Cada Hoguera representa a una calle, zona o barrio de la ciudad.
220px-Hogueras_2008_-_Gran_Via_La_Ceramica_2
Durante los días de fiesta hay una extensa programación de acto con desfiles, pasacalles, despertás, cabalgatas, Ofrenda de flores a la patrona de Alicante, la Virgen del Remedio, corridas de toros, mascletáes, actuaciones musicales, campeonatos deportivos, etc. La fiesta se vive en la calle, donde la gente puede comer y bailar en las “Barracas” y “Racós”, y degustar la tradicional coca amb tonyina (coca con atún) y las bacores (brevas). La fiesta cuenta con su reina, la Bellea del Foc, elegida entre las “Bellezas” de cada uno de los 91 distritos fogueriles.
Las Hogueras se queman en Alicante la noche del 24 de junio, la noche del día de San Juan, (a diferencia de otros lugares de España donde la quema tradicional de hogueras se produce la noche del 23 de junio]]. Debido al calor de la fecha y del fuego, es una práctica habitual que los bomberos que controlan la evolución del fuego mojen con el agua de sus mangueras a los asistentes que lo soliciten, en lo que se conoce como banyá.
Además de en la ciudad de Alicante, se celebra la fiesta de hogueras en otras localidades alicantinas como Torrevieja, Guardamar del Segura, Jávea, Denia, el Raval de San Juan de Elche, Benidorm o San Juan de Alicante.
En la pedanía villenera de La Encina también se celebran unos festejos similares en honor a San Juan Bautista pero se le denominan fallas (por influencia de Valencia), aunque las reinas y damas de las fiestas visten el traje típico de alicantina.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
En América
Prácticamente en toda Iberoamérica se celebra la Noche de San Juan siguiendo las prácticas llevadas por los españoles y portugueses y otros migrantes europeos (principalmente italianos y alemanes), en ciertas zonas sincretizada con elementos indígenas e incluso afros. En los territorios donde la población de origen europeo es mayoritaria los rituales se asemejan más a los de Europa con menos influencia de las culturas indígenas.
Como en el hemisferio sur, la mayor parte de Sudamérica se encuentra al sur de la línea ecuatorial, los días en torno al 20 de junio (solsticio de invierno austral) de la celebración son los más cortos del año. Por este motivo, la festividad mapuche llamada We Tripantu corresponde al año nuevo. Por lo general, se trata de una mezcla de celebraciones indígenas influenciadas por las costumbres cristiano-españolas, dando lugar a gran cantidad de ritos y tradiciones, como ver florecer a una higuera y esconder tres papas para conocer la suerte.
49984
Argentina
La noche de San Juan se celebra el 21 de junio, fecha en la cual ocurre, (a la inversa que en Europa) el solsticio de invierno, durante tal fecha se encienden fogatas en los barrios o pueblos (muchas veces denominadas fogaratas y otras veces judas cuando hay una efigie en la fogata), en torno a tales fogatas se reúnen principalmente niños y jóvenes; ha sido tradición cocinar batatas o boniatos(o sea “batatas” y “papas” como las llaman por allí) en las mismas y también saltar sobre tales fogones.
¨La Fogata de San Juan de Provincias, Buenos Aires¨ La Fogata de San Juan es una celebración ancestral de origen pagano. Coincide con el solsticio de invierno, la noche más corta del año (nota: realmente la noche más corta del año es que transcurre entre el 20 y el 21 de junio). Descripción Celebración ancestral de origen pagano. Coincide con el solsticio de invierno, la noche más larga del año.
En Los Cardales cada niño, grupo familiar o de amigos, instituciones y comercios, preparan sus muñecos representando en ellos sentimientos a quemar y a través de sus llamas elevar al cielo sus anhelos, que serán cumplidos antes de la próxima fogata.
Ese día, en el pueblo, se vive un ambiente festivo. Al comenzar la jornada tiene lugar una Maratón donde compiten corredores de todas las edades con el sólo objeto de compartir buenos momentos.
Por la tarde, se invita a la comunidad a participar de otras actividades recreativas y juegos de plaza. Los chicos son invitados con el tradicional chocolate caliente. Mientras se aguarda el momento culminante, se despliega un globo aerostático entre el público.
El apetito, propio del aire puro, se satisface con las exquisiteces elaboradas por las cantinas, todas ellas a beneficio de entidades públicas locales, como así también con las emblemáticas batatas calientes que esperan para ser repartidas.
Al culminar la jornada se lleva a cabo el encendido de la Gran Fogata, disfrutando de un verdadero show de luz, color y sonido.
El 20 de junio de 1994 comenzó a realizarse en la localidad de Los Cardales el festejo conocido como la Fogata de San Juan, cuando un grupo de amigos y vecinos convirtieron una creencia pagana y ancestral en una de las mayores atracciones de esta localidad.
Simplemente recordando antiguas costumbres de barrios porteños y muchos pueblos de casi todas nuestras provincias, “La Fogata de San Juan” representa entre otras cosas el reencuentro con los amigos, el homenaje a nuestras tradiciones. Desde esa fecha en adelante, el número de asistentes no dejó de crecer, con más de 10.000 personas en el último encuentro.
absolutmarbellacelebracionnochedesanjuan
Bolivia
Tradicionalmente se realizaban hogueras familiares en las cuales se quemaban (atizaban) muebles y cosas viejas de madera que se reunían a lo largo del año anterior y también se atiza la leña, este acto representaba quemar, deshacerse de lo viejo para dar paso a lo nuevo. La celebración de San Juan se llevaba a cabo en torno a la fogata, y a fin de mantenerse calientes, se consumían platillos calientes típicos, siendo actualmente reemplazados por hot dogs (panchitos, frankfurts). También se disfrutaba de un ponche caliente o un sucumbé, esta última bebida hecha con singani (agua ardiente de uva) y leche calentada al fuego, ya que en Bolivia se tiene al 23 de junio como la noche más fría del año. Los niños juegan con fuegos artificiales; los jóvenes y los adultos bailan y saltan la fogata.
Actualmente se celebra la noche de San Juan en todo el país pero sin fogatas, ya que debido al crecimiento demográfico de las ciudades la quema de maderas supone un riego de incendio y, al contener materiales tóxicos (plásticos, pinturas, et) daña el medio ambiente y la salud de los ciudadanos, por lo cual se decidió mediante normativa legal prohibir las fogatas y los fuegos artificiales; en consecuencia, las fogatas han sido remplazadas por parrilladas, manteniendo así la festividad con reuniones familiares y de amigos.
En ciertas localidades pequeñas de Bolivia se continúa la tradición de San Juan, haciendo fogatas y brasas donde la gente pasa sobre estas a modo de diversión y se hacen saltos a las fogatas.
Festividad-de-San-Juan-Bautista-en-Colombia
Chile
En este país los conquistadores reemplazaron las fiestas solsticiales del Machaq Mara y We Tripantu, que marcaban el inicio del año para amaraes y mapuches, por una celebración con tintes demoniacos para dejar en claro la posición respecto a las religiones indígenas. La tradición relacionada a la Noche de San Juan en Chile se refiere eminentemente a creencias populares relacionadas a la figura del Diablo, en un principio focalizadas en la isla de Chiloé y actualmente diseminadas a lo largo del país en diversas variantes. El folclore local sugiere que en esta festividad, la presencia demoníaca es más patente que en cualquier otra fecha del año, lo que se reconoce como la oportunidad para la realización de ciertos actos de brujería. Célebre en el país es la “tradición de las papas”, según la cual, la colocación de estos tubérculos bajo la cama en la Noche de San Juan puede ser utilizada como un oráculo de Año Nuevo. También se relaciona a esta festividad con numerosos eventos relacionados con la higuera, desde el aprendizaje instantáneo de la interpretación de un instrumento musical (mediada por el demonio) bajo este árbol, como la aparición de su supuesta flor.
Colombia
Celebración centrada básicamente en los departamentos del Tolima, Huila y Caquetá. Junto a la tradición de la ceremonia al sol, la cual ha perdido importancia con el paso del tiempo, los campesinos celebran a San Juan Bautista como augurio para la prosperidad de las cosechas de arroz especialmente.
En el centro y norte del país se celebra con torres de fuegos artificiales y festivales de música, sobre todo en las ciudades de las cuales es el santo patrono.
al16xl
Cuba
En junio tiene lugar en Camagüey, Cuba la tradicional fiesta de San Juan, un carnaval colorido y activo que tiene ya tres siglos de existencia pues el primero data de 1725. Se celebra en este mes en el momento en que los ganaderos llevaban el ganado a la ciudad para venderlo. En aquel entonces se organizaba con este motivo una feria con competencias de caballos y distintas habilidades que daba comienzo el día 24 de junio con los festejos del día de San Juan. Pasó el tiempo y las ferias se hicieron algo común, de todos los años, y entonces se fueron sumando más eventos y actividades, la gente empezó a participar más, a sumar disfraces y entretenimiento.
Al día de hoy estas fiestas populares son una de las pocas que quedan en la isla aunque no están más vinculadas con la venta de ganado. Las fiestas comienzan como entonces, la víspera del 24 con la Lectura del Bando desde los balcones de la gobernación, después cuando va cayendo la tarde comienza un desfile de comparsas y congas por las calles principales y al otro día todos los barrios cocinan una enorme olla de ajiaco, un plato tradicional cubano con carne, especias y maíz, que después todos comen en grupos.
Las fiestas duran cinco días, en todas las calles, plazas y barrios y el día 29, día de San Pedro, se quema un muñeco en la plazoleta de Bedoya y se pone fin a los festejos de San Juan de Camagüey.
Panamá
San Juan Bautista es el santo patrono de las ciudades de Chitré y Aguadulce, en Panamá. El 24 de junio es el día central de la fiesta del pueblo, con actos religiosos y paganos de toda índole. Novenas religiosas, procesiones, presentaciones folclóricas, bailes, cabalgatas, corridas de toros, entre otras.
fiesta_san_juan_peru
Paraguay
A la noche los vecinos se reúnen para participar de juegos y certámenes que a menudo tienen nombres tradicionales en guaraní. El más peligroso de los juegos es la “pelota tatá,” una pelota de trapo embebida en petróleo o kerosén. La pelota se enciende y se convierte en un balón de fuego que circula entre la muchedumbre y a la que la gente le da puntapiés para tratar de alejarlo. El “tatá ári jehasa” o “tatá py-ï ari yejhasa” también es peligroso: Significa pasar descalzo caminando sobre aproximadamente 5 metros de brasas, esto es cuestión de fe, ya que los participantes normalmente no llegan a sufrir ninguna quemadura.
Para jugar al “toro candil,” alguien se viste con un casco en forma de cabeza de toro con cuernos en llamas y corre entre la multitud pretendiendo ser toro. El “yvyra syî” es el certamen de tratar de subir a un mástil engrasado, que tiene algún premio colgando de la punta. El “casamiento koyguá” es una boda campesina simulada a modo de diversión. El “kambuchi jejoká” es una piñata hecha con un cántaro de cerámica, el cual hay que romperlo con un palo de madera, resulta complicado porque el participante va con los ojos vendados. “Paila jeheréi” consiste en lamer una sartén acaramelada y que lleva una moneda sujeta con el caramelo en el centro, el juego consiste en lograr quitar la moneda lamiendo. La festividad termina cuando se enciende “el judaskai”, un muñeco de tamaño real rellena de explosivos y fuegos artificiales, muchas veces se lo viste y se lo hace ver como una persona odiada o poco popular en la comunidad.
Otros de los juegos típicos durante a los festejos es la “carrera bosa”, que consiste en una corta carrera (20 a 30 metros), en la cual los competidores están dentro de una bolsa(cada uno)quedando libre solamente de la cintura para arriba, de tal manera que el desplazamiento para llegar a la meta se obtiene dando saltos.
En cuanto a las comidas típicas del San Juan, podemos citar al “mbeju”, “pastel mandi’o”, “pajagua maskada”, “chicharo trenzado”, “longaniza”, “butifarra”, “enrollado de chancho”, “chicharo huiti”, “ryguazu ka’e” “mbusia”, chipa, chipa so´o, “chipa caburé”, y en Misiones el “batiburrillo”, si bien es cierto que estos platos pueden o suelen prepararse en otras fechas pero no así todos los platos citados, cuando que en las fiestas de San Juan sí podemos encontrar casi la totalidad de los mismos.
Noche de San Juan en la Malvarrosa
Las pruebas de San Juan se relacionan al casamiento para las mujeres, entre estos se encuentran los siguientes: a la media noche del 23 amaneciendo para el 24 se debe colocar un cuchillo dentro de una planta de banana al día siguiente retirar y debe aparecer la inicial de tu futuro esposo, luego esta el goteo de las velas en un cuarto oscuro al medio día del 24, haciendo el goteo en un recipiente de agua se debe formar las iniciales de tu futuro esposo, luego está la prueba del gallo, se debe taparle los ojos y encerrarle en un lugar oculto por un tiempo, luego sacarle y se reúnen las chicas en sus manos respectivamente deben tener maíz y el gallo debe ir junto a ellas y de la mano de quien coma el maíz se casará esta señorita, también está echar tinta china en hoja doblar y colocar debajo de la almohada antes de dormir la noche del 23 amaneciendo el 24 al día siguiente esto formará unos dibujos y hay gente que sabe leer que sería más o menos tu futuro, pero esta prueba generalmente la hacían las abuelas de antes que descifraban los dibujos.
Perú
Fiesta_de_San_Juan_Iquitos
En la Selva Peruana Las ciudades de Iquitos en Loreto, Pucallpa en Ucayali, Tarapoto, Juanjui, Rioja, Moyobamba en San Martín,Tingo María y Aucayacu en la Provincia de Leoncio Prado, Puerto Maldonado….., se celebra la Fiesta de San Juan. La fiesta de San Juan se celebra el 24 de junio en todos los pueblos de la Selva del Perú.
En la noche del 23, hombres y mujeres acuden a los ríos a purificarse a este baño se le conoce como “el baño bendito”, pues se cree que en tal fecha San Juan bendice los cursos de agua y quien se bañe en ellos tendrá felicidad y salud durante todo el año.
El día 24 la gente de Iquitos se traslada al barrio de San Juan, donde se celebra una misa y se realiza una procesión que es acompañada por banda típica con bombos, tambores y flautas. Luego hay el baile de la pandilla en donde la gente baila alrededor de una palmera cargadas de regalos y que se le conoce con el nombre de “Humisha”.
La muestra principal de esta fiesta de San Juan, es que en estos paseos todos portan y comen el “Juane” que tiene un preparado especial que por lo general consiste en arroz, huevos, aceitunas, sacha culantro y con presas de gallina de chacra, envuelto en hojas de planta conocida como Bijao, que es el que da un sabor característico. El envoltorio del juane es una forma redonda que representa la cabeza de este santo, cuando fue pedida que le traigan en un plato por la hija de Herodías.
Durante la Semana Turística de Iquitos, capital de Loreto, Moyobamba, capital de la región de San Martín, Tingo María, entre otras Ciudades principales en la Amazonia, se organizan bailes, desfiles de conjuntos típicos, concursos fotográficos y ferias artesanales.
En Tacna, se tiene la creencia de que la noche de San Juan es la noche más fría del año y se celebra con fogatas; en la creencia popular esta noche es la mejor para la lectura de las suertes en la coca y la plata, estos ritos andinos son realizados por los yatiris.
fiesta-de-san-juan2
Puerto Rico
En Puerto Rico la festividad de la noche de San Juan es también la fiesta oficial de la capital homónima. Se hacen un sinnúmero de rituales para “despojarse de la mala suerte”, como por ejemplo tirarse de espaldas en la playa 7 veces a las doce de la medianoche o bañarse con flores. Siendo Puerto Rico una Isla todas las playas se ven concurridas por cientos de personas. Esta tradición se ha convertido en una verdadera Fiesta de Pueblo, donde la gente celebran con música, baile, comidas y bebidas. Las personas que concurren a las playas esperan ansiosamente que lleguen las doce de la media noche para tirarse y mientras se bañan realizan el ritual antes mencionado. Esto es considerado como una especie de “bautismo” con el cual se aseguran de comenzar una nueva etapa en sus vidas. Lo hacen con la esperanza de que en el mar sean despojados de todas “las malas influencias” y se renueven su vidas con un mejor porvenir. Algunas personas, que no concurren a las playas, de todas maneras celebran la “noche de San Juan” en sus hogares, haciendo otros rituales donde se pueden utilizar frutas, velas, incienso, aguas aroamáticas, figuririllas de San Juan Bautista… Para los puertorriqueños esta fiesta es muy significativa pues como se menciona al principio de este artículo, la ciudad capital de Puerto Rico lleva el nombre de San Juan.
fiesta-de-san-juan-tingo
Venezuela
En Venezuela la festividad se celebra el 24 de junio y reúne una gran cantidad de devotos al Santo. Desde el 23 de junio se disfruta de una noche de tambores en la que se conmemora la muerte del santo, esa noche pertenece al velorio de San Juan. Esta pintoresca noche transcurre al son de los tambores, bailes y bebidas alcohólicas, actividades que preceden a las festividades del día siguiente en honor al santo (El Nacimiento de San Juan Bautista), donde una misa solemne da la pauta para un nuevo repique de tambores, que durará todo el día 24, y los devotos agradecerán al santo agitando pañuelos de colores y cantando versos improvisados al son de los tambores, además de bailes sensuales donde el hombre corteja a la mujer, la cual incita a la pasión con movimientos eróticos. Cada pequeña región tiene un San Juan, y estas celebran una reunión de pequeñas embarcaciones llamadas “peñeros” que trasladan a los “San Juanes” abuscador alternativo Ocumare de la Costa. Culmina la fiesta en “la noche mágica de San Juan”.
La celebración de fiesta de San Juan de Curiepe (fiesta de San Juan de Curiepe) es la más conocida de todo el estado Miranda. Tradicionalmente la manifestación era organizada por el Conjunto Folclórico de Curiepe, pero en los últimos años ha estado organizada por la Sociedad de San Juan, presidida por sus propios pobladores.
FIESTA-DE-SAN-JUAN
Brasil también celebra a San Juan: las fiestas juninas.
Después de la fiesta de la carne, el carnaval, las fiestas más tradicionales del Brasil son para ofrendar a los santos de Junio, mes del inicio de la temporada de lluvias, de la recolecta de los frutos, de alabar a la tierra, es excelente oportunidad para celebrar. Según el santoral de la iglesia católica, Junio es el mes de tres de los santos más importantes: San Antonio, San Juan y San Pedro. Más de un motivo para celebrar. De allí las fiestas juninas.
Los antecedentes de estas fiestas se ubican en el siglo XII, en Francia, como celebración del solsticio de verano (los días más largos del año, el 22 o 23 de junio), vísperas del inicio de las cosechas, mientras que en el hemisferio Sur, en la misma época, ocurre el solsticio de invierno (la noche más larga del año). Como sucedió con otras fiestas paganas, las celebraciones de los solsticios también adquirieron un sentido religioso introducido por el cristianismo y fueron traídas al Nuevo Mundo por la Iglesia Católica que llegó con los colonizadores. La conmemoración de las fiestas juninas es seguramente una herencia que Brasil obtuvo de Portugal, el cual, a su vez se nutrió de lo que por esa fecha se celebraba en Francia y otros países menos católicos de Europa.
En Brasil la celebran la gente de los campos desde los tiempos de la colonia y aunque la tradición las ubica en la región Norte, se han extendido por todo Brasil, pero la más grande se sigue celebrando en Mossoró, al Nordeste.
noche-de-san-juan
Durante estas celebraciones se interpretan las cantigas de roda, y se hacen bailes tradicionales como el xaxado, forró pé-de-serra, choro y marchinha, entre los cuales destaca la quadrilhas juninas, que bailan representando sátiras de las costumbres campesinas. También se realizan los forrós, bailes populares tradicionales organizados alrededor de hogueras crepitantes y se consumen variados platillos, como el queso “de coalho” y el maíz asado, la canjica, la pamonha, el brigadeiro, el pé-de-moleque, la carne asada, la carne-de-sol, junto al trago de una buena casacha.
El ciclo de las fiestas juninas comienza el 13 de junio, el día de San Antonio, protector de las casamenteras; sigue el 24, con la fiesta de San Juan, santo de las cosechas y defensor de los esclavos y terminan el 29 de junio, día de San Pedro, santo de pescadores y viudas y no sabemos por qué se olvidaron de San Pablo, que, según la iglesia católica, se celebra el mismo día.
nochesanjuan-hoguera
Fiestas Juninas
Se llama Fiestas juninas a la tradicional festividad con la cual se celebra en Brasil a San Antonio, San Juan y San Pedro. Como su nombre lo indica, se celebra en el mes de junio, mes en el cual también ocurre el solsticio de invierno en el hemisferio sur.
El ciclo de festividades comienza el 13 de junio (fiesta de San Antonio) continuando el 24 de junio ( fiesta de San Juan) y finaliza el 29 de junio (fiesta de San Pedro).
Se cree que la festividad fue introducida por los colonos portugueses que continuaban, en su nueva tierra, la tradición de celebrar el solsticio de verano en Europa.
Es una fiesta principalmente rural y se celebra con deliciosas comidas, música tradicional, exhibiciones, fuegos de artificio y bailes típicos alrededor de fogatas. Las ciudades de Campina Grande y Caruaru, en el noreste brasileño, se han destacado por organizar las Fiestas juninas más grandes.
noche_san_juan
Los panchitos o perros calientes de estas fiestas
800px-Selection_of_hot_dogs
El perro caliente, perrito, jocho, pancho o completo (del inglés: hot dog, ‘perro caliente’) es un sándwich con una salchicha, que puede ser de tipo salchicha de Frankfurt (frankfurter), o vienesa (wiener) y preparada bien hervida, o frita, servida en un pan con forma alargada que suele acompañarse con algún aderezo como salsa de tomate y mostaza. El tipo de salchicha empleado en la elaboración del perrito puede diferir según los gustos de la región, del arte del cocinero, y de los ingredientes disponibles. De esta forma, en algunos lugares, se emplean bockwurst alemanas, o incluso variantes ingeniosas que modifican en pan como el corndog estadounidense. Se suele servir caliente, siendo generalmente de mal gusto comerlo frío.
El hot dog es, según muchos autores, una invención de la culinaria estadounidense, al igual que lo es la hamburguesa. El hot dog se ha divulgado enormemente a lo largo de todo el mundo durante comienzos del siglo XX, y en especial a lo largo del territorio de Estados Unidos, llegando a ser un alimento que puede encontrarse en la calle de las grandes ciudades. La expansión se ha debido en cierta medida al concepto de franquicia. De forma tradicional se asocia el perrito caliente, a la venta de comida callejera en pequeños carritos(stands) preparados para ser servidos al instante. Suelen ser consumidos en verano.3 Su venta está unida a unos carritos (“Hot dog carts”) ubicados por regla general en las calles más transitadas de las principales capitales del mundo.
noche-de-san-juan-1-
José Antonio Gutiérrez Caballero
24-29 de junio del 2013.
hoguera
Bibliografía Consultada:
http://es.wikipedia.org/wiki/Fiesta_de_San_Juan
http://www.analitica.com/va/entretenimiento/ocioccs/1405735.asp
http://es.wikipedia.org/wiki/Fiestas_Juninas
http://oracionesyconjurossanteria.blogspot.com/2012/09/sincretismo-de-los-orishas.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Perrito_caliente

220px-Hogueras_de_san_juan_de_alicante

Miami, 30 de junio del 2020.

28 DE ENERO DEL 2020: EL 167 NATALICIO DE JOSE MARTI Y LAS PRIMERAS LECTURAS DEL NIÑO Y ADOLESCENTE CUBANO, ENTRE 1853 y 1865, RESPECTIVAMENTE…

Posted in ANIVERDIARIOS with tags , , , , , , , , , , on 28 enero 2020 by josancaballero

Por JOSAN CABALLERO.

Cuando se estudia a José Martí, como renovador de la literatura infantil en Hispanoamérica, esta valoración no puede excluir el examen de la tradición que le sirve de base, ni el marco sociopolítico y cultural en donde van a revelarse las normas preceptivas imperantes, las condicionantes genéricas y las exigencias del escritor en torno a la práctica artística concreta.

Con esas premisas metodológicas, se ha tratado de reconstruir las primicias de la cultura martiana, a partir de las referencias a los textos didácticos que se utilizan por entonces en colegios e institutos de segunda enseñanza de la Isla, y del acercamiento a los libros y publicaciones periódicas que lee ese niño de La Edad de Oro durante su infancia y adolescencia. De este modo, se establecen las primeras claves de su contacto directo con una literatura al servicio de la educación patriótica de la niñez cubana, en pugna abierta con los designios de la enseñanza metropolitana.

Luego de esta etapa formativa, la investigación se interna en la década más fructífera de José Martí dentro de la serie literaria infantil nacional. Desde 1879, en sus funciones de colaborador de La Niñez, periódico que dirige Fernando Urzáis, hasta 1889, como redactor de La Edad de Oro, se puede observar cómo se ha ido perfilando el concepto martiano acerca del papel que debe desempeñar la literatura en la instrucción de los niños y jóvenes de “Nuestra América”, aspecto que se hace programático en su revista de Nueva York, en donde confluyen el padre (ya revelado en el poemario de 1882) y el maestro, no sólo en lo docente, sino también en lo artístico y formativo.

No basta decir que son Ismaelillo y La Edad de Oro modelos para la literatura infantil del continente. El excepcional valor, además del cuerpo literario conformado, estriba en su nacimiento dentro de un contexto cultural y político resistente al surgimiento de obras originales y desautomatizadoras que, como las de José Martí, persiguen la descolonización ética y estética de los niños de América, y vienen a cubrir, en este sector poblacional, una necesidad creciente de conocimiento y deleite.

El interés de la presente investigación es demostrar como “ese hombre de La Edad de Oro” transgrede la norma, desde el niño que la antecede, adelantándose un siglo a lo que ha de ser más tarde, especialmente en Cuba, después del triunfo revolucionario de 1959, una verdadera serie literaria, auspiciada y promovida por un proceso también renovador en lo social-político y en lo cultural.

Cuando José Julián Martí Pérez nace, el 28 de enero de 1853, ha comenzado a manifestarse ya, en el panorama cultural cubano, el movimiento restaurador del Buen Gusto, que tiene en la segunda generación romántica a la portadora de las cualidades ideoestéticas necesarias para el cambio de signo revelador de un nuevo estadio literario, y en la Revista de la Habana (1853-1857), que dirigen Rafael María de Mendive y José de Jesús Quintiliano García, su principal órgano difusor.

Además de las conquistas formales y la corrección de los excesos de la oleada anterior, este grupo de poetas renovadores, entre los que se encuentra el maestro y protector de José Martí en el colegio San Pablo, consigue llevar a un alto grado la expresión de lo cubano y su interiorización, en un discurso caracterizado por la mesura, la perfección del verso y la comunicación íntima del sujeto lírico con el paisaje insular. Igualmente, con la creación de los restauradores el Buen Gusto, la poesía para niños y jóvenes de entonces se muestra abierta al influjo de otras literaturas, como seña de la independencia gradual de la retórica romántica metropolitana. De ese modo, el desarrollo de la serie trae consigo la pérdida de un localismo paralizante y el reclamo de las fronteras más vastas para la expresión artística.

Pero quien se adentre en el proceso formativo de la serie literaria infantil cubana, durante el período de constitución progresiva de la nacionalidad, ha de observar cómo, en los años iniciales de la segunda mitad del siglo XIX, ya se evidencia el auge de una literatura que cumple con una función específica dentro de la vida social, donde ocupa un lugar revelante en la preparación del horizonte ideológico y estético de las sucesivas generaciones de cubanos que, como José Martí, emprenden —en la esfera de la política y la cultura— la definitiva liberación del dominio cultural español y la necesaria consecución de la identidad nacional.

A través del largo período constitutivo de la serie para la infancia de la Isla, anterior al natalicio de ese niño de La Edad de Oro, los escritores han ido recreando géneros, motivos y asuntos tomados de la tradición literaria criolla, por la existencia de determinada densidad cultural que permite establecer una intratextualidad propia en las letras cubanas de ese momento, cuya resonancia no desatiende José Martí cuando se permite renovar el discurso romántico que le precede. Ello denota su reconocimiento de pertenencia a una literatura nacional, y del rico acervo de la cultura española que le sirve de savia reproductora.

INTRATEXTUALIDAD EDUCACTIVA Y GENEROS LITERARIOS

Por otra parte, de acuerdo con la plataforma programática de los encargados de diseñar los textos didácticos que luego se instrumentan, sobre todo, en los colegios privados de la Isla, desde la década del cincuenta es posible apreciar una verdadera especialización en la literatura para la enseñanza de los niños y jóvenes cubanos, que atiende, tanto a la graduación de los conocimientos según los distintos niveles de aprendizaje de la lectura, como a la formación integral de los educandos, con vistas a su utilidad y desenvolvimientos sociales. Un aspecto importante dentro de los presupuestos epocales, para la escritura de los libros de texto, es la aplicación consecuente del sistema explicativo en su fundamento teórico-práctico, que introduce José de la Luz y Caballero en las escuelas primarias de la década del treinta.

Cuando se estudie la diversidad de materiales educactivos que recibe el sector poblacional medio al que pertenece ese niño de La Edad de Oro, enseguida aparecen los cuadernos que instruyen a los escolares en las buenas costumbres y reglas de urbanidad, al igual que otros dedicados a divulgar la doctrina cristiana, a tenor de los valores establecidos y los intereses de la clase dominante. Sin embargo, a diferencia de los volúmenes difundidos en la Isla por la metrópoli, las mejores muestras de este tipo de literatura religiosa escrita en Cuba son mucho más amenas: se integran la poesía y la narración para ofrecer escenas de la historia sagrada, y se procura diseñar un discurso que motive la lectura.

Los libros de lectura, basados en los principios metodológicos del sistema explicativo, son los portadores, durante la etapa, de nuevas propiedades que posibilitan la evolución de la serie hacia un estadio superior, pues ellas contribuyen a quebrantar las normas prevalecientes en la literatura didáctica de la década anterior.

La narrativa, género jerarquizado en dichos volúmenes, emplea el método costumbrista en la búsqueda de una relación identificadora entre el niño y su entorno, para lo cual el escritor, en textos breves, concebidos de ese modo, con el fin de mantener la atención infantil, generalmente ofrece una información variada y amena sobre temas diversos. Libra así al discurso de los diálogos aleccionadores y del exceso de didactismo, propios de esa literatura hasta entonces.

Desde el punto de vista lingüístico, los cuadros de costumbres, que son leídos en estos libros por niños como José Martí, empiezan a nutrirse de cubanismos y de expresiones del habla popular, en un afán por fijar un código típicamente criollo, que se distinga de los giros castizos y del lenguaje peninsular.

El estilo narrativo se define por su limpieza sintáctica y abundantes descripciones, por un tono lírico coloquial, así como por recursos poéticos afines con el universo infantil, siempre con un vocabulario adecuado a las edades del destinatario. Como se ve, esta especialización del discurso literario para la infancia se ha ido despojando paulatinamente de la concepción del niño como un proyecto de hombre, capaz de alcanzar un conocimiento enciclopédico.

Desde el punto de vista estructural, el signo evolutivo básico radica en la conformación de un relato que, sin franquear del todo los límites de la estampa, adelanta elementos de la acción y la trama, anunciadores de algunos rasgos constitutivos del cuento como género futuro de la literatura nacional.

Otro cambio significativo se opera en la concepción de los diálogos. El método heurístico, heredado e la fórmula tradicional de preguntas y respuestas, propio del catecismo, se desautomatiza con la creación de verdades “conversaciones” que, por un lado, concatenan las distintas viñetas, a partir de motivos finales de un diálogo, introductorio del asunto a tratar en el siguiente; y, por otro, cuando la acción se brinda a través del coloquio, la voz del adulto funciona como un narrador, y el niño se convierte en personaje activo de la anécdota, con lo cual se conforma un “cuento” breve, que tiene su origen en una situación trivial y se transforma en un texto de perdurables valores humanos y artísticos. Así, el discurso conserva cierta unidad composicional que colabora con el carácter estético de la narración.

EL NIÑO MARTI, LOS COLEGIOS CUBANOS Y SU VIAJE A ESPAÑA

A fines de la década del cincuenta, cuando José Martí se estrena, en el curso 1859-1860. como alumno de un colegio habanero, ubicado en el barrio de Santa Clara, donde su padre se desempeña como celador, el diseño de los libros de lectura denota, no sólo la remodelación del principio dosificador de la información y el conocimiento, de acuerdo con los niveles de recepción según la edad, sino también el valor que ya se le otorga al texto en tanto discurso artístico. En ello participa la ganancia de una conciencia productiva que unifica la capacidad pedagógica del maestro con la estrictamente literaria.

Durante los años en que ese niño de La Edad de Oro asiste a la escuela primaria ya el libro de lectura, principal portador de la serie infantil cubana, ha atravesado por un proceso evolutivo que va, desde la absolutización —en los inicios— de su carácter utilitario, al servicio de una enseñanza dogmática y regida por los presupuestos didáctico-moralizantes, hasta la concepción de un texto integral que jerarquiza la función estética de la obra de arte, para la consecución de una lectura placentera, adecuada al horizonte de expectación y experiencia vital del pequeño lector, lo cual asegura la realización de la capacidad polivalente del hecho literario.

Ahora bien en junio de 1857, dos años antes de asistir a su escuela de barrio, el niño de La Edad de Oro se traslada con sus familiares a España, donde radican hasta junio de 1859, debido a una repentina enfermedad de su padre don Mariano. Poco se conoce de esta primera etapa de su infancia, sin embargo, el investigador Juan Losada extrae de ella algunos aspectos de sumo interés, en su libro Martí, joven revolucionario (1969), que deben entrarse a considerar de inmediato:

Cuando Martí viaja a en 1857, con sus padres, a Valencia, cuenta con cuatro años de edad, que es precisamente el momento en que se inicia por los niños una nueva actividad intelectual de su desarrollo, En el niño se desencadena una brusca y activa curiosidad por las palabras. Ya no le basta con las palabras que otras personas le suministran. Ahora, las demanda activamente. El vocabulario crece ampliamente. El niño entra en la edad de las preguntas. Exige información sobre cada cosa nueva. Precisamente en Martí, este proceso se activa inusitadamente, al correlacionarse con su viaje a España. Los preparativos del viaje, el prolongado crucero del barco, el imponente océano Atlántico, los contrastantes paisajes españoles, la ciudad en la que viven por dos años, las costumbres y normas de vida del lugar, el regreso, estimulan a Martí, no sólo el desenvolvimiento del habla, sino que condicionan activamente su atención y su percepción.2

Es probable que el primer contacto de ese niño de La Edad de Oro con la literatura didáctica infantil que se produce en la Isla por entonces tenga lugar entre los ocho y nueve años,3 en el colegio San Anacleto, sito en la calzada de la Reina, número 59, que dirige Rafael Sixto Casado y Alayeto desde el 13 de setiembre de 1857, y al que asiste José Martí, en sus inicios como estudiante, durante el curso escolar de 1861 a 1862. aunque su matrícula puede ser de un año antes, a juzgar por la cesantía que recibe su padre el 24 de octubre de 1860, quien pierde el cargo de celador del barrio de Santa Clara, por haber violentado algunos requisitos de su empleo,4 según demuestra Emilio Roig de Leuchsenring, en su documentado ensayo Martí en España, que se publica en 1938. Seguramente ésa es una de las razones por las cuales el niño se traslada rápidamente a otro colegio, a instancias de sus familiares.

Este cambio posibilita la apertura y el enriquecimiento de su experiencia vital y cognoscitiva, al ampliarse el universo de sus lecturas y relaciones sociales, más allá del estrecho marco en el que se ha venido desenvolviendo el pequeño, entre su escuela anterior y el hogar, con unos padres “honrados aunque de poca inteligencia e instrucción”,5 tomando en cuenta los criterios de su amigo y condiscípulo Fermín Valdés Domínguez, recogidos en su testimonio Ofrenda de hermano.

Cuando José Martí comienza la enseñanza elemental, todavía rige en el país el “Plan General de Instrucción Pública para las Islas de Cuba y Puerto Rico”, que, a pesar de ser redactado en 1842, se aprueba por real Orden del 27 de octubre de 1844, y se instrumenta en 1846, luego de producirse la centralización educacional, a través de la cual la metrópoli consolida su dominio ideológico, sobre todo, en las escuelas gratuitas. La puesta en práctica de esa medida coactiva tiene como resultante el cese en sus funciones de la sección de Educación de la Sociedad Económica de Amigos el País, la que se sustituye por la Junta de Inspección de Estudios, integrada por doce miembros fieles a la Corona española.

Contradictoriamente, la centralización de la enseñanza acentúa la labor patriótica de los colegios privados, muchos de ellos encabezados, en sus elencos, por prominentes figuras de la intelectualidad cubana más progresista, que fungen como educadores en distintos puntos de la Isla, a partir de los últimos años de la década del cuarenta: José de la Luz y Caballero, Juan Clemente Zenea y Anselmo Suárez y Romero (La Habana); Antonio Guiteras, Cirilo Villaverde y Eusebio Guiteras (Matanzas); Gaspar Betancourt Cisneros (Puerto Príncipe); José María Izaguirre (Bayamo); Juan Bautista Sagarra (Santiago de Cuba). Estos escritores antes mencionados proveen, en su mayoría, los textos que se van a aplicar en las escuelas nacionales. Gracias a su quehacer se observa un punto de giro en el plano ideotemático y composicional de los libros que conforman la literatura instrumental cubana de la segunda mitad del siglo XIX.

EL PRIMER PERIODICO INFANTIL CUBANO Y EL NIÑO MARTI

Antes de finalizar la década del cincuenta, en 1858, empieza a editarse el Álbum de los Niños, primer periódico infantil insular, dirigido por Manuel Zapatero, español radicado en la Isla, quien lo publica por entregas, todos los sábados, de 5 a 6 de la tarde, en la imprenta La Habanera, ubicada en la calle de Aguacate no. 62, con el objetivo de que sirva como opción literaria para la infancia criolla, en los ratos libres del fin de semana.

Esta revista de pequeño formato y con 16 páginas sale regularmente durante cuatro años, y, desde su primer número, el director explica ¡A los niños de ambos sexos” los propósitos de su empresa y las características generales de su publicación, con el fin de establecer una comunicación diáfana, un diálogo amistoso entre el redactor y los suscriptores del periódico:

El Álbum de los Niños vendrá a formar un libro anual, que será como el eco de la más pura amistad para todos y para cada uno de vosotros: por eso es que, estando yo precisado a dirigiros los artículos que mi pobre trabajo produzca, será con el nombre de “Vuestro amigo”, elegido por mí con el deseo de que me lo deis, así como el placer con que espero que acogeréis con la franca y candorosa gratitud de vuestros corazones los sentimientos del mío.6

El plan temático y genérico de esta publicación que concibe Manuel Zapatero para la infancia cubana es bastante amplio, pero sus propuestas ideoestéticas no rebasan todavía el conjunto de valores socialmente establecidos, si se analizan los materiales incluidos en sus 154 entregas, hasta el 4 de mayo de 1861, fecha de su último número.

Abundan en las páginas de su Álbum…, las estampas costumbristas, las narraciones didáctico-moralizantes y las reglas de urbanidad, fábulas y poesía de variada índole, adivinanzas y pasatiempos, pequeñas biografías de niños y hombres célebres, diálogos aleccionadores entre un padre y su hijo, versiones de algunos cuentos de hadas escritos por Charles Perrault (“El sombrerito rojo”, del 5 de enero, y “Los tres deseos”, del 4 de mayo de 1861, respectivamente), artículos de divulgación científica y cosmografía, lecciones de historia sagrada y mitología, trabajos de expresión literaria infantil, traducidos de revistas francesas como Le Journal des Enfants, y otros originales, que son enviados por los directores de algunos colegios de la capital.

Y he aquí uno de los datos más curiosos e interesantes de la mencionada publicación que dirige Manuel Zapatero. Desde el número 8, correspondiente al segundo semestre de 1859, el editor, interesado en promover la lectura de su periódico y con vistas a ganar un mayor número de suscriptores, estimula el surgimiento en sus páginas de una nueva sección, “Emulación al estudio y premio a la aplicación”, en donde “aparecerán periódicamente los nombres de los niños que sobresalgan por sus esfuerzos en cada clase”;7 y enseguida empiezan incluirse en el Álbum… los listados que envían algunas escuelas de la capital, suscritas por esa fecha al periódico de Zapatero.

A este pequeño grupo de centro docentes se suma el colegio San Anacleto, cuando su director Rafael Sixto Casado permite la divulgación, desde el número 19, relativo al primer semestre de 1860, del “Cuadro calificativo de los alumnos distinguidos por su aplicación y buena conducta en el mes de abril anterior”, y a partir de entonces es muy común encontrar en las páginas de la revista infantil las referencias a algún hecho particular ocurrido en esa escuela primaria o los logros individuales de su estudiantado, durante los ejercicios académicos que en él tienen lugar cada año.

Por otro lado, se establece tal compenetración entre el redactor del Álbum de los Niños y los colegios suscritos al mismo, que el propio Manuel Zapatero asiste a los exámenes de fin de curso, y llega a comentar, gozoso de los resultados que observa en ellos, en uno de los trabajos que dedica “A los niños, nuestros queridos lectores”, correspondientes al número 26 del segundo semestre de 1860:

Yo no necesito recordar más, que lo que he presenciado en el Colegio de San Anacleto, y estoy persuadido que en este como en el otro y en cualquiera de los que tan dignamente están dirigidos en esta capital, hay de que rebose el agradecimiento en el corazón de cada niño, que así se mira compensado de sus esfuerzos; de los mismos que han de llevarle al mayor bien de esta vida. ¿Quién de ellos no se siente henchido de ese entusiasmo creador a que aludió un benemérito y entendido profesor, a quien con tanta complacencia oí el colegio citado? Sí, amiguitos míos, ancha y gloriosa es la senda que os presenta en este siglo, tanto como él ofrece al que quiere, al que es dócil en la blanda e ilustrada marcha de la enseñanza actual, al que capaz es de sentir los estímulos de la emulación y del entusiasmo, que tan bien podeis seguir, de profesores como el que he citado y en cuyo sentir, sino tan bien lo sabe explicar, está perfectamente de acuerdo.

Vuestro Amigo.8

Como puede verse, este periódico circula entre los pequeños y los educadores cubanos, ávidos de hallar lecturas amenas para las horas y los días de asueto. Aunque su publicación se extiende sólo hasta el 4 de mayo de 1861, con seguridad, José Martí entra en contacto con algunas entregas del atractivo semanario habanero, cuyo emblema se consigna en el grabado anunciador de cada volumen semestral: “Amor a Dios, a nuestros semejantes y al trabajo.” El criterio anterior llega avalado por el hecho de que la revista se distribuye en el propio colegio donde comienza a estudiar, en 1861, el niño de La Edad de Oro, además de tomar en consideración que en los años en que éste se matricula en la citada escuela primaria, la misma cuenta ya dentro de su mobiliario con una biblioteca escogida con más de 850 títulos, y en la cual puede hallarse una colección parcial o completa de los seis tomos del Álbum de los Niños, encuadernada con las entregas de cada semestre.

Conviene agregar que la publicación es recomendada por la Junta de Inspección de Estudios, según se consigna en el número correspondiente al sábado 7 de julio de 1860:

COMISIÓN PROVINCIAL DE INSTRUCCIÓN PRIMARIA

El Excmo. Sr. Gobernador Superior, Vice-Real Protector, de conformidad con el dictamen de la Excelentísima Inspección de Estudios, se ha servido disponer que por esta Comisión se recomiende a los directores de Colegios y Escuelas de instrucción primaria, el “Álbum de los Niños”, publicado por el Sr. D. Manuel Zapatero, como texto útil auxiliar de que pueden valerse para la enseñanza en el ramo de lectura, para servir también de premio y recompensa a los alumnos que lo mereciesen. Y en virtud de acuerdo de la Comisión Provincial, en Junta ordinaria celebrada el día de ayer, para general inteligencia de los expuestos directores, se publica por este medio. Habana y Abril 17 de 1860.-Dr. Juan Francisco Chaple, Vocal Secretario

(Copiado de la Gaceta Oficial, n.53)9

Es muy probable también que el conocido periódico, ya en forma de libro, se instrumente por esos días en las clases de Lectura, o que sirva de obsequio a los alumnos que obtienen banda y diploma dentro de la distribución de premios realizada después de la conclusión de los exámenes generales del colegio San Anacleto, entre los que se encuentra el pequeño José Martí, quien resulta premiado en el curso escolar 1862-1863.

Todo esto puede haberse quedado en el marco de las conjeturas del investigador, de no hallarse la siguiente viñeta, escrita “por su Amigo”, y aparecida en el tomo segundo del Álbum de los Niños, formando parte de la entrega 23, de 1859:

CARIDAD DE UN NIÑO

Paseaba una señora con su hijo, niño de cinco años de edad, y en el paseo se encontraron con un mendigo, que parecía muy triste y enfermo, y andaba descalzo. Dejó el niño adelantar a su madre, sentóse, y quitándose sus zapatitos se los presentó al mendigo diciéndole “Buen hombre, tome V. Mis zapatos para que no ande con los pies en el suelo” ¡Ojalá hubiera muchos niños que estuvieran siempre dispuestos a dar alguna cosa a los pobres!10

¿Tiene conocimiento José Martí de este breve y aleccionador pasaje, localizado en las páginas de la primera publicación periódica infantil cubana? Seguramente. Pero su importancia no radica en la evidente semejanza que se establece entre la viñeta citada con anterioridad y el núcleo del conflicto desarrollado en “Los zapaticos de rosa”, sino en la censura implícita que se revela en ese cuento poético, concebido por Martí para el tercer número de su revista mensual La Edad de Oro, en donde el redactor critica la caridad de las familias ricas, como una de las virtudes teologales que se le inculcan al niño americano, dentro de un código estructurado a partir de conductas prestablecidas, en torno al deber ser del hombre en una sociedad clasista, regida por presupuestos religiosos cristianos, que sólo pretenden la conservación del status quo y la permanencia de la plataforma ideológica de la clase dominante.

Cuando el redactor de La Edad de Oro extrae de la tradición literaria insular uno de los motivos más recurrentes en la literatura infantil decimonónica, no busca recrearlo a través de otra anécdota similar, sino que se permite esta cercanía temática, con el objetivo de promover una nueva lectura, la revisión generacional e ideológica de una de las posturas burguesas más repudiables desde el punto de vista social y humano. No en balde, el escritor de la revista opone las conductas infantiles de Bebé (la bondad) y Pilar (la caridad), para mostrar, en un evidente contrapunteo de actitudes, cuáles son las verdaderas virtudes del hombre en relación con sus semejantes. De ese modo, José Martí va conformando en la infancia cubana un distinto código ético-social, que pugna con los valores instituidos por el régimen colonial, desde que defiende sólidos criterios acerca del desenvolvimiento libre y solidario del ser humano en la sociedad, en contra de todo principio de falsa moral, sumisión y obediencia política.

MATERIAS Y LIBROS ESTUDIADOS O LEIDOS POR EL NIÑO MARTI

En La enseñanza popular en Cuba desde el descubrimiento hasta nuestros días (1926), Santiago García Spring menciona las materias que se imparten en los colegios primarios entre 1846 y 1862, cuya distribución es como sigue: Religión Cristiana, Moral, Lectura, Escritura, Aritmética y Nociones de Gramática Castellana.11 Sin embargo, aunque el investigador reconoce la sistematización de estas asignaturas correspondientes al plan aprobado por real Orden de octubre de 1844, también apunta que “en muchas escuelas elementales se enseñó Geografía, Dibujo y Aritmética, más allá de la extensión citada, según la capacidad y entusiasmo de los maestros.”12

Esto coincide en líneas generales con las materias relacionadas por Emilio Roig de Leuchsenring, cuando explica las razones por las cuales el pequeño José Martí interrumpe sus estudios elementales, en abril de 1862, para residir por un tiempo en el Partido Judicial de Hanábana, en Matanzas, donde su padre ha de ocupar el cargo de capitán juez pedáneo:

…don Mariano no ideó para su hijo más porvenir que el oscuro y mezquino empleo de escribiente en la celaduría que él desempeñaba; de ahí que a los diez años, sabiendo ya escribir correctamente y con nociones de gramática, aritmética, geografía, historia y literatura, lo retiró del Colegio San Anacleto, de Rafael Sixto Casado, donde se educaba y lo llevó a su lado, a la celaduría del barrio.13

Al regresar a La Habana, en diciembre, hace unos tres meses que se ha estrenado el curso escolar de 1862-1863, en su colegio de la calzada de la Reina, número 59, pero José Martí, quien está próximo a cumplir los diez años, consigue, no sin esmero, igualar sus conocimientos con los de sus condiscípulos, y se coloca entre los primeros expedientes de su clase.

Por ese tiempo entra en vigor en la Isla el real decreto de 1863, que tiene su base en la “Ley de Instrucción Pública de 1857”, promulgada en España por Claudio Moyano, a cargo del Ministerio de Fomento, el cual se apoya a su vez en los planes educacionales franceses.

Esta medida es promovida en Cuba a instancias del ministro de Ultramar don José Gutiérrez de la Concha, quien posibilita, a partir del 15 de julio de 1863, la fundación de los institutos de La Habana, Matanzas, Puerto Príncipe y Santiago de Cuba.

Según el nuevo régimen de estudios, la primera enseñanza se divide en elemental, que contempla las materias Doctrina Cristiana y nociones de Historia Sagrada, acomodadas a los niños; Lectura; principios de Gramática Castellana, con ejercicios de Ortografía; principios de Aritmética, con el sistema legal de medidas, pesas y monedas; breves nociones de Agricultura, Industria y Comercio; y en superior, con las asignaturas siguientes: Principios de Geometría; Dibujo Lineal y de Agrimensura; rudimentos de Historia y Geografía, especialmente de España; nociones generales de Física y de Historia Natural, acomodadas a las necesidades más comunes de la vida, además de una prudente ampliación de las materias ya anunciadas en la elemental.

Entre 1863 y 1864, durante el último curso escolar que matricula el niño José Martí en el colegio San Anacleto, como parte de sus estudios elementales, traba amistad con Fermín Valdés Domínguez. Según Juan Losada, en ocasiones, los muchachos “se enfrascaban en ardientes discusiones, ya que Valdés Domínguez es partidario de los esclavistas sudeños de los Estados Unidos y, Martí, por el contrario, defiende el Norte industrial. La guerra de Secesión lleva ya 3 años de continuados combates, pues ha comenzado en 1860.”14

El propio autor de la investigación Martí, joven revolucionario es el encargado de aportar el dato de que, por esta fecha, el niño de La Edad de Oro ha realizado ya una lectura detallada e inteligente de la novela antiesclavista norteamericana La cabaña del tío Tom, o La vida entre los humildes, que su autora Harriet Beecher-Stowe, publica en 1852. Es probable que el pequeño alumno de San Anacleto tenga noticias del otro libro sobre el mismo tema, Una clave para la cabaña del tío Tom, editado por la escritora antes mencionada un año después de la salida del primero.

Luego, Juan Losada aclara cómo el cambio que se opera en los interese de lectura del niño José Martí constituye la mayor evidencia de su inclinación consciente y paulatina hacia los contenidos realistas y el plano ideotemático de las obras literarias de ese género, con vistas a ser valorada convenientemente e incorporados enseguida a su experiencia vital y cognoscitiva:

El interés de Martí por esta novela nos muestra que sus preferencias en las lecturas se orientan hacia aquellas que ofrecen sucesos reales. A esta edad, esto es natural, ya que el muchacho presta una atención preferente al contenido de la lectura, quedando relegada a un plano secundario la forma literaria. Los problemas tratados y desarrollados en la novela “La cabaña del tío Tom” vienen a ampliar y reforzar en un plano imaginativo y cognoscitivo las experiencias vividas por Martí en el Hanábana.15

En cuanto a los libros, el “Plan de Estudios correspondiente a 1863” establece que las distintas asignaturas se han de aprender en los textos señalados por el Gobierno. En el citado reglamento, también se recoge que la Religión es necesario enseñarla por el Catecismo de la Diócesis, y la Gramática de la Real Academia constituye el volumen obligatorio de ese ramo.

La Capitanía General, por su parte, publica sistemáticamente, en los principales periódicos de la capital, la relación de textos didácticos recomendados por la Junta de Instrucción de Estudios, o considerados como “forzosos” para aplicarse en la enseñanza de las diferentes materias en los colegios públicos y privados de Cuba.

LA ESCUELA ELEMENTAL CUBANA Y EL NIÑO JOSE MARTI

Al no contarse con un listado de los libros que se incluyen en los planes lectivos de las escuelas elementales donde estudia José Martí entre 1859 y 1864, se han analizado entonces las sucesivas recomendaciones de la Junta Superior de Instrucción Pública con respecto a los volúmenes que deben incluir los maestros primarios criollos en sus clases, así como los folletos relativos a los Elencos y Exámenes de centros docentes como El Salvador (La Habana) y La Empresa (Matanzas) —verdaderos pilares de la educación en ese tiempo—, por contener una distribución detallada y explicada de los materiales empleados durante cada año escolar.

A partir del criterio seguido en este caso, cuya base radica en el examen comparativo de ambos listados con los que aprueba la citada junta instructiva, se puede concluir que, en líneas generales, coinciden el currículo de asignaturas y los libros indicados en el plan lectivo de cada clase. Por ende, es de suponer que esos mismos cuadernos se estén utilizando también en el colegio San Anacleto, donde estudia José Martí desde 1861 y hasta 1864, aunque no deba pasarse por alto la facultad que tiene Rafael Sixto Casado, como director de ese centro estudiantil, de incluirlos todos o hacer enmiendas y otras adiciones, lo cual sale ya del límite de lo posible, no contando —como ocurre— con documentos que prueben la veracidad de estas suposiciones.

Se han escogido sólo los textos correspondientes a las materias de Religión y Lectura, por constituir el núcleo fundamental para la enseñanza de la Literatura en las escuelas primarias, en donde se aplica consecuentemente el método explicativo dentro del aprendizaje de la lectura.

Por lo mismo, han de considerarse los libros publicados en esa fecha por las imprentas cubanas que rápidamente comienzan a usarse en los colegios insulares e inciden en el modelado de la conciencia y el horizonte de expectación de los niños y adolescentes criollos.

LAS CLASES Y LOS LIBROS EN LA ENSEÑANZA CUBANA DE 1853 A 1869

He aquí la relación de los textos leídos por la infancia de la Isla entre 1853 y 1869, en las cinco clases correspondientes a la enseñanza primaria:

Clase Primera

Religión

Catecismo, preparado pro Eusebio Guiteras.

Historia Sagrada, de Tomás de Iriarte. Desde la creación hasta Jesucristo.

 

Lectura

Cartilla, de Eusebio Guiteras.

Librito de los cuentos y las conversaciones, de Cirilo Villaverde. Los niños aprenden el significado de las palabras y componen con letras de cartón oraciones fáciles, haciendo de ellas un ligero análisis gramatical.

Miscelánea infantil, de Juan Bautista Sagarra. Dos primeros libros de la serie de Mándevil.

Primer libro de lectura, de Eusebio Guiteras.

 

Clase Segunda

Religión

Catecismo, de Jerónimo de Ripalda. Oraciones explicadas.

Historia Sagrada, de Tomás e Iriarte. Hasta la salida de los israelitas de Egipto y la división de las tribus.

Génesis.

 

Lectura

Catecismo, del abate Claudio Fleury. Los niños dan cuenta de alguna parte del texto y el significado de las palabras.

Libro de los niños, de Francisco Martínez de la Rosa.

Salterio de la infancia, de Juan Bautista Sagarra y Blez.

Continuación de la Miscelánea Infanti, de Juan Bautista Sagarra.

Tardes en familia, de Pío Campuzano.

Libro segundo de lectura, de Eusebio Guiteras.

 

Clase Tercera

Religión

Catecismo y exposición breve de la Doctrina Cristiana, de Jerónimo de Ripalda.

Historia Sagrada, de Tomás de Iriarte. Hasta Salomón y el gobierno de los reyes.

Cuadro de la vida de Jesucristo y conformidad con el Evangelio, traducción del francés por José Manuel de Aguirre.

Los libros poéticos de la Santa Biblia, traducidos al verso castellano por T. J. González Carvajal.

 

Lectura

Historia Sagrada, de Tomás de Iriarte.

Educación de la infancia, de Pedro Blanchard. Los niños explican lo que leen y el significado de las palabras.

Dioscórides el huérfano o historia de un joven herrero, de Juan Bautista Sagarra y Blez.

El pasatiempo, de Juan Bautista Sagarra.

El aguinaldo de las niñas de Santiago de Cuba, de Juan Bautista Sagarra.

Libro tercero de lectura, de Eusebio Guiteras.

Tres cuentecitos o sean las virtudes teologales, de Juan Bautista Sagarra.

Fábulas morales, de Francisco Javier Balmaseda.

Colección de artículos, de Anselmo Suárez y Romero.

 

Clase Cuarta

Religión

Catecismo explicado de la doctrina cristiana, de Santiago José García Mazo.

La Santa Biblia, traducida al español de la Vulgata latina, por el padre Scio.

Historia Sagrada, de Tomás de Iriarte.

Catecismo de la doctrina cristiana, o compendio del catecismo grande, del padre Amado Pouget.

Los santos Evangelios, traducción de fray Anselmo Petite.

Libro de los Proverbios.

Catecismo y exposición breve de la Doctrina Cristiana, de Gerónimod e Ripalda.

Catecismo histórico o compendio de la Historia Sagrada y de la Doctrina Cristiana, para instrucción de los niños, con preguntas y respuestas, del abate Claudio Fleury.

Breve resumen de los libros históricos del viejo y nuevo Testamento, de José Serrano.

 

Lectura

Fábulas en verso castellano, de Félix María Samaniego.

Álbum del Yucayo, de Francisco Javier de la Cruz y Salvador Condaminas.

Catecismo explicado de la Doctrina Cristiana, de Santiago José García Mazo.

Historia de la Isla de Cuba, de José María de la Torre. Los niños estudian los principales acontecimientos y personas notables.

Fábulas literarias, de Tomás de Iriarte.

Historia Sagrada, de Tomás de Iriarte.

El padre y sus hijos, de Juan Bautista Sagarra.

Dioscórides el huérfano o historia de un joven herrero, de Juan Bautista Sagarra.

Tres cuentecitos o sean las virtudes teologales, de Juan Bautista Sagarra.

Historia de España, de Tomás de Iriarte.

 

Clase Quinta

Religión

Los santos Evangelios, traducción de fray Anselmo Petite. Principales parábolas. Los niños dan razón de la parte dogmática e histórica.

Historia Sagrada, de Tomás de Iriarte.

Catecismo explicado de la Doctrina Cristiana, o compendio del catecismo grande, del padre Amado Pouget.

La Santa Biblia, traducida al español de la Vulgata latina, por el padre Scio.

 

Lectura

En cualquier libro de prosa o verso, seleccionado al efecto. Los niños explican bien el sentido de las palabras y frases.

Historia de España, de Tomás de Iriarte.

Manual de urbanidad y buenas maneras, de Manuel Antonio Carreño. Es el texto fijo.

Historia de la Isla de Cuba, de José María de la Torre.

Historia de Roma, de José María de la Torre.

Como puede apreciarse, la mayoría de los textos son importados por la metrópoli o reimpresos en la Isla, pues con ello asegura el predominio colonial dentro de la educación cubana. Por ende, el didactismo y el afán pedagógico no sólo están encaminado a la enseñanza de la lectura y otros aspectos del saber, sino también a criterios de conducta social, de acuerdo con los intereses de la burguesía criolla, por un lado, y de la Corona, por el otro. La doctrina del catolicismo, de igual manera que la historia, se encaminan a la conservación de una conciencia ideológica en concordancia con los valores hegemónicos. De ahí se desprende la prioritaria función axiológica preceptiva de la literatura instrumental en estos años.

Sin embargo, con la agudización de las contradicciones entre criollos y peninsulares, una parte de la intelectualidad cubana siente la urgencia de perfilar definitivamente un sistema de valores en oposición a las determinaciones metropolitanas. En ese grupo se encuentran algunos maestros de avanzada, quienes imparten sus clases o están vinculados de forma directa con escuelas privadas del país, y llegan, por tanto, a escribir libros de lectura con una proyección nacionalista, encaminada a la búsqueda de temáticas y asuntos típicos de la realidad insular, y a la actualización de los niños y jóvenes en los conocimientos científicos y culturales más desarrollados del momento.

Por los años en que nace José Martí ya se ha perfilado un tronco literario instrumental propio, que, a pesar de mostrar todavía su filiación a los procedimientos canónicos de la norma española y de no haber rebasado los principios de la enseñanza religiosa oficial, ni los presupuestos didáctico-moralizantes al uso, exhibe indicios de un resquebrajamiento desde los puntos de vista lingüístico, temático y composicional, sobre todo, en el método de las preguntas y respuestas heredado del catecismo, y en los asuntos típicamente nacionales, debido al interés manifiesto de sus autores por la naturaleza insular y por elementos caracterizados de lo cubano.

BASES DEL PROCESO IDEOESTETICO Y DESCOLONIZADOR MARTIANO

De esa manera, han sido esbozadas las bases de un auténtico proceso descolonizador, vinculado a las tentativas que también, en el orden de la cultura, se llevan a cabo en el resto del continente. Si en América Latina este movimiento nacionalista viene precedido por la liberación política y económica de España, en Cuba ocurre a la inversa: la descolonización evidente, en el campo ideostético, prepara las condiciones subjetivas para el choque frontal con el aparato de gobierno y las fuerzas represivas de la metrópoli. Esto demuestra una vez más el carácter activo de la cultura en la vida social.

José Martí pertenece precisamente a la primera generación formada en los textos didácticos de creación nacional, que surgen como una necesidad productiva y estética lógica de la escuela cubana, y más aún, de la serie literaria infantil, como consecuencia de una educación patriótica, que se convierte en el factor fundamental de la determinación de las dos tendencias existentes por entonces en los centros estudiantiles del país: una oficial, impuesta por España, cuya finalidad es “hacer almas y brazos dóciles”, enseñar para la esclavitud colonial; y otra, al margen de la cultura metropolitana y contrapuesta a ella, que pretende “hacer almas y brazos libres”, mirar hacia la identidad propia, según lo define Emma Pérez Téllez en su Historia de la Pedagogía en Cuba, de 1945.

LIBROS DE LECTURA DE ESCRITORES CUBANOS LEIDOS POR MARTI

La lista de textos citada con anterioridad se torna altamente significativa, por cuanto en ella también aparecen reflejados los libros de lectura pertenecientes a los escritores más destacados de esta modalidad genérica dentro del panorama de la literatura instrumental del siglo XIX: Juan Bautista Sagarra, Cirilo Villaverde, Francisco Javier de la Cruz y Salvador Condaminas, José María de la Torre, Eusebio Guiteras, Francisco Javier Balmaseda y Anselmo Suárez y Romero, entre otros.

A los efectos del desarrollo de la serie literaria infantil criolla, la labor de Juan Bautista Sagarra adquiere notable importancia desde el punto de vista creativo y editorial, si se toman en consideración que es él quien inicia y alienta todo un movimiento a favor de la bibliografía didáctica nacional, cuando funda la “Librería de los Niños Cubanos”, serie de cuadernitos de lectura que viene a cubrir la carencia de auténticos textos graduados, capaces de contemplar las necesidades de ampliación del horizonte cognoscitivo y estético de la niñez insular, a propósito de lo que unos años antes comenta Domingo del Monte, en su informe de 1837 a la sección de Educación de la Sociedad Patriótica de la Habana.16

IMPORTANCIA DE JOSE DE LA LUZ Y CABALLERO CON SAGARRA Y BLEZ

Si José de la Luz y Caballero renueva los métodos educativos, Sagarra, proporciona a la infancia y juventud de la Isla, dentro de las limitaciones epocales, las lecturas adecuadas para su formación. Es por eso que el director del colegio El Salvador, en un discurso pronunciado ante sus discípulos, con motivo del acto por el fin de curso, en diciembre de 1859, llega a reconocer públicamente:

A veces —y disimúleseme que lo diga— se me cita como al más entusiasta de la enseñanza; justicia es decir que en Santiago de Cuba hay una antorcha que alumbra con rayos más luminosos: hablo, señores de mi querido amigo Juan Bautista Sagarra, “la lumbrera de Santiago de Cuba”; me congratulo de decirlo aquí, ante tanta concurrencia, porque al hablarse en Cuba de instrucción, debe ir unido este nombre al de Sagarra.17

Probablemente, los orígenes del quehacer literario de Juan Bautista Sagarra, para la niñez insular, deben hallarse en el nombramiento que le hace la metrópoli, el 22 de setiembre de 1833, a través de la Diputación Patriótica, para que desempeñe las funciones de revisor de las obras, libros y folletos que se introduzcan en Santiago de Cuba por esa época. Oportunidad que propicia la actualización del escritor en los textos más sobresalientes del período en otras latitudes, mientras el mismo observa, con pasmosa incertidumbre la carencia de cuadernos destinados a los pequeños criollos. Se da entonces a la tarea de prepararlos.

La “Librería de los Niños Cubanos” es el primer intento en castellano de crear una colección de obras dirigidas a divulgar entre los muchachos la historia y el acervo cultural y científico de los pueblos. Los antecedentes foráneos inmediatos en este sentido son los siguientes: en Inglaterra, Librería Juvenil (1750), de John Newberry; en Alemania, Biblioteca Infantil, concebida por Joachim Heinrich Campe, muy conocido en la Isla por la versión española de El Robinson de los jóvenes (1799), realizada por el fabulista Tomás de Iriarte; y en Francia, la Biblioteca de las Aldeas (1780), de Arnaud Berquin.

Entre 1839 y 1864, respectivamente, Juan Bautista Sagarra. Edita y reedita los diecisiete volúmenes que conforman su “Librería”, diez de los cuales son adoptados como textos de lectura en las escuelas insulares.18 Un buen número de estos materiales están dedicados a la difusión de la doctrina cristiana, mediante la adaptación de leyendas bíblicas, oraciones y relatos que ilustran las virtudes teologales, especialmente concebidos para la recepción infantil. En la búsqueda de instrucción y deleite, el pedagogo —ahora convertido en escritor— parte del presupuesto de que el niño es un proyecto de hombre, el cual mejora su condición moral, religiosa y su conocimiento del mundo a través de las enseñanzas que le ofrece la literatura.

La novedad de este plan didáctico de Sagarra estriba no sólo en la variedad y dosificación de los temas y asuntos abordados por el educador santiaguero, aun cuando ellos no trasciendan las normas morales y cristianas de la época, sino también en el uso gradual y la promoción del sistema explicativo como metódica operacional para el aprendizaje de la lectura en los pequeños que estudian en los textos escritos por el criollo, tales como:

Aguinaldo para las niñas de Santiago de Cuba

Miscelánea infantil (No. 2 de la “Librería de los Niños Cubanos”)

Salterio de la infancia

Continuación de la Miscelánea infantil

Dioscórides el huérfano, o historia de un joven herrero

El pasatiempo (No. 4 de la “Librería de los Niños Cubanos”)

Tres cuentecitos o sean las virtudes teologales

El padre y sus hijos (No. 7 de la “Librería de los Niños Cubanos”)

Se ha visto que es amplia la gama temática y las propuestas estéticas y genéricas del maestro oriental. De ese modo, para el primer nivel infantil, Sagarra conforma los Silabarios de ambos sexos, con un sistema de combinaciones muy apropiado para el aprendizaje de la lectura en corto tiempo. Luego, los Aguinaldos, que contienen fábulas y poesías didácticas, pensamientos y un cuestionario general, que sustituye el procedimiento heredado del catecismo, el mecanismo automatizado de las preguntas y las respuestas al uso, con vistas a facilitar las ventajas del método explicativo. Las Misceláneas presentan un mayor grado de complejidad e incluyen textos breves y sencillos de temáticas diferentes, pequeñas historias y versiones de motivos bíblicos. Los diálogos de El padre y sus hijos ofrecen, en forma de capítulos, valiosa información sobre la naturaleza, la astronomía, la física y la mecánica, junto a un estudio como bases de la virtud y la utilidad del hombre. La noveleta Dioscórides el huérfano o historia de un joven herrero (acogida desde 1851 por el colegio El Salvador, que dirige José de la Luz y Caballero, y luego La Empresa, de Matanzas, y otros centros docentes de la Isla) se dedica a ilustrar los postulados éticos y pedagógicos pretendidos por Sagarra en toda la colección. El pasatiempo afianza la función lúdicra del texto, con el propósito de servir a la recreación del pequeño en los ratos libres o al placer estético, con la inclusión de fábulas, poesías, cuentos, artículos y pensamientos de variada índole. Vale destacar que algunas composiciones se escriben expresamente para este libro, como el poema “A Dios”, de la holguinera Adelaida de Mármol.

Mención aparte merece la primera noveleta juvenil cubana, Dioscórides el huérfano…, con la cual Juan Bautista Sagarra se plantea inspirar el amor al trabajo y a la instrucción. En esa obra de 249 páginas, el creador santiaguero apela a los sentimientos del lector adolescente, quien puede seguir con simpatía las peripecias de un protagonista capaz de vencer las barreras sociales, para adquirir un oficio, mediante la educación. El asunto folletinesco, propio de la literatura romántica, ilustra una tesis altruista: el hombre por la instrucción y el trabajo, puede salvarse de la corrupción y convertirse en un ser útil a la sociedad, postulado pragmático expuesto también en Los clamores del tío Domingo, de 1855, libro concebido por el escritor oriental para la enseñanza del pueblo en general (“Hombres y mujeres, ancianos y jóvenes…, a vosotros me dirijo”),19 dentro de los principios de la moral y la cívica de la burguesía criolla de su tiempo, en cuyo prólogo se expresa:

No os diré: todos los hombres son iguales; porque esto es mentira, y porque no son las quimeras las que se aprovechan, sino las realidades. Pero en cambio, os diré cómo conseguiréis la verdadera y posible igualdad. La verdadera y posible igualdad la conseguiréis con el trabajo, la instrucción y la virtud.

El trabajo es la condición indispensable del hombre.20

Las tres ediciones que alcanza la novela Dioscórides el huérfano o historia de un joven herrero, entre 1851 y 1858, dan prueba de su aceptación por parte de un público juvenil que vive en un mundo férreamente jerarquizado.

La obra de Juan Bautista Sagarra y Blez abre veinticinco años de vida literaria interrumpida, dedicada por entero a la enseñanza de la niñez. Este afán de ampliar el horizonte ético y cognoscitivo de sus lectores constituye el proyecto más abarcador y encomiable del período analizado, labor que emprende el pedagogo santiaguero a través de la redacción de textos que observan los principios estructurales básicos para una correcta recepción según las edades y niveles instructivos correspondientes. Por todo ello, la “Librería de los Niños Cubanos”, al margen de sus determinaciones circunstanciales, es el primer eslabón de un proceso de independencia cultural de la metrópoli española, que alcanza un clímax con la expresión literaria de uno de los niños que se forma bajo el signo de esas lecturas escolares: José Martí, el hombre de La Edad de Oro.

EL SISTEMA EXPLICATIVO, JOSE MARIA DE LA TORRE Y “EL ROBINSON CUBANO”

Otro representante de esta línea de textos que ilustra el sistema explicativo es José María de la Torre. El autor, además de innumerables cuadernos de geografía e historia, prepara tres selecciones de lectura con gran acogida de público: El libro de las niñas…, de 1852, El libro de los niños de la Isla de Cuba y El libro de las poesías y otras composiciones… (1856), las cuales están ordenadas con extractos de obras de escritores clásicos y contemporáneos, que resultan de gran utilidad para una instrucción apegada aún a las normas y modelos peninsulares.

Los textos del geógrafo, historiado, estadista, catedrático y arqueólogo alcanzan la mayor tirada de ejemplares y reediciones de un escritor para niños en todo el siglo XIX —lugar que comparte con el matancero Eusebio Guiteras—, sin embargo, durante esos primeros años de su labor didáctica, el autor no ha perfeccionado su método todavía, por lo que se evidencia una deficiente elaboración del material en sus obras destinadas a la enseñanza de los pequeños, no hallada, por ejemplo, en su libro más importante, El Robinson cubano (1863), donde el maestro compila y resume una serie de volúmenes graduados suyos, muy conocidos por entonces en las escuelas insulares, entre los que se encuentran la Cartilla y silabario bajo un nuevo sistema, y otros, como las selecciones arriba mencionadas.

En el año del nuevo plan de estudios, sale en las imprentas de la capital El Robinson cubano o libro cuarto de lectura, publicado por José María de la Torre bajo el subtítulo de “Obra elemental de educación para los niños y para el pueblo”. Enseguida se adopta como texto en los colegios nacionales como el de San Anacleto.

El asunto del náufrago solitario, de la vida ajena a la sociedad, de la exaltación del individuo y su existencia natural, ha sido acogido con anterioridad por los lectores de los siglos XVIII y XIX, luego de la difusión del original del inglés Daniel Defoe. Después del Robinson Crusoe muchos náufragos rivalizan en la literatura de la época, como es de esperar, por la enorme popularidad que despierta ese asunto foráneo.

La obra de Defoe es reelaborada en Alemania por el pedagogo Joachim Heinrich Campe, quien reduce, en 1779, el texto el novelista británico al Robinson der jüngere (El Robinson de los jóvenes), una historia moral de estructura dialogada, muy propia para la educación de los menores.

La adaptación de Campe es, a su vez, objeto de traducción al castellano por el fabulista Tomás de Iriarte, y aprobada dentro de la Península por el mismo tribunal de fe que, en 1756, censura “por fundamentales razones” la edición original inglesa.

El conocido asunto se introduce en Cuba, cuando la imprenta La Fortuna entrega a la infancia criolla el cuaderno diseñado por José María de la Torre, quien enfatiza en el prólogo que entre su libro y el de Campe sólo existe una analogía y no se trata de una imitación, pues “a lo que parece el ingenioso Campe (…) se propuso hacer ver los recursos que la necesidad obliga a crear al hombre, al paso que mi propósito es que resplandezcan las ventajas de la instrucción sobre la ignorancia.”21 De inmediato, el autor enumera los principales fines de su volumen:

Proporcionar un libro más de lectura, útil y agradable, con aplicación al país.

Inculcar los más sanos principios de religión, moral y sociabilidad, por medio de un ejemplo práctico, de textos de libros sagrados o de pensamientos de autores clásicos, puestos por epígrafes a cada capítulo o intercalados en el cuerpo de la obra.

Inclinar a los niños al estudio de las ciencias y de las artes, mostrándoselas al efecto por el lado más agradable, cual es el de sus aplicaciones, y despojándolas de todo aparato, (…) y nunca a manera de una pedagógica lección didáctica.22

Por otro lado, la estructura de la obrita de José María de la Torre es sugerente y su escritor la modifica externamente en las ediciones de 1864, 1873, y 1884.

En el libro de Joachim Heinrich Campe se presenta a una familia que vive en una casa de campo cerca de Hamburgo. Allí el padre dialoga con sus hijos cada tarde y les va mostrando la historia del conocido náufrago, junto a dosificadas reflexiones éticas y conocimientos generales.

La analogía es evidente: en El Robinson cubano la acción se desarrolla en una quinta señorial del Cerro, durante el siglo XIX, en un ambiente criollo. Al atardecer, los niños y el resto de sus familiares escuchan los cuentos del padre sobre las hazañas de Robinson, además de explicaciones científicas y literarias, consejos morales y principios religiosos. Se hace notable cómo en el cuaderno abundan detalles de La Habana y otros lugares del país, información sobre la vida de los pequeños, las relaciones con sus progenitores y la utilización del tiempo libre.

La edición de 1863 consta de veinticinco capítulos o tardes. En 1873, aparecen sólo veintitrés, pues se han suprimido, por la censura metropolitana, aquellos dedicados a los “cimarrones”, y se incluye un tema para dictado en el apéndice. Todo el contenido está acompañado por ilustraciones de carruajes de la época, lugares e industrias.

El carácter de El Robinson cubano no va más allá del estilo moralizante y pedagógico del momento en que surge. No obstante, a pesar de su similitud con la obra de Campe, su peculiaridad estriba en la atención prestada por José María de la Torre al entorno sociocultural de la Cuba decimonónica, su aplicación a las condiciones reales y ambientales del país, de acuerdo con los postulados de la burguesía criolla.

CIRILO VILLAVERDE Y “EL LIBRITO DE LOS CUENTOS Y LAS CONVERSACIONES”

Bajo idéntico signo ideoestético se presenta El librito de los cuentos y las conversaciones (1847), de Cirilo Villaverde, obra que alcanza dos ediciones ese mismo año y otra una década después.

Esta colección culmina un período de plenitud creadora del autor de Cecilia Valdés, que se viene desarrollando desde 1837, fecha en que se desempeña como maestro en el colegio Buenavista, hasta trasladarse a Matanzas, para trabajar en La Empresa, de 1839 a 1842. Cuando escribe El librito de los cuentos labora como profesor en el Real Cubano, de la capital.

La trayectoria que sucintamente se ha descrito revela algunos elementos de interés. Desde el punto de vista de la literatura infantil, Villaverde no sólo está al tanto de las ideas pedagógicas más avanzadas de la época, sino que su condición de maestro activo lo capacita para determinar las características particulares de su discurso, tomando en cuenta un tipo de lector específico. En el mismo título de la obra se precisa que está dirigida a niños de siete a diez años, en plena edad imaginativa. Este cuaderno puede haberlo leído, seguramente, José Martí cuando comienza a asistir al colegio San Anacleto, a juzgar por el ciclo vital y el nivel a que se destina El librito de los cuentos y las conversaciones, editado por tercera vez en 1857.

Por otra parte, el tiempo que pasa Villaverde en contacto con el grupo de Domingo del Monte le permite actualizarse dentro de las coordenadas culturales del período: el desarrollo de una narrativa social, de raigambre costumbrista en la asunción de tipos, asuntos y ambientes cubanos, pero que adopta una tonalidad romántica afín con las corrientes europeas.

El conjunto de lecturas que brinda Villaverde se distingue por su marcado acento nacional, tanto en la presencia de elementos de la flora, la fauna y el paisaje cubanos, como en el vocabulario, los hábitos y modos de vida infantiles. El autor sólo se detiene en lo foráneo para ampliar los conocimientos del pequeño, con vistas a enriquecer su información, como en el caso de “El cisne”.

El librito de los cuentos y las conversaciones se inicia con cinco estampas, notables por su brevedad y sencillez argumental, que tienen la función de facilitar la aplicación consecuente del método explicativo en los primeros momentos del aprendizaje de la lectura. Una de las viñetas más sobresalientes es ésta:

I

La niña melindrosa

Dedicado a Celina.

Mariquita da que reír a todas sus amigas. Un ratoncito que corra por junto a ella, le hace temblar de horror: una abeja que se pose en su vestido, la pone en un grito. Si una mosca vuela a su cabeza, o zumba en sus oídos, llama a toda la casa en su socorro como si le acometiera un perro.23

Conjuntamente con un marcado propósito reproductor de la realidad inmediata, los textos cubren otra zona de interés propia de ese tipo de literatura: la enseñanza de buenas costumbres y principios morales, dentro de los presupuestos cristianos dominantes. Además de las estampas, el volumen está integrado por otros materiales didácticos elaborados a manera de “conversaciones” (preguntas del niño y respuestas del adulto, según la norma al uso), entre las que Villaverde intercala poemas de asuntos cubanos, religiosos o moralizadores, tales como “La fuga de la tórtola”, de José Jacinto Milanés; “La corrida de patos”, de Ramón de Palma; “El sunsún” (sic), de José Silverio Jorrín; “Maternidad”, de Miguel Teurbe Tolón, entre otros.

Dentro de la incipiente narrativa infantil del período, los relatos del autor de La peineta calada se destacan por su capacidad comunicativa con el destinatario escogido previamente. En general, sus “cuentos” están protagonizados por niños de ambos sexos que muestran virtudes y defectos, a través de una anécdota sencilla y breve, expuesta con cierta ternura y aliento poético, aunque resultan maniqueos por su finalidad didáctico-moralizante; y algunos portan una visión paternalista de la niñez. Pero donde el escritor hace gala de sus mejores cualidades como narrador de la serie es en las “conversaciones”, viñetas que tienen el objetivo de transmitir conocimientos acerca de los más variados temas del mundo físico: el sol, la luna, los truenos y relámpagos, el campo, la pesca, los mamíferos, los reptiles, las aves, y entre ellas, las trepadoras y las de rapiña. Este afán naturalista de Villaverde se ve atenuado a veces por sus convicciones religiosas, aunque eso no hace mermar el contenido atractivo de cada uno de los textos.

El lenguaje empleado en esta sección del libro es digno de resaltar por los recursos poéticos cercanos al universo infantil: la luna “la vemos semejante a media torta de casabe”,24 y las “hutías” son “como ratas grandes”. Las oraciones resultan cortas, conformadas con una sintaxis sencilla y un vocabulario de acuerdo con el léxico de los niveles a que se destina el cuaderno. Los diálogos son ágiles y amenos, aunque no faltan las preguntas (propias de esta edad de los porqués), que funcionan como mera incitación de la respuesta adulta.

Hay ocasiones, incluso, en que las interrogaciones devienen apoyatura para crear un ritmo característico de la poesía. Por ejemplo, cuando un niño pide un “racimo de arroz” —según como se ve, y se ve explica de acuerdo con su edad—, la persona mayor agrega que este cereal se da en espigas, que racimos echan la palma real, el coco y el plátano; ello despierta la curiosidad del pequeño, quien a partir de entonces empieza a preguntar:

¿I el maíz?

El maíz echa mazorca.

¿I el garbanzo?

El garbanzo echa vaina.

¿I el boniato?4

El boniato echa raíz.

¿I el caimito?

El caimito echa fruta.

¿I el clavel?

El clavel echa flor.26

Como es evidente, el propósito instructivo recae en el conocimiento de la naturaleza familiar al lector, dentro de un texto que rebosa cubanía. Resalta en el pasaje citado anteriormente, el uso de cierto humor, al igual que en el cuento XVIII, “El charlatán”, donde puede leerse:

I

Estupendo i maravilloso espectáculo

Los perros sabios

Última noche en que estos asombrosos animales se presentarán a hacer prueba de su rara habilidad ante el respetable público de la Habana. Los perros sabios sacarán las cuentas que les pidan i harán otras gracias i suertes que dejarán asombrados á cuantos tengan la dicha de verlos.

Entrada general una peseta

los niños un real.27

La variedad con que se presenta el mundo vegetal, también se encuentra en la descripción de los animales, en particular de las aves. Allí, significativamente, el tocororo recibe una especial atención:

Pero las más lindas de nuestras aves trepadoras son sin disputa los tocororos. ¿No han visto ustedes nunca un tocororo? No es grande, tiene la cabeza azul, los ojos colorados, lo mismo que el cuello i el vientre, el pecho blanco, i el lomo i las alas por arriba verde tornasolado, i la cola i lo demás del cuerpo pintado de los mismos i otros variados colores, todos muy brillantes i bellos. Sin embargo, las costumbres, el canto i el aspecto de este hermoso pájaro tienen un aire tan melancólico que da tristeza oirle i verle en el campo. Los indios le llamaban Guatiní i decían que lloraba por la mañana para que viniera el sol, i por la tarde porque se iba. Efectivamente, el tocororo diciendo: tocororó, tocororó se pasa las horas i los días enteros posado en las ramas más ocultas de los árboles, o en los bejucos, con el cuello recogido, y las plumas erizadas (…)28

A la cubanía del lenguaje se une, en ese fragmento, la alusión a la leyenda aborigen, manera de ratificar una identidad nacional que, de ningún modo, significa evasión del presente, como suele ocurrir en la poesía nativista de los contemporáneos de Villaverde.

Esta asunción de la realidad de su tiempo se verifica al final de una de las “conversaciones” que transcurren durante un paseo por el campo, cuando uno de los personajes infantiles creados por Cirilo Villaverde pregunta: “¿Qué hacen tantos negros con su machete i su garabato? Van á cortar todas las matas de arroz?”29

El narrador adulto explica entonces:

—Escardan las yerbas que crecen dentro del arrozal i perjudican á la buena sazón de las espigas. Con el machete corto, que dicen de calabozo, rozan las yerbas, con el garabato de madera las arrastran i amontonan para quemarlas después. A la operación de rozar las yerbas, dicen en el campo chapear, palabra que no se sabe de qué lengua es originaria.30

Luego de la “intervención” didáctica del adulto, Villaverde aprovecha el punto de vista ingenuo del niño y pone en boca de su pequeño personaje el siguiente parlamento: “Los pobres negros sudan a mares: sin duda por el calor se han quitado la camisa”. La posible censura de la Junta de Inspección de Estudios no puede obviarse.

Sin embargo, la iniquidad de la esclavitud no es soslayada por el autor de Cecilia Valdés, aun cuando lo haga como en sordina. Desde antes, en la estampa VII, “El niño inconsiderado”, muestra al pequeño esclavo llamado Pablo, quien actúa, a pesar de tener la razón, en contra de su voluntad, por temor a que su “amito” blanco lo castigue. Seguramente, estos son los pasajes que más resonancia dejan en ese hombre de La Edad de Oro, que por esos días en que lee El librito de los cuentos y las conversaciones entra en contacto directo con las arbitrariedades coloniales y el trato inhumano que reciben los negros esclavos del Partido de Hanábana, adonde se ha ido a vivir José Martí con su padre, por espacio de nueve meses. Razón por la cual posteriormente es capaz de reaccionar contra todo principio de explotación, sumisión y de ocultamiento de la verdad.

La estructura de las “conversaciones” del cuaderno de Villaverde permite la concatenación de las distintas viñetas, a partir de motivos finales de una, que introducen el asunto de la otra. De este modo, el discurso conserva una coherencia interna y unidad composicional, que colabora en favor del carácter estético de la narración, a diferencia de las habituales preguntas y respuestas del catecismo, su modelo inicial. Villaverde provoca una desautomatización del método didáctico empleado tradicionalmente y, por esa vía, llega a concebir un largo relato, fraccionado en capítulos, en que el diálogo convencional o el coloquio cobran una dimensión más literaria.

“La bijirita”, estampa XXIII del librito, constituye un valioso ejemplo de lo anterior: la acción se ofrece a través de los diálogos, la voz del adulto funciona como un narrador, y el niño se convierte en personaje activo de la anécdota. En esa especie de “cuento” breve la madre está caracterizada con cierta ironía, a partir de su actitud imperativa hacia las dos hijas:

—Rosa, sacude tus zapatos en el quicio de la puerta, no sea que ensucies la sala con el lodo que se ha pegado a las suelas.

Entra ahora. Si sientes frío en los pies, lávalos con aguardiente, i enjúgatelos con un paño seco. La humedad es dañosa. Ana, cierra los postigos, que entra por ahí un vientecillo algo frío.32

Con pocos recursos, sin grandilocuencia verbal, esta escena cotidiana tiene un giro debido a la aparición de una bijirita que revolotea buscando una salida al exterior. La madre y las niñas le dan de comer, y una de ellas intenta atraparla, pero el adulto interviene para transmitir la enseñanza:

—No, hija, no. A los pájaros no les gusta que los encierren. Lo que á ellos les gusta es volar en el aire, picar las fruticas, coger insectos en el campo, saltar por las yerbas i cantar meciéndose en la copa de los árboles.33

Un lector actual tal vez no repare en las connotaciones de este relato dialogado, y sólo perciba su sentido recto; sin embargo, es presumible que, en la represiva década del cuarenta y en las siguientes del siglo pasado, la bijirita34 constituya un símbolo indirecto de las ansias de libertad del cubano, como lo es la tórtola para Milanés, poema que precede a la viñeta de Villaverde, ambos incluidos en El librito de los cuentos y las conversaciones. Todo ello refuerza la intención marcadamente política del autor de ese texto educativo.

La labor del novelista pinareño en favor de la infancia y la juventud criollas no concluye con la tercera edición de este volumen en 1857. En ese mismo año aparecen sus dos traducciones para niños de la Isla: Autobiografía de David Copperfield, de Charles Dickens, así como El tamborcito o amor filial, cuaderno de lectura escrito originalmente en alemán, y que Villaverde vierte del inglés al español.

Desde el punto de vista de la evolución de la serie literaria infantil, los textos que presenta El librito… resultan el embrión más terminado de la narrativa que se va a desarrollar a fines del siglo XIX, con los cuentos de La Edad de Oro (1889), de José Martí, y en Lecturas de Pacuas (1899), de Esteban Borrero Echevarría.

Al valorar la producción literaria de los escritores de la serie, debe considerarse que la literatura instrumental del período se nutre tanto de las creaciones cuyo destinatario manifiesto es el niño o el adolescente (materiales incluidos o no en los libros de lectura), como de aquellos que, aun cuando no son concebidos con ese fin, reciben la apropiación de maestros y alumnos. Tal es el caso de “La fuga de la tórtola”, de José Jacinto Milanés, insertada en El librito de los cuentos y las conversaciones, de Cirilo Villaverde.

Aunque esa pieza no ha sido escrita para este tipo de receptor, el delicado y peculiar lirismo, la referencia concreta a un contexto cercano, el uso de una anécdota cotidiana, el tono íntimo y, sobre todo, la cubanización externa del habla poética, que llega a apelar incluso a ciertos giros coloquiales, vienen a satisfacer necesidades existentes en este período de transición hacia una literatura nacional.

Tradicionalmente, la crítica ha considerado que detrás de «La fuga de la tórtola» se encierran las ansias de libertad, en una alusión velada a la situación en la Isla, o la melancolía por el amor perdido. Sin embargo, el interlocutor infantil pone énfasis en el sentido recto, en el asunto asequible a su propio mundo y su relación con la naturaleza; no hay lugar para la polisemia, sino para la anagnórisis de sentimientos y experiencias particulares. En ello colaboran el lenguaje ingenuo y el natural lirismo, apoyados en la musicalidad de los dos quintetos decasílabos y el estribillo final que compone cada estrofa:

Tórtola mía! sin estar presa

Hecha a mi cama y hecha a mi mesa,

A un beso ahora y otro después,

Por qué te has ido? ¿Qué fuga es esa,

Cimarronzuela de rojos pies?

Ver hojas verdes sólo te incita?

El fresco arroyo tu pico invita?

Te llama el aire que susurró?—

¡Ay de mi tórtola, mi tortolita,

Que al monte ha ido i allá quedó!35

Desde el comienzo, con un apóstrofe, se crea el clima de intimidad que va a definir el discurso general de esta canción-letrilla compuesta en tres unidades y cuyo soporte es una figura patética (la interrogación), con la cual se provoca un movimiento interno en la lectura y se afirma el carácter coloquial de un tono poético que rezuma ternura y cierto desamparo.

Unido a lo anterior, el lenguaje utilizado por el poeta no construye una barrera entre la composición y la sensibilidad del lector infantil. La simplicidad de los enunciados, la utilización de epítetos (“hojas verdes”, “fresco arroyo”…), los delicados diminutivos, además del uso de cubanismos (“cimarronzuela”, “tórtola”, “jubo”, “manigual”…) desarrollan un código expresivo cercano al que posee este tipo de receptor. Incluso, las metáforas más audaces como “cimarronzuela de rojos pies” no impiden la comunicación inmediata, por su obvio referente dentro del poema.

Desde el punto de vista del desarrollo de la serie literaria infantil, José Jacinto Milanés pone en circulación un asunto ya tratado por autores como Félix Fernández de Veranes y Manuel de Zequeira,36 pero que, a partir de “La fuga de la tórtola”, va a ser retomado una y otra vez por poetas como Eusebio Guiteras, José María de Cárdenas, Luisa Pérez de Zambrana y José Martí. Por otro lado, a los elementos apuntados se suma el desplazamiento semántico de algunos términos que tienen un sentido peyorativo en la época (cimarronzuela), para adquirir un nuevo valor, reforzado aquí por el diminutivo. Ese recurso lo actualiza luego Martí, en textos de Ismaelillo y de La Edad de Oro, con lo cual hace honor a sus lecturas de infancia y a una tradición lírica nacional.

LAS FABULAS MORALES DE FRANCISCO JAVIER BALMASEDA

En la literatura infantil del siglo XIX, resulta imposible obviar Fábulas morales, de Francisco Javier Balmaseda, libro cuya edición príncipe data de 1858, y que contiene treinta y seis piezas del género, acompañadas por ocho grabados, en donde se reproducen, sutil y humorísticamente, escenarios, situaciones y personajes de la obra.

Integra Balmaseda, junto a Rafael Otero y otros creadores, el grupo encargado de estabilizar y criollizar la fábula como genérica cubanísima. En efecto, estos poetas recrean los viejos asuntos legados por la tradición, y enriquecen su producción literaria con nuevos motivos, a los que les imprimen una gracia, naturalidad, armonía y estilo personales.

Entre 1858 y 1893, el autor de Fábulas morales consigue dieciséis ediciones distintas de ese libro durante el siglo XIX, escrito para ser leído en las escuelas y aprobado como “texto forzoso” por la Capitanía General de la Isla, el 23 de junio de 1863, a petición de una comisión examinadora que, en su informe de recomendación, sostiene:

Nada es tan difícil en la literatura como las fábulas, y la misma sencillez, la misma naturalidad y el mismo candor distintivo que exigen, es un obstáculo insuperable para llegar, no al bellísimo modelo que nos legó el genio de Lafontaine; pero ni aun el de sus felices imitadores nuestros célebres compatriotas Iriarte y Samaniego. He aquí por qué son tan dignos de aprecio los escritores que se dedican á este género de literatura que desdeñan algunos por insípido, sin tener en cuenta que en esa misma llaneza del estilo está la dificultad, porque se corre el riesgo de que alzando el tono se peque en hinchado, y que bajándolo toque en humilde y trivial, De ambos extremos ha huido el apreciable escritor D. Francisco Javier Balmaseda en su presente colección de Fábulas: la facilidad del estilo, el tinte local con que las ha vestido, y la concisión y la belleza del pensamiento moral que cada una encierra, las hacen acreedoras á una recomendación especial, y prescindiendo de los arranques y adornos líricos esparcidos en algunas de las Fábulas podrían entrar sin ningún inconveniente á ocupar un lugar muy distinguido entre las mejores que sirven de texto en los colegios; por todo lo cual, la Sección primera las cree de suma utilidad y dignas por todos títulos de recomendarse su lectura y circulación en los institutos de enseñanza, para provechoso entretenimiento de la juventud. Y de conformidad con el informe que antecede, lo traslado a V. S. a fin de que por esa Comisión se recomiende la obra como útil auxiliar de la instrucción primaria.37

Los elementos de la flora y la fauna insulares, en esta etapa convulsa, caracterizada por la más férrea censura colonial, son una afirmación del sentimiento patriótico y constituyen un factor de identidad cultural. Si a ello se une el manifiesto sentido de cubana que anima Balmaseda a concebir sus poesías didácticas, su acendrado nacionalismo, puede agregarse entonces que Fábulas morales representa un índice de progreso en la ruptura de la norma española vigente, sobre todo, por el tratamiento de los temas y la criollización de fórmulas estróficas extraídas de la tradición hispánica.

En el prólogo a su edición de 1863, el escritor explicita sus objetivos estéticos y didácticos:

Las fábulas morales parecen inventadas de profeso para instruir á los niños: el atractivo de la rima, ó la armonía del verso; la novedad que siempre les ofrece ver hablando y raciocinando los animales, lo ligero del plan, y hasta lo jovial y sencillo del estilo; todo contribuye á despertar su curiosidad, á fijar su atención y á incitarlos á aprender agradablemente y sin advertirlo, verdades muy importantes. No hay un niño que nos las recite en la escuela, ó en el hogar doméstico, lo cual demuestra su natural inclinación a este género de producciones.38

Al referirse al gran servicio que las fábulas prestan a la enseñanza en general, concluye el autor remediano:

La semilla que penetra en lo hondo del surco siempre produce abundante fruto; así una buena máxima, ó una prudente advertencia, aprendida en la infancia, nos sirve de guía, jamás la olvidamos, y muchas veces nos da la voz de alarma en medio del peligro.39

Por su parte, aunque Francisco Javier Balmaseda no aspira a presentar sus composiciones como modelos del género fabulístico, el poeta las publica porque, según él, ante el vacío existente, “los hombres tenemos el deber de servir a la sociedad en lo que podamos: no basta no hacer el mal, es preciso esforzarse por hacer el bien, aun cuando nuestros esfuerzos sean infructuosos”,40 uno de los preceptos nacionalistas y humanistas que luego va a primar en la redacción de artículos biográficos como “Tres héroes”, de La Edad de Oro.

El escritor cubano defiende criterios que mucho le deben al magisterio de José de la Luz y Caballero, en torno a la naturaleza de la enseñanza y el método más efectivo para el aprendizaje de la lectura, a partir y con la ayuda de las fábulas:

Observarémos que hay algunos que creen cumplir su deber enseñando lectura, escritura, aritmética y algún otro ramo accesorio. Su verdadera misión, la santidad del magisterio, esa especie de sacerdocio que mientras mas ilustrada y feliz es una sociedad mas lo eleva sobre el nivel comun, consiste en formar corazones, en cultivar las nacientes inteligencias procurando presentarles la verdad de las cosas, lo feo del vicio, lo hermoso de la virtud. ¡Cuán á propósito es para esto el sistema explicativo que abre las puertas para tratar fácilmente todas las materias posibles! Un educador hábil siempre lo estimará como indispensable para llevar á cabo su obra, que sin él será tardía é incompleta.41

Aun cuando se hace notorio el empeño descolonizador manifiesto en las palabras de Balmaseda, tan cercano al pensamiento posterior de ese niño de La Edad de Oro, Fábulas morales es declarado texto forzoso en los centros docentes insulares desde 1863. Sin embargo, son escasos los elementos de carácter religioso que se dan cita en el volumen, lo cual significa de por si un resquebrajamiento del sistema de valores de la época, de la norma al uso en la serie, sin contar con la transgresión, desde el punto de vista temático y composicional, de algunos procedimientos canónicos del género en la segunda mitad del siglo XIX.

A ello se puede agregar el indudable sentido de americanía que anima al autor, cuyo rasgo esencial es su acendrada cubanía, su nacionalismo evidente:

Debo advertir que en varias fábulas he puesto en juego diferentes animales y plantas que solo son conocidos en Cuba, lo que les da colorido local. He tenido presente que escribía para la juventud cubana y que la verdad carece de carta de domicilio, es una y pertenece á todo el mundo y á todos los hombres, donde quiera y como quiera que se insinue. Si he incurrido en un defecto, confieso que seré incorregible.42

Para ratificar los propósitos y logros estéticos de Francisco Javier Balmaseda con sus fábulas qué mejor ejemplo que las redondillas de “El cedro y el jagüey”:

Había un cedro gigante

De Cuba en el campo hermoso,

Que en el calor rigoroso

Daba sombra al caminante.

 

Lo respetó el rayo ardiente,

Los siglos lo respetaron,

Mil tempestades pasaron

Y nunca dobló la frente.43

La composición introduce un tema (la ingratitud), ya abordado por Rafael María de Mendive en “El mostachón y la pasionaria”,44 del año 1856, pero en el caso de Balmaseda, el poema establece una comunicación mucho más estrecha con el destinatario infantil, a través de un discurso en donde predominan los contrastes, elegancias del lenguaje tales como la anáfora, el polisíndenton, el pleonasmo, la paranomasia, y la aliteración. Estos dos últimos recursos sobresalen del conjunto, gracias a su hábil utilización en las terminaciones de algunos versos, los cuales provocan en el texto un efecto lúdicro, característico del retruécano o el trabalenguas, y un ritmo y musicalidad particulares:

Dióle al instante la mano,

Alzóse el Jagüey del cieno.

[…)

Y los días iban pasando

Los años iban viviendo,

Y el Jagüey siempre creciendo,

Y el cedro siempre menguando;

 

Y ya con negras congojas,

Desfallece y viene abajo,

Que no es más que un pobre gajo

Seco podrido y sin hojas.45

Otro tanto ocurre con “El majá y la jutía”, que centra su atención en dos animales cubanos, representantes, en la fábula, del mal (engaño) y el bien (inocencia), dentro de un discurso dramático, que se logra por el contrapunteo de los diálogos. Ese poema adquiere un doble papel, debido al tratamiento ideotemático del mismo y el alcance simbólico de sus personajes, los cuales van a ser retomados una y otra vez pr algunos fabulistas del siglo XIX y del XX, independientemente del sentido y los propósitos que primen en sus respectivos textos:

En una áspera montaña

De Cuba, mi patria hermosa,

Tierra la más deliciosa

Que el sol con sus rayos baña,

Creció una esbelta baría,

En cuya copa frondosa

Habitaba venturosa

Una inocente Jutía.

 

Vióla un enorme Majá,

Subió al árbol, y engañoso,

Le dijo muy cariñoso:

Mi señora, ¿cómo va?

Temblaba la pobrecita,

Y el culebrón con dulzura

Prosiguió mi vecinita,

¿Por qué esa negra pavura?46

Leyendo los poemas didácticos de Francisco Javier Balmaseda, enseguida cobran mayor valor sus palabras, cuando explica:

La fábula, además, tiene un no sé qué [por el cual he suspirado con poquísima fortuna] sacado de los instintos y de las costumbres de los animales, en virtud del cual parece cierto aquello mismo que sabemos que es pura invención poética, y estimamos como muy natural que hayan hecho y hablado los brutos lo que les atribuimos; esto equivale a la vis cómica del autor dramático. No basta referir en verso armonioso que un animal dijo, o ejecutó tal cosa, porque en semejante caso todos serían fabulistas: es necesario que la diga y la ejecute de cierta manera que le sea propia, con tal naturalidad y facilidad que nos figuremos estarle viendo y oyendo.47

El prólogo intercalado en la edición de 1863 es casi un decálogo de lo que debe ser este tipo de arte en Cuba, donde su autor aboga por el surgimiento de un verdadero movimiento fabulístico nacional, además de enunciar cuáles son —a su modo de ver— las claves y los requisitos del género para que perdure en la mente de sus lectores. Por ello, el escritor llega a analizar con creciente lucidez:

Es tan rica, tan espléndida la naturaleza en Cuba, que parece imposible mirarla con indiferencia bajo su cielo transparente y contemplando los magníficos paisajes de sus campos y la variedad de sus pájaros, árboles y flores. Ademas; si cada pais tiene sus costumbres, unas buenas y otras defectuosas; ¿cómo podrán los escritores empeñarse en la reforma de estas últimas alejando de la escena las cosas propias del mismo pais? La literatura en este caso no podrá ser la expresión del sentimiento comun del pueblo para el cual se escribe, ni tendrá aquella justa influencia que le corresponde en la direccion de las ideas.

[…)

Cuba no posee literatura especial; pero sí muchas cosas dignísimas de ser descritas; desdeñarlas los literatos cubanos es lo mismo que querer subir a la elevada cumbre bajando á lo más hondo de la llanura. ¿Qué provecho le traerá el niño la lectura de una fábula en que figuran animales que no conoce?48

Aunque separadas en el tiempo, y diversas por su proyección y alcance, existe cierta identidad de pensamiento entre las palabras anteriores de Francisco Javier Balmaseda y las apuntadas por José Martí en 1881, con respecto a la literatura del continente:

No hay letras, que son expresión, hasta que no hay esencia que expresar en ellas. Ni habrá literatura hispanoamericana, hasta que no haya Hispanoamérica (…) Lamentémonos ahora de que la gran obra nos falte, no porque nos falte ella, si no porque esa es señal de que nos falta aún el pueblo magno de que ha de ser reflejo (…)49

No en balde, el creador de las Fábulas morales afirma categóricamente, cuando tiene que valorar el significado y la trascendencia de su labor:

No podía serme indiferente la idea de influir de algún modo en el bien de la juventud: inmediatamente puse manos á la obra y la he terminado en pocos días. Segunda: que me perdoneis el colorido local, si lo estimais como un defecto: á este libro le vendría bien el título de “Fábulas cubanas”; mas yo, francamente, estoy muy distante de convenir en que este sea un defecto. Fuera e Cuba, se me dirá, carecen de interés muchas de mis producciones; pero, ¿debo aspirar á la gloria de que sean leidas en Europa? No por cierto, y si lo fuesen, por uno de esos caprichos de la fortuna que suelen decidir la suerte de un libro, el voto de los inteligentes estaria a mi favor, porque el colorido cubano, si yo tuviera estro y maestria, podia haber dado á mis cuadros cierta novedad, cierta originalidad y frescura que serian muy estimadas en el antiguo mundo por todos los conocedores de la indole peculiar del apólogo (…) He procurado con trabajo asiduo ofrecer a mi pais una obra digna de su ilustración (…)50

El alcance de la obra de este creador remediano dentro del panorama de la literatura para la infancia cubana es tal, que ella significa, sin dudas, un factor de transgresión de la norma, no sólo por su esencial cubana y universalidad, sino también por el carácter nada religioso de sus enseñanzas. Las concepciones estéticas e ideotemáticas del escritor de las Fábulas morales constituyen un elemento progresivo —y progresista— en la evolución del sistema de valores de la propia serie infantil nacional que, tres décadas después de haber leído las composiciones de Francisco Javier Balmaseda, transforma radicalmente ese niño de La Edad de Oro.

LOS LIBROS DE LECTURA DE EUSEBIO GUITERAS EN JOSE MARTI

En verdad, la obra de Eusebio Guiteras es la deja una huella sensible en la formación literaria y patriótica temprana de José Martí, si se valoran justamente sus testimonios de 1893, poco después de la muerte del maestro matancero:

En sus libros hemos aprendido los cubanos a leer: la misma página serena de ellos y su letra esparcida, era como una muestra de su alma ordenada y límpida; sus versos sencillos, de nuestros pájaros y de nuestras flores, y sus cuentos sanos, de la casa y la niñez criollas, fueron, para mucho hijo de Cuba, la primera literatura y fantasía. En Cuba tenía él perpetuamente el pensamiento, siempre triste; y había algo de amoroso en sus modales, un tanto altivos en la mansedumbre, cuando recordaba los tiempos prósperos del colegio La Empresa, donde él ayudó a criar tan buena juventud, o se evocaba a los Suzartes y Peolis y Mendives, que fueron tan amigos suyos…51

En la segunda mitad de la década del cincuenta, se editan en Filadelfia, Estados Unidos, los tres cuadernos iniciales que Eusebio Guiteras destina a los escolares de la Isla, como un largo texto graduado según las edades, niveles instructivos y demandas ideoestéticas de los niños cubanos, dividido a su vez en varios volúmenes: Libro primero de lectura (1856), Libro segundo… (1857), Libro tercero… (1858) y Libro cuarto… (1868). Desde entonces este autor es quien provee los principales materiales educativos, los que comienzan a conformar el gusto estético y las convicciones morales y políticas de la infancia criolla.

Siendo muy joven, Eusebio Guiteras empieza a dedicarse al magisterio en la primera enseñanza. En 1845 regresa a Cuba, luego de un viaje por Europa, que realiza junto a su hermano Antonio, con la finalidad de estudiar los más modernos planes educacionales y su posible introducción en los colegios privados de su país. Con esa experiencia, dirige La Empresa, de Matanzas, entre 1850 y 1852, fecha aproximada de la aparición de su Catecismo, para las clases de religión, y la Cartilla, destinada al aprendizaje de la lectura en la edad temprana, En este tiempo también aplica el método explicativo y el principio de la integralidad en la formación del niño, proclamados por Luz y Caballero. Un año después tiene que trasladarse a Filadelfia, por motivos de salud. Allí concibe el maestro matancero un conjunto de cuatro volúmenes que conforman un sistema escalonado de enseñanza, sobre la base de la complejidad y variedad de los materiales, los cuales exaltan, con amenidad y sencillez, acciones virtuosas, buenas cualidades, medidas de higiene, etcétera, con una prioritaria función didáctica, que no desatiende el balance artístico que debe primar en este tipo de literatura instrumental; y toma en cuenta, además, la edad y psicología infantiles, dentro de un moderado espíritu religioso. En 1858, cuando el escritor ya ha concluido en Filadelfia, la edición de sus tres primeros libros de lectura, regresa al país, para dedicarse durante diez años a la educación de las nuevas generaciones.

El Libro primero… se dedica a los pequeños que han pasado la Cartilla y se inician en la lectura corrida. Sus lecciones están graduadas según las dificultades que pueden presentar los escolares y ofrecen distintos asuntos relacionados con la naturaleza y la moral. Los relatos, brevísimos, hacen uso del método explicativo, con vistas a lograr un rápido aprendizaje, y sus protagonistas son niños, para poder propiciar la identificación directa con el lector, como en el texto de Cirilo Villaverde, su antecedente inmediato. De ese modo, Guiteras busca influir en los hábitos de trabajo y estudio de la infancia insular, así como en su conducta social y principios religiosos, de acuerdo con los presupuestos ideológicos de la clase dominante. Así, puede encontrarse una estrofa, a manera de ejemplo, en que la interpretación cristiana del mundo se brinda con gracia y sencillez lírica:

Yo vi sobre los gajos

Brotar la linda flor;

Y crecer los naranjos

Que mi mano sembró.

¿Quién es el que lo hace?

Di, madre mía.— Dios.52

En las lecciones de Guiteras se supera el método tradicional de las preguntas y respuestas, de las “conversaciones”, y se introduce un diálogo más fluido y libre entre el niño y el adulto; como éste:

Ten cuidado, no tropieces con ese pobre hombre. Es ciego. (…) No puede ver el cielo, tan hermoso, ni el campo verde, ni el río azul, ni la gente que pasa por la calle…

Pobre ciego, voy a darle mi real, y otro día compraré las avellanas.53

Ahora bien, donde se alcanza un nivel estético más alto es en la poesía, por el tono, la delicadeza y ternura de las metáforas, así como por la soltura en el manejo de las fórmulas estróficas tradicionales y la utilización de elementos de cubanía:

Mientras se duerme el niño,

Brisas suaves,

El murmullo traédle

De los palmares,

Cuando empiezan sus ojos

A adormitarse,

Tal parece que dicen:

Adiós, mi madre.

 

Miéntras se duerme el niño,

Flores del valle,

Vuestros lindos colores

Venid a darle.

Sus labios son tan rojos

Como corales;

Y parece que dicen:

Te quiero, madre.54

En esta seguidilla simple, cuya tonalidad recuerda la nana, se anima la naturaleza y se pone en función de los sentimientos maternos, de manera natural y tierna, según corresponde a un primer nivel de lectura.

Este tomito inicial llega a cuatro ediciones durante los años sesenta, distribuidas como sigue: 1857, 1860, 1861 y 1862, respectivamente:

El Libro segundo amplifica las temáticas tratadas en el anterior, referentes a la moral cristiana, la caridad, la generosidad, el trabajo y la honestidad, así como introduce temas bíblicos y asuntos literarios de la época: las aventuras de El nuevo Robinson, de Campe, en versión de Tomás de Iriarte; el motivo del niño y la mariposa, etcétera.

Por otro lado, los textos tienen como uno de sus objetivos fundamentales despertar el interés por el campo cubano, con su flora y su fauna, y el desarrollo de la incipiente industria insular; sin embargo, la visión que se brinda es idílica, a pesar del marcado acento criollo, que es capaz de exaltar los valores y características físicas del país. Ello puede verificarse en un fragmento del romance “A Cuba”, de profundas resonancias neoclásicas:

………………………………..

Para ti, Cuba preciosa,

Los astros más claros brillan,

Y para ti de las flores

La aroma es más exquisita.

Para ti crecen los cedros,

Y crece la palma erguida.

El plátano sus racimos

Te ofrece con mano amiga,

Y sus mazorcas de oro

El rico maíz te brinda.

Para ti los azahares

Su fragancia al aire envían.

Y en naranjas se convierten

Al caer la flor marchita;

Y para ti coronada

Airosa crece la piña,

Que anidada entre las hojas

Parece reina en su silla…55

……………………………………..

Esa misma perspectiva es la que asume Eusebio Guiteras para ponderar los adelantos de la civilización. No obstante, se observa un punto de vista colonizado hacia el pasado prehispánico:

  1. En tiempo de los indios no se veían esos caminos, por los cuales puede uno pasar de un punto á otro con facilidad, ni esas grandes fincas donde se cultiva lo que produce el fértil suelo de Cuba. En lugar de las miserables canoas de los siboneyes, se ven en los puertos grandes barcos, que ponen a la Isla de Cuba en comunicación con todas los partes del mundo.
  2. En lugar de las criaturas desnudas que pasaban el día en un estado muy semejante al de los brutos, vemos á los niños asistiendo a la escuela, y aprendiendo en ella la religión verdadera.
  3. Ahora la Isla de Cuba está civilizada, porque la civilización es lo contrario del estado salvaje.56

Con posterioridad, la generación educada en los libros de Eusebio Guiteras va a examinar el mundo prehispánico con otros presupuestos socioculturales y políticos, y una definida conciencia descolonizadora. La crónica “Ruinas indias”, de La Edad de Oro, y el ensayo programático “Nuestra América” (1891), ambos de José Martí, constituyen los mejores ejemplos de esta superación ideológica generacional.

La literatura de Guiteras alcanza sus momentos más descollantes, desde un ángulo artístico, cuando recrea temáticas cotidianas, muy cercanas al universo del niño, las cuales permiten al autor intensificar un discurso lírico, caracterizado por su tono íntimo y acendrada cubanía. De ahí que, en el Libro segundo de lectura, el escritor retome un asunto promovido por José Jacinto Milanés, y lo adapte a las normas de recepción infantiles, para crear “El tomeguín”, pieza que se distingue del conjunto por su musicalidad, ritmo y sencillez argumental y expresiva, aunque no llega a lograr el nivel de sugerencia, ni las excelencias del lenguaje de «La fuga de la tórtola»:

¿Dónde te has ido,

Mi tomeguín?

La puerta abierta

Y roto el güin.

Está la jaula

Triste sin ti.

¿No te gustaba

Verme venir

A todas horas;

Mi tomeguín?

¿Contigo buena

Siempre no fui?

¿Y no me dabas

Besitos mil,

Cantando alegre

De verme á mí?

¡Qué ingrato eres,

Mi tomeguín!

¿Allá en el monte

Serás feliz,

Comiendo un sucio

Gusano vil?

¿Y si te encuentra

El majá ruin?

Vuelve a tu jaula,

Mi tomeguín.57

El segundo texto de la serie preparada por Eusebio Guiteras alcanza dos reediciones en los años 1859 y 1862, mientras que el Libro tercero de lectura estrena su cuarta tirada en 1862. En este último volumen, su creador comenta con los educadores y alumnos:

Las clases, ya algo adelantadas, en que entran los alumnos despues de haber pasado el Libro segundo de lectura, permiten al autor de la série, en este tercero, estenderse en las materias, y dar mas variedad al estilo: cosas ambas de mucha consideración para conseguir que el alumno conserve vivo el interés, y no caiga en la falta de leer siempre en el mismo tono.» 58

En dicho cuaderno, el maestro matancero suelta aquí y allá sus semillas de patriotismo, y sus postulados acerca de la fuerza de “el saber” obtienen una rápida recepción entre pequeños como ese niño de La Edad de Oro:

  1. El saber es como un arma: el que la emplea para quitarle á otro la vida, es un asesino; pero el que la conserva prudentemente, y solo la saca para proteger al débil o en defensa de la patria, es un héroe.59

Resonancia especial adquieren las palabras arriba citadas en el cierre de “Tres héroes”, incluido en el primer número de La Edad de Oro, de José Martí, lector de los libros de Guiteras:

Esos son héroes; los que pelean para hacer á los pueblos libres, ó los que padecen en pobreza y desgracia por defender una gran verdad. Los que pelean por la ambición, por hacer esclavos a otros pueblos, por tener más mando, por quitarle a otro pueblo sus tierras, no son héroes, sino criminales.60

Véase la oposición “héroe”/“asesino”, enunciada por Guiteras, y la de “héroe”/“criminal”, a la cual alude José Martí, y han de encontrarse puntos de contacto evidentes; lo mismo que la frase “el saber es como un arma”, del primer autor mencionado, y “la fuerza está en saber mucho”,61 perteneciente al segundo, en donde hay visibles analogías.

Los libros de Eusebio Guiteras representan un nuevo estadio en la concepción de este tipo de lecciones para la enseñanza de la infancia y la juventud insulares. Ellos satisfacen una demanda de la escuela cubana, hasta tal punto que, a pesar de ser prohibida su circulación en los colegios públicos y privados del país, llegan a leerse clandestinamente, y proporcionan la lectura placentera del niño, al margen de los imperativos docentes del sistema educacional colonial y de los textos oficiales que introduce la metrópoli,62 para sustituir los del maestro matancero, aspecto comentado por Miguel Garmendía, en la revista El Estudiante, del 1 de marzo de 1906:

Nunca olvidaré (…) la dolorosa impresión que hube de experimentar un día, allá por el año 1871, en que, no sé si por orden del Gobierno o por diligencia oficiosa, nos fueron recogidos en el colegio los libros de Guiteras y se nos dieron en cambio las “Lecciones instructivas” de Iriarte. Lloré desconsolado mi libro tercero, como se llora a un amigo de quien se nos obliga a separarnos para quizá no volver a verlo. A mi corazón de nueve años, ningún maestro había hablado con tanta dulzura, con tanta bondad, en lenguaje tan inteligible y tan tierno. Lloré, pues, a lágrima viva, aquel injusto y odioso despojo y aborrecí durante largos días, devolviendo injusticia por injusticia, la prosa tal vez más castiza y más elegante, pero ¡ay! para mí helada y inexpresiva del afamado literato canario, cuyas lecciones descoloridas me hablaban con despego como si su autor no tuviera nada que ver conmigo. Echaba seguramente de menos a Guiteras, de quien me había forjado la ilusión de que había escrito aquellas páginas sólo para mí y para mis compañeros de estudio. He aquí el arte exquisito, inimitable, del pedagogo matancero. En sus libros es más que autor: maestro, amigo, padre de la inteligencia y del corazón de sus tiernos lectores.61

Se han visto hasta aquí los textos didácticos que integran el conjunto de lecturas posibles del pequeño José Martí dentro del plan de estudios correspondiente a la enseñanza elemental, que tiene lugar, sobre todo, en el colegio San Anacleto, porque “ese adolescente de La Edad de Oro” continúa sus clases, desde marzo de 1865, en la Escuela de Instrucción Primaria Superior Municipal de Varones de La Habana, para la cual es designado, en 1864, el maestro y poeta Rafael María de Mendive.

Este fragmento pertenece al libro ESE NIÑO DE “LA EDAD DE ORO”, escrito entre 1984 y 1989, respectivamente, por José Antonio Gutiérrez Caballero, y que fuera ganador del Premio Especial Ensayo del Centenario de La Edad de Oro 1989, del Ministerio de Cultura de Cuba, además de ser seleccionado, como el Premio La Rosa Blanca 1999, como texto integral de la Sección de Literatura Infantil de la UNEAC y el Comité Internacional de la IBBY, en Cuba.

Notas al pie de página

2Juan Losada: Martí: joven revolucionario, p. 17, Comisión de Estudios Históricos de la UJC, Instituto Cubano del Libro, La Habana, 1969.

3Por las condiciones propias del colegio San Anacleto, con un director como Rafael Sixto Casado, escritor él mismo de textos didácticos de diferentes materias y preocupado por la educación integral de sus discípulos, es que surge la hipótesis del contacto temprano de José Martí con la literatura instrumental nacional y con otros libros infantiles cubanos y foráneos, si se tiene en cuenta además que este es uno de los primeros centros docentes en poseer una biblioteca escogida con más de 859 títulos, según relaciona Mariano Dumás Chacel, en su anuario de pedagogía y estadística de la enseñanza Guía del profesorado cubano para 1868, p. 97, Impr. El Ferrocarril, Matanzas, 1868.

4En su libro Martí en España, Emilio Roig enumera, con pruebas documentales, las faltas que constan en los expedientes de don Mariano Martí y Navarro dentro del ejercicio de sus ocupaciones como celador y capitán juez pedáneo, respectivamente, por las cuales es separado de su cargo el 16 de octubre de 1860, y el 24 de ese mes, el Gobierno Superior de la Isla aprueba su cesantía. V. Emilio Roig de Leuchsenring; Martí en España, pp. 14-16, Cultural, S. A., La Habana, 1938.

5 Emilio Roig: ob cit., p. 9.

6Álbum de los niños. Publicación semanal, editada y dirigida por Manuel Zapatero, t. I, pp. 3.4, entrega 1a., La Habana, 1858.

7Álbum…, t. 3, p. 100, entrega 8a., 1859.

8Ibíd., t. 5, pp. 401-402, entrega 26a.

9Ibíd., t. 5, p. 1, sábado 7 de julio de 1860.

10Ibíd., t. 2, p. 330, entrega 23a., 1859.

11V. Santiago García Spring: La enseñanza popular en Cuba desde el descubrimiento hasta nuestros días, p. 26, Impr. y Papelería La Universal, La Habana, 1926.

12Santiago García Spring: ob. cit., p. 27.

13Emilio Roig de Leuchsenring: ob. cit., p. 27.

14Juan Losada: ob cit., p. 19.

15Ibíd., pp. 19-20.

16En el informe sobre el estado actual de la enseñaza primaria en la Isla de Cuba en 1836, su costo y mejoras de que es susceptible”, leído por Domingo del Monte en la junta ordinaria de la sección de Educación, con fecha 31 de marzo de 1837, el autor exhorta a las juntas, con vistas a que ellas ofrezcan los medios necesarios para la edición de “cuadernitos” de mayor extensión que los periódicos de instrucción propuestos, pero de la misma sistematicidad de éstos (semanales, mensuales o por entregas), “escritos con lisura, amena variedad y estudiada ligereza, que contengan nociones exactas y entretenidas de ciencias naturales, de artes y oficios, de moral, de historia, de economía doméstica, de religión y literatura”, tal y como lo concibe Juan Bautista Sagarra y Blez en su “Librería de los Niños Cubanos”. V. Domingo del Monte: Escritos…, 2 t., t. 2, p. 47, Cultural, S. A., La Habana, 1929.

17Emma Pérez Téllez: Historia de la pedagogía en Cuba; desde los orígenes hasta la Guerra de Independencia, p 221, Cultural S. A., La Habana, 1945.

18Los diez libros aprobados como textos para las escuelas de la Isla son los siguientes: El silabario de los niños (No. 1 de la “Librería de los Niños Cubanos”); Miscelánea infantil (No. 2 de la “Librería de los Niños Cubanos”); El pasatiempo (No. 4 de la “Librería de los Niños Cubanos”); El padre y sus hijos (No. 7 de la “Librería de los Niños Cubanos”); Aguinaldo para las niñas de Santiago de Cuba; Continuación de la Miscelánea infantil; Dioscórides el huérfano o historia de un joven herrero; Salterio de la infancia; Estudio de la religión No. 3: Memorándum del niño católico y Tres cuentecitos o sean las virtudes teologales, todos escritos por Juan Bautista Sagarra y Blez.

19Revista de La Habana. Periódico Quincenal de Ciencias, Literatura, Artes, Modas, Teatros…, editores Rafael María de Mendive y José de Jesús Quintiliano García, t. 4, p 206, Impr. y Encuadernación del Tiempo, La Habana, 1855.

20Ibíd.

21José María de la Torre: El Robinson cubano, obra elemental de educación para los niños y para el pueblo, p. 3, Impr. La Fortuna, La Habana, 1863.

22Ibíd., p. 3-4.

23Cirilo Villaverde: El librito de los cuentos. 3ª ed., p. 7, Impr. de Manuel Soler, La Habana, 1857.

240Ibíd., p. 56.

25Ibíd., p. 93.

26Ibíd., p. 72.

27Ibíd., p. 46-47.

28Ibíd., p. 86.

29Ibíd., p. 72.

30Ibíd.

31Ibíd., p. 73.

32Ibíd., p. 59.

33Ibíd., p. 60.

34En la década del setenta del siglo XIX, los cubanos llaman a los españoles “gorriones”, y estos, a su vez, le dicen a los criollos “bijiritas”. Ello opera a favor del contenido alegórico de la estampa de Cirilo Villaverde.

35Cirilo Villaverde: ob. cit., p. 58.

36Félix Fernández de Veranes, en sus Jeroglíficos, de 1802, incluye una fabulita, cuyo personaje y motivos prefiguran “La fuga de la tórtola”, de Milanés. Por su parte, Manuel de Zequeira, en sus Poesías, de 1829, ofrece el soneto moral “Los pesares de la ausencia”, que trata un asunto amoroso, en donde el ave del poeta matancero, ya es símbolo del sentimiento y la desolación del poeta. (V. El tesoro encontrado  OJO

escrito por el autor de este ensayo.)

37Francisco Javier Balmaseda: Fábulas morales. 3a. ed. corr. y aum. con notas del autor, pp. V-VI, Impr. La Antilla, La Habana, 1863.

38Ibíd., p. VII.

39Ibíd.

40Ibíd., p. VIII.

41Ibíd., p. IX.

42Ibíd., p. XII.

43Ibíd., p. 21.

44El tema de “la ingratitud” lo trata Rafael María de Mendive, en su fábula “El mostachón y la pasionaria”, texto incluido en el tomo 5 de la Revista de La Habana, correspondiente a 1856. Desde el serventesio y los dos pareados del comienzo, el poeta introduce al lector en la acción y el conflicto de los personajes:

Roñoso un “Mostachón” mordió atrevido

El tallo de una tierna “Pasionaria”,

Después de haber lecciones recibido

Bajo su sombra agreste y solitaria.

 

Ella sensible con su ejemplo quiso

Al reptil enseñar cuánto es preciso

De noble orgullo y dignidad al hombre

Para alcanzar sin degradarse un nombre.

……………………………………………………..

  1. Revista de la Habana, t. 5, p. 88.

45Francisco Javier Balmaseda: ob. cit., p. 22.

46Ibíd., p. 75.

47Ibíd., p. XIII.

48Ibíd., p. XII.

49José Martí: “Cuaderno de Apuntes” No. 5, en Obras completas, t. 21, p. 164, Ed. Ciencias Sociales, La Habana, 1975.

50Francisco Javier Balmaseda: ob. cit., p. XV.

51José Martí: Obras completas, t. 5, p. 260, Ed. Ciencias Sociales, La Habana, 1975.

52Eusebio Guiteras: Libro primero de lectura, 12a. ed., p. 75, Librería La Primera de Papel, Matanzas, 1881.

53Ibíd., p. 60.

54Ibíd., p. 94.

55Eusebio Guiteras: Libro segundo de lectura, 9a. ed., p. 102-103, Librería La Primera de Papel, Matanzas, 1882.

56Ibíd., p. 97-98.

57Ibíd., p. 131-132.

58Eusebio Guiteras: Libro tercero de lectura, 15a. ed., p. 3, Papelería La Cruz Verde, La Habana, 1891.

59Ibíd., p. 15.

60José Martí: La Edad de Oro, edición facsimilar, p. 6, Centro de Estudios Martianos, E. Letras Cubanas, La Habana, 1979.

61Ibíd., 1er. núm., p. 32, julio de 1889.

Publicado por este blog homónimo, en 2020, y por la Editorial Gente Nueva, en 1998.

José Antonio Gutiérrez Caballero

Miami, 28 de enero del 2020.

 

 

VEINTICINCO ANIVERSARIO DEL “REMOLCADOR 13 DE MARZO”: ROMANCE POR LAS 41 LUCIERNAGAS EMPINADAS A AGUALUZ, DURANTE LA VIL MASACRE DEL CASTRISMO CUBANO…

Posted in ANIVERDIARIOS with tags , , , , , , , , , on 25 julio 2019 by josancaballero

Por JOSANCABALLERO.

LA HISTORIA Y SU DENUNCIA

Crimen a noventa millas,

no es una historia sencilla,

ni tampoco maravilla

de un poder, que se encasilla,

para no perder la silla

presidencial: Amarilla

nota de los cabecillas

Castros, y su camarilla…

Desde el 1 de julio, todas las banderas deberían estar a media asta, porque ningún adulto, ni pequeño o joven cubano, incluso extranjero o inmigrante, pueden comentar tranquilo esta fecha, del HUNDIMIENTO DEL REMOLCADOR 13 DE MARZO, cuando recuerda la masacre del 13 de julio de 1994, en el Remolcador 13 de Marzo, en donde 41 personas perdieron la vida, vilmente, a manos de servidores del régimen castrista, comandados y enviados por el “tiranosario”, el mismo Coma-andante  Fidel Castro, que con esa canallesca “fechoría”, quiso dar un ”escarmiento” a todos los descontentos, y vaya si lo dio.

Hoy rememoramos la fecha, a veinticinco años de esta masacre, que marcó, junto a la del Río Canímar, lo inhumano de un régimen terrorista, que no valora realmente a la población cubana, y que con dichas acciones ha demostrado de lo que son capaces los castristas, ante un pueblo indefenso, condenado a permanecer inerme, ante sus andanadas y atropellos, como igualmente ocurre, en el caso de los recientes encarcelamientos y detenciones a miembros de la oposición, dentro de la isla, inmersa en un panorama de franca represión y depresión, en un país que no soporta más humillación, ni menosprecio de su movimiento opositor, diezmado de esta manera, para que los hermanos Castro logren nuevamente un desahogo de la crisis política, que ellos mismos han generado, y de la que no saldrán, hasta que actúen, con transparencia, y reconozcan su doble moral e insana confabulación, junto a los cómplices de su dictadura feroz.

LOS MUERTOS INOCENTES
Sigue leyendo

EL MAGIC CITY CASINO DE MIAMI FUE BLANCO DEL DESCONTENTO GENERALIZADO DE SU CLIENTELA Y LOS MIEMBROS DEL PLAYERS CLUB, DURANTE LAS RECIENTES FESTIVIDADES POR EL 4 DE JULIO…

Posted in ABANDER-ARTE, ANIVERDIARIOS with tags , , , , , , , , , , , , , on 16 julio 2019 by josancaballero

Por JOSAN CABALLERO.

El pasado jueves 4 de julio del 2019, la comunidad de asistentes al Magic City Casino experimentó un descontento generalizado, cuando nos percatamos que no hubo un determinado cambio o variedad en la selección de las atracciones específicas por el día que conmemora la mayor festividad de Estados Unidos de Norteamérica.

Esperábamos mucho más de dicha institución, a la que acudimos, cada día, no sólo, para participar en sus actividades, sino también a contribuir en las ganancias de este centro recreacional y lúdico del Sur de La Florida, sobre todo, los miembros de su emblemático “Players Club”, quienes nos encontramos con la misma, y nada atractiva, “RULETA DEL COLOR”, pero además, ni siquiera sus organizadores se molestaron en “agregar” o “adecuar” mejores ofertas monetarias a sus “rondas descoloridas”, sino que, para colmo, impusieron una de tan sólo “diez dólares”, para quienes ganaron durante las seis de la tarde, amen de las restantes de “20 dólares”, lo que provocó un total “abucheo” del público, que asistió ese día a celebrar semejante fecha, dentro de las instalaciones de este prestigioso y conocido casino de Miami.

Creemos que ya va siendo hora de que este casino reconsidere sus ofertas para un público asiduo a sus instalaciones, máxime si vemos que, en otros sitios, por el estilo, coordinaron específicamente entregar 25 dólares en jugadas gratis, para quienes asistieran ese día a sus casinos, tomando en cuenta, que el atractivo de una instalación de esta índole son las promociones determinadas por estas fechas festivas, lo cual facilita la visita y el disfrute de mayor cantidad de asistentes a sus salas de juegos y atracciones.

Si hacemos un análisis pormenorizado, entre ganancias, inversiones, promociones y pérdidas de los casinos más prominentes del Sur de la Florida, durante el 2018, según las estadísticas, proporcionadas por el “Center For Gaming Research of University Libraries” (Ver: http://gaming.unlv.edu), de la Universidad de Nevada, en Las Vegas, durante el pasado abril del 2019, nos percataremos, que el Magic City Casino (ahí consta, como “Flagler, 2018”) encabeza, entre los tres primeros, la abultada lista de instituciones exitosas de ese tipo, con los siguientes detalles, los cuales mostraremos en una foto, por mensualidades, mientras que nosotros sólo analizaremos de manera global, para hacerlo más rápido y concienzudo, a manera de llegar a la conclusión que deseamos expresar:

Flagler, 2018

Units     Credits In            Promo          Net Revenue               

809    1,438,644,535        6,136,407          94,926,761

 Y/Y         WSD       Hold %    Promo%        MS   

13.28%   1304.03    6.60%        6.46%        16.68%

Y si lo comparamos, con el inmediatamente inferior, en cuanto a ganancias y promociones, veremos que la inversión es más o menos la misma, pero, en cambio, las promociones son casi cuatro veces más altas, con resultados potencialmente iguales. Hablamos del Calder Casino, que tuvo estos resultados numéricos el año pasado:

Calder, 2018

Units     Credits In            Promo       Net Revenue                 

1,126   1,370,448,321      28,947,675      92,140,336

Y/Y           WSD      Hold %     Promo%        MS  

12.68%     909.35     6.72%         31.42%       16.19%

Con sólo mostrar este ejemplo, nos daremos cuenta de las ganancias prioritarias, en cada caso, y de cómo la ciudad de Miami, y el Sur de La Florida, en general, forman parte de una maquinaria lúdica, que actúa, cual una centrífuga, devoradora de los salarios y el dinero percápita de cuasi más de un 50 % de su población, lo cual es algo que debe estudiarse a fondo, por parte de universidades y organismos de salud mental, recreacional, y del estado, en particular, para generar otras vías de acceso y esparcimiento, que puedan garantizar el bienestar de nuestra comunidad, más allá de lo que las salas de juegos y/o casinos brindan, como solución u opción recreativa, en lo esencial.

Adjuntamos la relación de cada sala en particular, para aquellos que deseen escudriñar y estudiar cada uno de los logros económicos e inversiones de este tipo de instituciones en el Sur de la Florida, imagínense, dentro del país, en general.

Ese día 4 de julio, yo era uno más de los que me encontraba, divirtiéndome y tratando de ganar, a partir de aquellas atracciones, ofrecidas en el Magic City Casino, y también protesté, como era de esperar, haciendo uso de la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos de Norteamérica, incluso, en un día tan crucial y emblemático.

Hice y hago uso de mi libertad de expresión, para criticar, condenar y censurar el hecho de sentirme burlado y manipulado, como muchos de los que allí nos encontrábamos, también miembros del Players Club, que invertimos parte de nuestras breves economías, para obtener mayores ganancias, y que vemos cómo, diariamente, “no se le ve el queso a la tostada”, en este casino de marras, lo que ha provocado, que muchos miembros y clientela fija se hayan marchado del lugar, en la búsqueda de mejores ofertas o de sitios, con mayores atracciones, en particular.

Es un descontento generalizado, como el que manifestamos muchos de los miembros del Players Club, 231 en especial, portadores y ganadores de la “tarjeta morada”, una de las más apreciadas en el Magic City Casino, con una carta que enviamos a los directivos y dueños de la instalación recreativa, ya va a ser un año, el 27 de julio del 2018, y aunque conversamos, en distintas oportunidades, con determinadas personas del staff laboral, y se nos dijo que esto sería escuchado, pues no ocurrió, por lo que los mismos miembros, que redactaron y firmaron esta carta, me solicitaron que hiciera pública la misma, para ver si de ese modo nuestra petición era contestada, ya que pensamos que se ha convertido en una falta de respeto a quienes gastan, en verdad, sus salarios, y hasta fortunas, aportando para el desarrollo de este centro recreacional, y en un año corrido, ni siquiera se ha valorado, ni resuelto, la opinión de una suma considerable de miembros del Players Club, que es hora que se tomen en cuenta, dada la gran cantidad de tarjetas moradas y azules, que ya existen y coexisten, sin una solución racional y cardinal, en este caso preciso.

Hago entrega suscinta del contenido de la carta, pero no de las firmas adjuntadas a la misma, pero si fuere necesario o solicitado, con mucho gusto podríamos entregarlas, igualmente, y en particular:

CARTA DE RECOMENDACION Y/O ENMIENDA PERTINENTE

Miami, 27 de julio del 2018.

A: Directiva del MAGIC CITY CASINO

A quien pueda interesar:

Por la presente, nosotros, miembros del Player Club del Magic City Casino, que poseemos las tarjetas Wizards o Moradas, luego de valorar la situación cambiante, en relación con la actividad interactiva del Bingo,  de acuerdo con el nivel y color, solicitamos que se estudie nuevamente la misma, pues si se tomó la determinación de que solamente las tarjetas amarillas o Illusionist tuvieran dicha atracción los martes, entonces se debe pensar, igualmente, en un día para las moradas o Wizards, que sería los miércoles, y que no se vea como discriminatorio, con respecto a nuestra tarjeta, de tal manera que se pueda equilibrar más dicha atracción para todos los miembros del Players Club. Por tanto, los martes serían privativos de las tarjetas amarillas, los miércoles de las moradas, y los jueves de las azules u Oracles, para que exista mayor oportunidades de ganancia para cada color o nivel de tarjeta.

Esto debería ser equitativo, incluso, de acuerdo, con los indicios de jugadas diarias de cada miembro y color, evitando situaciones de doble moral o discriminación, independientemente de que este sea un casino privado y se reserve sus criterios de aceptación o acceso al lugar, ya que estamos hablando de miembros activos de un Club de Jugadores. La política y dinamismo de un sitio se da por el nivel de diversidad y estímulo, con que se crea y recrea a cada uno de sus miembros, importando su satisfacción y participación en los mismos, de acuerdo con lo que aportan a este negocio, que en definitiva es lo que importa.

El concepto no es que hagan miles de atracciones para cada nivel o color, sino que estas cumplan su objetivo y diversidad. Cada bingo, de cada día, puede estudiarse, que sea de diferente valor, en cada caso, y con ello se estaría estimulando el juego y la participaciٌón de cada tarjeta o miembro en su respectivo día de juego.

Si se hace un estudio concienzudo de nuestra actividad se verá que las tarjetas moradas son las que más están jugando diariamente en el Casino, incluso es satisfactorio que se estudiara la posibilidad de abrir un regalo propio por el cumpleaños de los poseedores de estas tarjetas, a $50 cash, ya que los que tienen las azules u Oracles reciben $100, por este renglón, y así se diferenciaría del de la ruleta, para cumpleañeros, que sólo se ganan $20 en jugadas gratis, además de otras misceláneas.

Igualmente, debe contemplarse la posibilidad de entregar un estímulo monetario en jugadas gratis, para las tarjetas moradas, como se hace a fin de año con las azules, de acuerdo con la actividad desarrollada por el tarjetahabiente durante el año, como se viene haciendo a los Orackle, ya que de este modo se distingue y diferencia la magnitude de nuestra actividad, tomando en cuenta que somos una de las tarjetas que más juegan y aportan a la economía y el auge de este casino.

Y para que así se considere, firman la presente:

Nombre y Apellidos                                                                                                    No. Tarjeta Players Clubs…

Nos ha parecido importante exponer todas estas opinions diversas, con el objetivo de que puedan escucharse y enmendarse muchas actitudes, incluso, de algunos empleados del propio Magic City Casino, quienes se atribuyen el poder que no tienen, e intentan intimidar o manipular, con su criterio personal, y no colectivo, la opinión de profesionales, que somos comunicadores sociales, y que tenemos, no sólo una trayectoria, sino un prestigio como periodistas y blogueros de esta comunidad.

Creo que, el 4 de julio del 2019, ha quedado sellado entre los miembros del Players Club del Magic City Casino, como el momento crucial, para fomentar y promover una transición positiva y entusiasta, entre todos, dueños, directivos, promotores y clientela en general, para hacer del Magic City Casino, un verdadero sitio de recreación, juego y bienestar.

Ruleta del Color, sustituída, para causar dolor y horror, al mismo tiempo, que nos lleva a hacerle “canto de alabanza y menosprecios”, para ver, si de ese modo se conduelen con nosotros y nos quitan ese mal, que ha venido a remover nuestras suertes y desconfianzas…

LA RULETA DEL CO-HORROR!

Con el tiempo y otros vinos,

en Magic City Casino,

la “Ruleta del Color”

se convierte en un horror.

 

Un horror, que ya mantienen

por más de un año: Conviene,

que la sustituyan por

otro juego, por favor…

 

Por favor, ya no más juego,

con los clientes, que luego

van a perder, con dolor,

pues, se irán sin más rencor.

Si su suerte no convino,

el Magic City Casino,

pierde a diario más clientes

descontentos, pues la gente

 

se niega a perder la racha

de la suerte, en su guaracha

de perdedores furtivos,

pues no quieren, que los vivos

 

vivan del bobo, en su rueda

de casino, mientras puedan

ellos mismos desprenderse

de la Ruleta, y perderse

de un Casino, que no da,

ni dice dónde es que va

su “Ruleta del Color”,

que, en verdad, es un horror,

 

robo de marca mayor,

que nos causa gran dolor,

pues Magic City Casino

toma las uvas y el vino

 

de los clientes, que vienen

a jugar, con lo que tienen;

y los que no, en desatino,

se devuelven, sin más trinos,

pues Magic City Casino

es centrífuga, que vino

a triturar nuestra suerte,

y entregarnos a la muerte,

 

si todos somos ludópatas,

metidos, hasta las “patas”,

en un negocio de ratas,

que por dinero nos mata.

 

 

Eso es lo que produce

la Ruleta, con sus luces:

Ira, rabia, sin sorpresa,

pues siempre salen, con ésa:

Empezaron con cincuenta,

pero nada de eso cuenta,

pues reparten sólo diez,

veinte o treinta, qué sandez,

 

para un casino, que gana

millones, con qué jarana,

se burlan dando migajas:

Ni alcanza, para mortaja.

 

 

Cómo se van a creer,

que nos dan un suculento

manjar; que no, puro cuento,

que se tiene que saber.

Ni Scott, ni Ross, ni la Susy;

ni Karina sin jacuzzi,

pagan, por darnos sus diez

mandamientos en inglés.

 

 

Si la suerte no nos toca,

la ganancia es mala y poca,

por eso, que la Ruleta

nos tiene de volteretas,

Y el Magic City Casino

resulta un mal, que declino,

pues “Ruleta del Color”,

es negocio del horror,

 

que nos tiene en sinsabor,

y con tremendo dolor

de cabeza: Ya nos vamos,

pues no nos recuperamos…

 

 

Seis colores de Ruleta,

que ponen en morisqueta

a cualquiera, que se meta

a querer pasar raqueta,

con el dinero que dan,

que sólo para croquetas

sirve, sui es una vendetta,

tramada por un rufián.

 

Cualquier color que nos salga

irán con la suya, y valga,

que la Ruleta no cuenta,

ni nos da para la renta,

 

pues colores son pretexto,

como cualquier atracción,

para ganar tu porción

de dólares, en contexto.

Eso es una zancadilla,

para atraparte en la silla,

y que piense maravillas,

hasta perder tus rodillas,

 

invertidas en el cuento

de un Casi-no, que es invento,

para perder tus centavos,

y convertirte en esclavo

 

 

de un sitio, que te mantiene,

a expensas de lo que tienes,

sin salvarte de las enes,

por las penas que sostienes.

Sabes lo que te conviene,

y por, si acaso, tú vienes,

con dólares, que no tienes,

que las máquinas retienen.

La Ruleta del Color

es un ejemplo menor

de todo lo que consume

tu interior: Es un resumen

de la vida, con su horror,

que nos causa gran dolor,

hasta que alguien nos exhume!

Con el tiempo y otros vinos,

el Magic City Casino,

vio su “Rueda del Color”

convertida en gran horror.

 

Horror, que hoy nos mantienen

por más de un año: Conviene,

que la sustituyan por

otro juego, por favor:

Otro juego, por favor…!

José Antonio Gutiérrez Caballero.

Miami, 4 de julio del 2019.

ELEGIA A LOS ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMERICA, POR EL CUATRO DE JULIO…

Posted in ABANDER-ARTE, ANIVERDIARIOS with tags , , , , on 3 julio 2019 by josancaballero

Image result for 4 de julio

Por JOSAN CABALLERO.
Image result for 4 de julio
CON LOS FUEGOS DEL CUATRO DE JULIO:
4-de-JulioN
ACRÓSTICO PARA UN PAÍS QUE SUEÑA
Wave_Your_Flag_Cake
Feliz es la Nación, que en actos prepondera,
Unida por recuerdos, más allá de los nombres,
Emergiendo la historia, vivida por los hombres,
Gestores de epopeyas, que armaron su bandera,
Ondeando rehiletes de luces dondequiera,
Subidos a las bridas de una patria guerrera,
4d128730-20p
Donde el alma de todos voló, como si ardiera,
Ensillada al galope de un país, que naciera,
Luciendo sus Estados, cual bandada de estrellas,
President Obama and First Lady Michelle welcome military families to White House for Independence Day
Cruzando el infinito azul, que las uniera
Un cuatro de estos julios, como si decidieran
Aferrarse a las barras, con sus trece centellas
Titilando felices, tras blancos que destellan
Rojos de gran valor, para encontrar firmeza,
Oteando, entre las nubes, el honor, la pureza,
Image result for 4 de julio
Donados por sus hombres, en mundiales contiendas,
Encima de otros tantos, que izaron sus moliendas,
10370_542957582408917_1118034262_n
Junto al cielo ganado, por todas las banderas.
Único es tu suelo, para hermanar fronteras:
Luz regando naciones, que al porvenir empeña
Iris de estados libres, donde su gente enseña
Otra vida mejor, para un país que sueña.
993611_10151487724186440_641755717_n
José Antonio Gutiérrez Caballero
14231596-la-bandera-americana-con-creativa-estrellas-que-lo-rodean
JOSÁN CABALLERO
fiesta_3_1
Miami, 03 de julio del 2010-
imagesCAETX0EX
04 de Julio del 2019
diasfestivos_old_48

EL CINCUENTENARIO DE MI PRIMER POEMA EROTICO EN DECIMAS, “PRENDER PICUALAS A TU CUERPO” (1969-2019), CREADO POR UN NIÑO DE PRECOCIDAD PROCAZ…

Posted in ANIVERDIARIOS, AVATARSERES with tags , , , , , , , , on 12 junio 2019 by josancaballero

Por JOSAN CABALLERO.

(En homenaje al Día de Elegguá, que coincide con el Día de San Antonio de Padua, sincretizado este 13 de junio)

A JORDI VICLA (SOPHOS Y/O ICARIUS), en Lloret de Mar, o cualquier parte…

En Torno a la Primera Versión de “PRENDER PICUALAS A TU CUERPO”, de José Antonio Gutiérrez Caballero, suite de décimas, creada en 1969…

Entrado mis diez años, desde mi natal Ciudad de La Habana, Cuba, en 1969, continuaba siendo declamador de grandes poemas, y autores excelsos, así como cantor repentista, en el Palacio de Pioneros, del Laguito, en Cubanacán, que comenzó a los seis años y medio, cuando mi padre y mi madre descubrieron esa manera integrada de confluir mi memoria, con la canción y la poesía, pero, sin embargo, mi astuto papá Ñico, fue quien se encargó de sacarle partido, para su beneficio laboral, desarrollo social y particular, dentro del ambiente pioneril, en el cual, él se debatía como dirigente nacional. Claro que eso no viene al caso ahora, para esta historia en general, por lo que significa sólo una incidental, a la quer no me referiré más.

De ahí que mi incursión en la estrofa “Espinela”, mejor conocida entre nosotros, como “Décima”, era algo así, como coser y cantar, o inventar y recitar, corridamente, cual un creador experimentado, metiendo las narices donde me llamaban o no, pero, por lo menos, participando, con mi atrevida fluidez, y mi arriesgada apropiación de las fórmulas estróficas hispánicas, ya con demasiada precocidad procaz, sobre todo. Por esa época, surgió mi suite de “Ríos Interiores”, que significaba algo más que el curso de un hombre recién llegado, que luego llegó a convertirse en “Vidas como Ríos”, a partir de una lectura revisada de las “Coplas de Jorge Manrique a su Padre”; o también “POETA DE (E)VOCACION”, otra suite de décimas a la comunión o espiritualización del paisaje exterior, con la vida interior, que ya despuntaban en mí, por 1971, y que hicieron surgir, igualmente, mi conjunto “ACUARELA: Décimas del Paisaje”, escritas, entre 1974-1975, pero publicadas, durante 1980, una Expo de Poesía Mural, con 5 artistas plásticos cubanos, que crearon pinturas muy hermosas y alegóricas a cada poema decimado, para este proyecto personal, cuando fungía, como director del departamento de Literatura, de la Dirección de Cultura, en el Municipio Plaza de la Revolución.

Y de ese mismo modo, surgieron mis décimas eróticas con la Picuala de objeto emotivo, altamente semantizado, que era, es y será una flor, con la que me comunico amorosamente, a través de todos mis sentidos, connotativamente, sobre todo la vista, el tacto y el olfato. Esa suerte de ramillete oloroso, con flores, casi estrellas, rojas, rosadas y blancas, que usaban las novias y los enamorados, para hacerse collares y desposarse ingenuamente, sin llegar a esos estadios tan serios de la edad.

En esos tiempos, yo era verdaderamente ya, casi un cuerpo a degüello, tratando de conquistar el amor, que apenas comenzaba a florecer, sin muchos olores, ni semillas, pero sí con gran fluidez y fruición…He aquí la primera versión de unas estrofas, desde entonces, memorables, en medio de mis traducciones procaces, de lo que ya eran el sexo y el amor, para un adolescente muy precoz…

PRENDER PICUALAS A TU CUERPO

Hoy, prendido de mi cuello,

todo tu cuerpo ha volado:

No sé si estando, has estado

con mi piel, casi a degüello.

Cuerpo posado en mi cuello,

el tuyo, vuelve a volar:

Ay, volar es regalar

al aire todas las alas.

Volar es prender picualas

a tu cuerpo, y descansar.

Tu cuerpo en mi piel retoza:

Tu piel retoza en mi piel:

Tu cuerpo es panal de miel,

donde mi cuerpo reposa:

Abeja tú, o mariposa,

me libas tan sin querer,

que mi aire intenta coger

tu olor para andar en vuelo,

y su intento rueda al suelo,

y te remontas, mujer.

 

Ay volar es regalar

al aire todas las alas:

Volar es prender picualas

a tu cuerpo, y descansar.

Quiebra contigo el escape

o el espanto de volar:

Contigo vale empezar,

aunque la lluvia me empape.

Aire que a ti no te atrape

no es ala besando un nido:

Ala que en ti no ha prendido

todo el cuerpo y ha volado,

es un aire que no ha estado,

contigo un aire no ha sido.

 

Ay volar es regalar

al aire todas las alas:

Volar es prender picualas

a tu cuerpo, y descansar.

La Habana, Cuba, octubre de 1969.

Publicada en mi primer poemario para adultos…

ROMPECABEZAS (1974-1993)

El creador escribe, a veces, con cierta inspiración e ingenuidad emotiva, dejándose se llevar, por un yo lírico y una musa inventada, que lo conduce y sobrelleva por caminos y naturalezas insospechadas de creación. Nacen así los poemas más silvestres o descargas, que pueden derivar en una gran inspiración.

Pero el poeta es el de la goma de borrar, el que es seducido al principio, mientras luego llega el oficio del editor, que quita y suplanta lo necesario, para convertirlo en una obra mayor, ya que según mi concepción, la poesía es lo que no está, lo que el poeta llega a sugerir, y que el lector capta, con mágica sensibilidad y comunión con el creador.

Sin embargo, cuando se escribe verso rimado, y más, un texto, en fórmula estrófica tradicional, el asunto es más complicado, pues debes facturar una obra, que ya tiene sus propios cánones y forceps, para empujar el poema, en su propio trayecto intelectivo y sensible, sin que se note dicha operación. Como diría el célebre Antonio Machado, en este caso para el soneto, pero que puede aplicarse a la variación de cualquier estrofa hispánica: “El soneto es una cárcel, donde el poeta debe sentirse libre”

Como ya sentía yo, por 1979, que había pasado de ser un “poeta en sí”, a convertirme en un “poeta para sí”, con sentido preciso de causa y efecto, además de una concepción más seria del objeto poético en cuestión, pues me encaminé a revisar métrica, imágenes, metáforas, sentido del ritmo y avance de la acción y reacción del texto, en sí mismo, por lo que surgió entonces la segunda version, que, en realidad, no fue muy diferente de la primera, pero mutó en algunos aspectos del contenido y el título original, con idéntica musicalidad y tropología…

CUERPOS A DEGÜELLO ENTRE PICUALAS

Hoy, prendido de mi cuello,

todo tu cuerpo ha volado:

No sé si estando –has estado,

con mi piel: casi a degüello:

Cuerpo, que rompe los sellos,

al tuyo intenta volar:

Ay: volar es regalar

al aire todas las alas.

Volar es prender picualas

a tu cuerpo –y descansar.

Tu cuerpo mi piel retoza:

Tu piel reposa en mi piel:

Tu cuerpo es panal de miel,

donde mi cuerpo reposa:

Abeja tú –mariposa–,

me libas tan sin querer,

que mi aire intenta coger

tu flor para andar en vuelo,

y su intento rueda al suelo,

si remontas mi placer.

 

Ay: volar es regalar

al aire todas las alas:

Volar es prender picualas

a tu cuerpo –y descansar.

Picuala, que nos atrape

el espanto de volar:

Contigo vale empezar,

aunque la lluvia me empape.

Lluvia del cuerpo que escape,

fertilizando tu nido:

Agua que, en flor, ha prendido

ambos cuerpos, y ha volado,

es tu alma, que ha quedado

conmigo: Flor y ala idos.

 

Ay: volar es regalar

al aire todas las alas:

Volar es prender picualas

a tu cuerpo –y descansar.

Cuba, abril de 1979.

Otro Romance a las Picualas…

En ese mismo año, surgió otro poema para jóvenes, que intentaba explicar mi acercamiento y enamoramiento con la planta de Picuala, o “Triyolí”, como la conocen en la Isla de Margarita, según me dijo el poeta José Lira Sosa, en marzo de 1993, cuando estuvimos de gira artística por Venezuela, con mi Grupo Teatrova de Cuba, ya que, en el portal de su casa, había una enredadera inmensa de esta maravillosa planta, que, en verdad, adoro y venero, como si se tratara de una mascota natural, hasta el punto de recolectar sus semillas, recortar ramilletes, para perfumar mi cuarto; o hasta regalar a mi pareja, con profunda convicción del amor que le profesaba, en cualquier especial momento de mi rica, ruidosa y feliz vida espiritual, pues, de eso sí me vanaglorio, por lo que he llegado a escribir un libro de autoayuda, sobre MI LIBERTAD DE SER FELIZ.

Para ella, creé mi “ROMANCE A LA PICUALA”, que formó parte de mi poemario EL PESCADOR DE LA LUNA (1979/1989/1998), aunque eso es un motivo de otra intervención, de modo que sólo agregaré el romance, para que lo conozcan y reconozcan…

ROMANCE A LA PICUALA

Ramillete de mi casa,

empeñado en remontar

el murito y la baranda,

me parece, que quisieras

dejar chiquita mi casa,

y subir mucho, y tan alto,

tan alto como alcanzaras:

Por eso, no dudaría,

en pensar, que de tus ramas

han nacido las estrellas,

y de ellas, las manzanas.

 

Pero al mirar, que, de veras,

te empinas, como si nada,

y te vas haciendo grande,

y remontas la baranda,

sin tener que agradecerme

la vida que te ganaras,

sin acaso decidir,

si eres el pico de un ala,

si eres más que eso, tal vez,

una estrella de manzana;

debo saludar de nuevo

la manera, en que te lanzas

a adueñarte del espacio,

con tus flores empinadas.

Ramillete de mi casa,

que, mientras crecer, me juegas

la mejor de tus trastadas,

sube al sol, si lo deseas,

pero deja, en mi ventana,

el olor de tu flor dulce.

El rumor de mi picuala:

Ese enorme ramillete,

que nada me lo abarata,

que un día es pico de estrella,

y otro es ala de manzana.

 

Ramillete de mi casa,

sembradío de picualas…

Marzo 1978-Marzo 1979.

La Travesía Emotiva y Erotiquísima de una Tercera Versión…

La poesía y el acto creativo atraviesan, por innumerables encrucijadas líricas, de modo que es realmente un hallazgo darse cuenta o descifrar lo que la vida nos ha dado, con respecto a la naturaleza de nuestra creación, y, por ello, agradezco infinitamente el hecho de no haberme desprendido de este poema maravilloso, que incluyera, en mi libro ROMPECABEZAS, poemario creado en 1974-1977, que fue aceptado, durante el proceso editorial 1978-1979, para la colección “Poesía”, de la Editorial Letras Cubanas; cuya edición, montaje y diseño se alargó hasta 1985; terminándose de revisar, sus galeras, en 1989; e imprimiéndose, definitivamente, durante 1993.

Valga que el poemario, histórico-genéticamente hablando, contiene el poema “Copywrite”, que explica o vaticina, desde mucho antes, la posible demora del contenido o sus problemas de circulación. No en balde, junto a un libro de la prima ballerina Alicia Alonso, constituye uno de los ejemplares, que más tiempo estuvo en proceso de edición, y que demuestra los verdaderos problemas editoriales del Instituto Cubano del Libro, por esos tiempos, e incluso, debería decir, que no por casualidad mi poemario demoró 17 años en salir, desde que entró en proceso, hasta su publicación.

Valga incluso que llegué a declamarlo muchas veces, durante varios años, junto a ramilletes de picuala y semillas que plantaba, en las distintas casas que habité, pero que no llegué a vivir mucho tiempo, después de que nacieran los primeros retoños de picuala, por lo que siempre debí recortar ramos de flores, para llevar a mi jardín personal e interior, ya que siempre ha sido inversamente opuesto, el hecho de tener dicha planta junto a mí, que no coincide nunca con la aceptación o duración del verdadero amor, hasta que he llegado a pensar que estas sublimes flores no desean vivir o cohabitar conmigo el mismo espacio. Increíble, mientras más las amo, más lejos deberé estar de ellas, para que no se resquebraje el amor o la relación más duradera.

He aquí y ahora (hic et nunc), la verdadera y definitiva versión de mi poema a las picualas del amor, que son cual una enredadera, que brota desde mi corazón, y florece, junto al sentimiento de búsqueda, por un alma gemela, que desperterá mi vida y mi sensación de libertad, así como mi sentido de la belleza en comunión…

Ahí les van las picualas ensartadas de Josan. Las novias y los novios sensibles o románticos jugaban a enamorarse y unirse de ese modo, con collares de picualas, ensartadas con los tallos, por el centro de cada flor, como un ritual, y una manera procaz de enlazarse y sentirse juntos, mientras disfrutaban de un amor platónico, que los excitaba y cortejaba a la vez.

Desde niño, hice mías estas Picualas, que no cesaban de embellecer y perfumar nuestros jardines, con la única majestad de su sencillez y su olor colosal. Ahora están incorporadas y permanecerán semantizadas, en la literatura cubana, por mis décimas y romances a las Picualas, el símbolo genuino de los enamorados más ingenuos, precoces o procaces, pero limpios y puros, plenos, en su enamorada pubertad de hacer crecer e independizarse, por su amor en libertad…

Este es el ritual de enamorados, para mí, más inocente y conmovedor de los adolescentes, casi niños o niñas de mi edad, pues se cortejaban, perfumada y florecidamente, algo parecido al de las flores del framboyán, que alguna vez les contaré igualmente. Es una forma de enamorar y vivirse con felicidad, por los cuellos y las manos, que se entregaban a la complicidad, sin apenas conocer lo que era hacer el amor o domesticar las pieles, en plena pubertad.

La lluvia tuvo mucho que ver, con ese erotismo preadolescente, que se mezclaba, con el perfume y las flores mojadas de Picualas, junto a mis apellidadas primas Leal Caballero, que eran unos cuantos años mayores que yo, aunque me visitaban, muy a menudo, otras de vez en cuando, mientras llovía, y se quedaban en mi cuarto, para luego animarme a salirnos desnudos al jardín, para jugar entre los arbustos, cual si fuéramos Adán, con dos Evas (o JEbas), y correr bajo la lluvia, mientras nuestros padres trabajaban. Con ellas, ensarté muchos collares de picualas, creyendo yo, que me encontraba en la cima de ese mundo, en donde lo inician a uno, hasta hacerse hombre, perdiendo entonces, uno a uno, mis masculinos pétalos del prepucio, desde el recién crecido y sobreusado tallo de nuestra natural virginidad…

Pétalos y pieles estrenándose y entrenando, entre gotas de lluvia, sudores y besos sin cesar. Caricias, que no acababan nunca, dentro de una rueda habitual del sexo y la fortuna de ser vírgenes a punto de estallar; ingenuos aprendices del amor más cómplice y astral, entre cuerpos sonoros y tempranos desbordándose, entregándose al placer más infinito, con pétalos de pieles perfumadas y relámpagos de sangre y pubertad, que estaban ya a punto de mudar…

El puro blanco se mezclaba, con los hilitos rojos de la sangre, que brotaba de ambos cuerpos, y se mezclaba con la lluvia, en un nervioso movimiento y jadeo, que corría a ganar la tierra, confundida, entre las hojas verdes del placer, que también tamizaba los cuerpos relampagueantes y mojados, por la lluvia y el sudor, junto al blanco viscoso, dentro de las pieles, revolcadas en la tierra húmeda, ya sedienta de absorber todo lo que entregábamos nosotros, al rito de envolvernos y colmarnos, con el sabor ruidoso de volver a nacer, desnudos, como el amanecer, desde la yerba y las flores encima, cual estrellas con olor a manzana, que se negaban a ascender, pues querían quedarse junto a nuestros cuerpos, diezmados por el placer, hasta apropiarnos aquella humedad bravía del nosotros mismos, que ya empezaba a ser para todos, cual un juego de los cuerpos excitados, entre flores y colores con sabor, bajo la sangre de la lluvia, una y otra vez, sobre una sábana, que era la propia alfombra de nuestros cuerpos, regados por el suelo, y acabados de descomponer entre caricias y salpicaduras de una libertad tan grande, como el mismísimo placer…

No sé, si eso me hizo poeta, más que hombre, con su ganada viceversa. No sé, si el amor fue primero y el sexo fue despué. Sólo sé que fuimos y estuvimos, con y por la lluvia, entre picualas, que conservaban su olor y el nuestro, por enésima vez. Todos sin escampar, una y otra vez. Por eso, con ellas, soy un relámpago a degüello, degollado por ninfas familiares, que despiertan mis picualas, cual estrellas de semen, que se metamorfosean junto a mí, renaciendo una y otra vez…

Luego, mi descanso incansable, entre pétalos blancos, mezclados por la sangre de las pieles en viceversa, pues yo tenía mis bríos, pero jamás como ellas dos, y nunca igual a las picualas, que volaban sobre mí, aunque yo comenzaba a ser un instrumento del placer más desbordado, tan leal y caballero, para no pertenecer a ninguna de las dos, pero siendo el objeto de ambas, para satisfacer el olor, color y sabor de aquellos dos cuerpos, con los que jamás volvería a ser el mismo, ninguna otra vez…

Un niño de diez años, procaz y precoz, con las ganas y la carga infinita de la primera vez. Bautizado y bendecido por la lluvia y doscuerpos sublimes de mujer, encima del morbo que nacía, y la lluvia a borbotones, que amenazaba con correr. Todos amanecidos y encontrados, entre pétalos de picualas y gotas de lluvia, comiendo y bebiéndose la vida, como el amor de la primera vez…

Una primera vez, que jamás nos sucederá igual, y que recordamos para siempre, pues nos hizo temblar más que nunca y desbordarnos, sin temor al después, porque qué hay más puro y pecaminoso, que el placer de encontrar el sexo, en el primer amor, que nos inicia al todo, como la flor de picuala, que estrena sus alas, como pétalos, que van del blanco, hasta el rosado y rojo, en un juego de rotas pubertades, que nacen y se deshacen, para crecer, queriéndose perpetuar, enlazadas  o ensartadas, para siempre, con el enigma y la felicidad de la primera vez…

Eso somos los seres humanos, y yo mismo, pura poesía y metáfora en ebullición, gestando la grandeza y la belleza de la vida natural, como si estuviéramos haciendo el amor, con nosotros mismos, cual Narciso en su espejo natural, combinados y fusionados, desde el placer más infinito del hoy, con el ayer, que nos lleva a decir siempre: “Carpe Diem…Carpe Diem”, como el nombre de mi programa radial, en Radio Ciudad Habana, en donde rezaba la máxima siguiente, inventada por mí entonces: “Aprovecha la noche, como el día…Vive el hoy, que es siempre, sin tener que quedarte o pensar en el ayer”… O como bien dijera el gran sevillano y español Antonio Machado: “Hoy, es siempre todavía”…

La pureza de cambiar pétalos blancos, por rojos, plenos de gozo y vida, como si nada hubiera pasado; y ha sucedido casi todo, pues los cuerpos germinaron muchas veces, con la lluvia, y jamás escampamos, compartiendo la piel del placer al unísono, demostrando que podimos ser y continuar, más allá del amanecer, desbordándonos y tejiendo un amor incalculable, juntos, cual dos flores de picuala, que se ensartan por el centro, para ser el centro del gozo y de su felicidad más aireada y recóndita, entre alas, que comienzan, poco a poco, a nacer…

Es verdaderamente el frenesí de las almas, que resbalan juntas, dentro de un cúmulo de sensaciones descubiertas, y por descubrir, expresándose y desdoblóndose, en cuerpo, mente y alma, hasta florecer, otra y cada vez, que se busquen y se encuentren, por el mero placer de crecer y multiplicarse; de volcarse y vivir, cada uno dentro del otro, y por el otro, como potros, que vuelan, entre los pétalos de una lluvia-aguacero, que no escampa, que cae y se entrega para contenerlos, como la primera vez; para verlos, sencilla y morbosamente, amanecer…

Hasta profundamente florecer o frutecer. Es la magia de prenderse picualas al corazón, para nunca olvidarse, ni desprenderse, de ese ayer, que es hoy y mañana, porque entre ellos, y nosotros, siempre volverá a ser, nacer y renacer, como la primera vez…

De este modo, renazco ahora, con ustedes, cincuenta años de felicidad, de un recuerdo, pasado por la puerta de atrás, haciéndolo de nuevo porvenir a nuestros ojos, pues hoy vuelvo a gestar, con y para ustedes, pues fue una jugarreta de enamorados, simples e infantiles, quienes se entregaban al amor, sin saber, de verdad, lo que era eso, pero viviendo su mágica felicidad, entre collares perfumados de picualas, cual anillos de estrellas, en su cuello, ansiosos de vivencias y sexo platónico, por descargar, como una eterna felicidad, que acababa de despuntar, frente a los cuerpos y los ojos, que no cesaban de, tierna e infantilmente, copular…

Dicho todo, o casi todo, no queda nada por expresar, para que la poesía fluya, como una proyección y protección de seres iluminados, que se amaron y siguen amándose, con placer y por placer, pues se dejan complacer por sus espíritus, hasta que los gane la lluvia o los descubra el amanecer, como una sábana limpia o alfombra transparente, hecha de sus propios cuerpos entregados a la magnificencia de unas picualas, que con sus alas desplegadas y ensartadas, nos vienen a ensartar y proteger…

Picualas de un acontecer lejano del ayer, que desbordan sus pétalos, cual alas de otra lluvia presente en un hoy de ayer, que no nos permite envejecer, y que nos retrotrae a la niñez más clara y redonda, hasta hacerse instantáneas de nuevo, como un tangible placer.

Hemos pertenecido a ellas, o estamos para y por pertenecer. Enigmas que prenden y desprenden mis picualas, entre el hoy, el ayer, y el siempre que es un regalo que nos contiene, con ganas de volver a ser, para devolver, junto a la lluvia de este amanecer. Es como dice el poeta turco Nazim Hikmet: “El amor es la no repetición de la repetición”…

Vidas de picualas, pasadas o porvenir. Puede que ellas sean ahora las que me den labienvenida, directamente puestas aquí, para acercarme a ti, y convenir, con este amor extemporóneo, por confluir…

Ese es el don más secreto e íntimo, que les regalo. Lo más sagrado de mi íntima complicidad: “Mis Picualas para Enamorar”. Ahí las tienen, para que embellezcan y perfumen sus cuartos, con sus recuerdos por comenzar: Un cuarto de novios y/o novias enamorados, siempre muy cerca, dentro o fuera de su imaginación, en el centro de sus almas y cuerpos, a punto de empezar a copular…

PRENDER PICUALAS A TU CUERPO

Hoy, prendido de mi cuello,

todo tu cuerpo ha volado.

No sé si estando, has estado,

con mi piel, casi a degüello.

Cuerpo, que rompe los sellos,

al tuyo intenta volar:

Ay, volar es regalar

al aire todas las alas:

Volar es prender picualas

a tu cuerpo, y regresar:

 

Regresar, haciendo guiños,

en un cuerpo, que ya goza

empinándose, cual rosa,

o picuala del cariño:

Contigo me pierdo niño,

y me prendo, cual un hombre,

que le sonsacan el nombre,

o le sorprenden su miel,

desprendida, cual clavel,

en el centro de tu vida,

donde llevas escondida

tu piel, para que la asombre:

 

Ay, volar es asombrar

el aire con nuestras alas:

Volar es sembrar picualas,

para un cuerpo rescatar:

Asombrar es rescatar

del cuerpo las sensaciones,

que explotan a borbotones,

con más ganas de explorer

una piel, donde estrenar

los pétalos de una flor,

que se funde en el dolor

y el placer, que confabula,

pues los cuerpos se fabulan,

y se enredan, cual prisión,

desbordando un corazón,

desde el alma, que copula:

 

Ay, volar es regalar

al aire todas las alas:

Volar es prender picualas

en tu cuerpo, por ganar…

 

Quiebra contigo el escape,

con mi espanto de llegar:

Contigo vale empezar,

aunque la lluvia me empape.

Aire tuyo trae empate

a mi ala, y besa un nido:

Ala de un río, crecido,

con el cuerpo ya volado,

es un aire que no ha estado,

contigo un aire no ha sido:

 

Picuala, que nos atrape

el espanto de volar:

Contigo debo llegar,

aunque tu alma me rape.

Lluvia del cuerpo que escape,

fertilizando tu nido:

Agua que, en flor, ha prendido

ambos cuerpos, y ha volado,

es tu alma, que ha quedado

conmigo: Flor y ala idos.

 

Ay: volar es regalar

al aire todas las alas:

Volar es irse en picualas

a tu cuerpo y descansar…

Ay, volar es empatar

al aire, con nuestras alas:

Prender y ensartar picualas

en tu cuerpo, por vibrar…

 

Tu cuerpo en mi piel retoza:

Tu piel retoza en mi piel.

Tu cuerpo es panal de miel,

donde mi cuerpo reposa:

Abeja tú, o mariposa,

me libas tan sin querer,

que mi aire intenta absorber

tu olor, para andar en vuelo,

y su intento rueda al suelo;

y remontas mi placer:

 

Ay, volar es despertar

sensaciones, que reclaman

corazones que se llaman,

para amar y continuar…

 

Vibrar es sentir que exhalas,

con mi cuerpo, y remontar

tu piel, para amorizar,

ante tu cuello, entre alas,

que parecen mis picualas,

entrando por tu universo,

para plantarte mis versos,

sobre tu cuerpo desnudo,

quien me entrega sus escudos,

hasta ser mi amor inmerso:

Ay, amar, desembocar,

en cuerpos, que se resbalan,

por hambre y flor, dando gala

del aire, que va a primar…

 

Yo subo, y tú me resbalas,

desde el sexo al corazón,

que simula un acordeón

movedizo, cuando tala

mis sensaciones, que halan

la medida del placer:

Contigo voy a nacer

mil poderes, que izan cuerda

dentro de ti, pues concuerdas,

con mi forma de crecer:

 

Ay, crecer es regalar

al aire todas las alas:

Crecer es prender picualas

a tu cuerpo, y comenzar…

 

Siempre quise retener

cuerpo sublime entre alas,

hasta saber que mis balas

remontaran tu placer,

y pusieran a valer

tu alma, como mis huesos:

Terminaron ya mis rezos,

pues hoy tu amor es el ave,

que me responde, sin claves,

con sus ganas de nacer:

Ay, nacer es regalar

al aire todas las alas:

Nacer es prender picualas

a tu cuerpo, y continuar…

 

Continuar, porque no existe

mayor placer, que el del sexo,

ya que dos cuerpos complexos

se conjugan y se embisten:

Se entregan, pero resisten,

como si fueran dos aves,

que alimentan sendas naves,

si el amor produce enzimas,

más solubles, que una cima,

con semejante deslave:

 

Ay, pronto recuperar

el alma y el sentimiento,

porque el amor, que yo siento,

me recupera al volar…

 

Mi cuerpo se ensarta al tuyo,

cual las flores de Picuala,

y recorro tu antesala,

antes de ver cómo instuyo,

que ilumino, cual cocuyo,

tu centro, que se desmaya;

y en tu interior ya se explaya

mi tallo relampagueante,

despertando mi excitante

humedad, que entra a tu playa:

Ay, amar es recitar

de memoria al Amor Nuestro,

por entrenarme en el diestro

sentimiento de volar…

 

Tu pistilo da batalla

en tu centro, con mi estambre,

pues presiento más el hambre

de tu cuerpo, que restalla:

Tu universo casi estalla

sobre el mío, dando flores,

y sentimos los olores

de dos cuerpos, que se juntan,

desbordando sus trasuntas

lenguas, labios, y sabores:

 

Ay, volar es desbordar

al aire todas las alas:

Desbordar, entre picualas,

nuestros cuerpos, saborear…

 

Saborear es transitar

los cuerpos, como si fueran

bienvenidos, dentro y fuera

de un amor, por frecuentar:

Contigo voy a ganar

estatura, que se entrega,

hasta ser un estratega,

que une pieles, con el gozo

de este amanecer glorioso,

entre almas, que se riegan:

Ay, dos cuerpos, que se dan

flores y olores, con trinos,

son amores clandestinos,

cuya alma es nuestro pan…

 

Entre almas, dando brega,

cual la planta de Picuala,

que exhibe sus libres galas,

en ramilletes, que pegan

pétalos, donde trasiegan

las pieles al corazón,

descubriendo sensación-

es a la par, de estallidos,

que ensartan, con estribillos,

los cuerpos en floración:

 

Ay, bregar es continuar

sabores, que traen galas

a dos cuerpos, que resbalan

juntos, hasta germinar…

 

Germinar, como Picualas,

cual estrellas de un olor,

que se prende, en blanca flor,

y enrojece nuestras alas,

porque el amor es la bala,

que desprende el corazón,

cuando nace la pasión

de mil pétalos, que vuelan,

por dos cuerpos, que se estrenan,

dando su alma a tentación:

Ay, volar es expulsar

sentimientos, que dan rima

al corazón, donde priman

las ganas de germinar…

 

Tentación, que no termina,

hasta que el blanco se instala,

junto al rojo, que resbala,

entre alas, que germinan

los cuerpos, siendo la mina,

que los lleva, hasta perder

su pureza, y devolver

el amor, sin que dos riñan,

cuando las flores se tiñan,

con las ganas de volver:

 

Ay, continuar es volcar

pasiones, que nunca acaban:

Son dos cuerpos, que se lavan,

hasta verse, y convocar…

Porque el amor es placer,

que deja la puerta abierta,

para irse, estar de vuelta,

y de nuevo renacer:

Amar es reconocer

nuestras flores más tempranas,

en ese olor a manzana,

que se niega a detener

el impulso de exponer

cuerpo y alma, que se ganan

 

un cielo, que está latente,

en purezas, que nos halan

el corazón, y regalan

flores blancas de repente,

desbordando, con crecientes

estrellas de carne y sueño,

que enseguida tienen dueño,

y ensartan su ramillete,

por el cuerpo, cual cohete,

expulsado, con empeño:

 

Ay, volar es regalar,

al aire todas las alas:

Volar es prender picualas

a tu cuerpo, y descansar…

Cuba, 1969 – Miami, 2019

DATOS SOBRE LA PLANTA DE PICUALA

Una trepadora para tu jardín exterior, la Piscuala. Combretum indicum

Fotografías y características de la planta trepadora conocida popularmente como Piscuala, Combretum indicum. Consejos para su cultivo.

Descripción general de la planta trepadora Combretum indicum

Combretum indicum es una planta trepadora arbustiva de tallos leñososoriginaria de regiones tropicales del continente asiático. Pertenece a la familia botánica Combretaceae y antes estaba clasificada dentro del género Quisqualis (Quisqualis indica), son sinónimos. Es una planta muy apreciada por su rápido crecimiento y abundante floración. Actualmente sus valores ornamentales han provocado su introducción en países tropicales del Nuevo Mundo, Europa y África para el adorno de jardines exterioresde hogares y parques públicos. Popularmente esta planta se le conoce de diferentes maneras en dependencia de la localidad en donde crezca; los nombres más comunes son: Piscuala, Picuala, Quiscal, entre otros.

Esta especie se caracteriza por formar tallos muy ramificados que pueden cubrir aproximadamente a los 10 metros de ancho y alturas entre los 5-9 metros (incluso más). Los tallos presentan un crecimiento trepador, son delgados y presentan una coloración pardo-verdosa; luego de crecer lo suficiente los tallos se va engrosando y se van haciendo leñosos. Esta planta presenta un crecimiento muy similar a la popular Buganvilla (Bougainvilleaspp.).

Las hojas se disponen alternas en los tallos, tienen forma elíptica con la base
redondeada, peciolos conspicuos y coloración verde clara a oscura. Además, miden de 10-15 cm de largo, se observa la nerviación de las hojas principalmente en el envés, tienen los márgenes enteros a poco ondulados y se mantienen durante todo el año en la planta (es una especie perenne).

Las flores se disponen numerosas en los tallos, son tubulares (el tubo floral es muy delgado), la corola presenta de 4-7 “pétalos” (generalmente 5), miden aproximadamente 6.5-8 cm de largo por +/- 3 cm de diámetro en el extremo apical, presentan inicialmente una coloración blanca que se irá oscureciendo a roja-violácea con el paso del tiempo (las flores oscuras son aquellas que han terminado su desarrollo) y desprenden un aroma muy dulce.

La floración es principalmente atractiva por la gran cantidad de flores que produce la planta a la vez y la diversidad de colores que se puede observar en un mismo racimo floral. La época de floración comienza a principios de la primavera hasta finales del otoño; en climas donde los inviernos son muy suaves la planta puede florecer todo el año aunque con menos flores en comparación a las que produce en los meses más cálidos.

Los frutos son ovoides con cuatro márgenes muy pronunciados y de consistencia dura. Cuando no están maduros presentan una coloración verde que irá cambiando al pardo-morado mientras maduran. Luego de madurar pierden la dureza y son muy fáciles de abrir para obtener las semillas.

Consejos para el cultivo de la planta trepadora Piscuala, Combretum indicum

Combretum indicum es una planta fácil de cuidar en el jardín y cuando alcanza grandes tallas es capaz de cuidarse por sí sola. A continuación sus cuidados básicos:

Iluminación:

Esta planta florecerá de forma abundantes y crecerá más rápido si se cultiva a pleno sol. Tolera crecer a semisombra pero las floraciones serán menos numerosas. Solo se deben cultivar bajo luz solar filtrada las plantas pequeñas.

Temperaturas:

Requiere crecer en climas donde las temperaturas nunca disminuyan de los 3°C en ninguna época del año porque provocará la muerte de la planta. Su rango de temperaturas óptimo se encuentra entre los 15-35°C.

Sustrato:

Necesita un suelo con un buen aporte de nutrientes y un perfecto drenaje. Se recomienda utilizar sustratos ricos en materia orgánica o humus de lombriz. No tolera crecer en suelos que se encharquen con facilidad.

Frecuencia de riego:

En plantas pequeñas con regar 2-3 veces por semana en los meses más cálidos del año es suficiente. En invierno el riego debe ser más espaciado; preferiblemente 1 vez a la semana o cada 15 días en dependencia de las temperaturas. Las plantas adultas son capaces de sobrevivir con el agua de las precipitaciones ocasionales aunque en temporadas de sequía podemos regarlas un poco para que no pierdan mucho follaje.

Poda:

Podar todas las puntas de los tallos en temporadas invernales para incentivar la ramificación de la planta.

Plagas y enfermedades:

Es muy resistente a las plagas. Solo se observan problemas en esta planta por errores de cultivo.

Multiplicación:

A partir de esquejes de tallos que no han completado la lignificación pero que no son totalmente verdes (semileñosos) de 15 cm o más de largo. Para lograr que arraiguen se deben aplicar hormonas de enraizamiento en el área del corte. También se multiplica por semillas.

https://naturalezatropical.com/combretum-indicum/

Quisqualis indica o picuala

Hace un año un amigo mío me regaló un pequeño plantoncillo de un jazmín (no es seguro) que daba flores fragantes de color rojo.
Lo conservo a duras penas porque apenas crece y pierde muchas hojas.
Mi amigo me dijo que no sobreviviría porque nunca lo había conseguido antes.
Por más que busco no encuentro este tipo de planta.
Y no sé sus requerimientos.
¿Alguien lo conoce?

Fotos de quisqualis indica (jazmín ciscal, jazmín quisqual o piscuala)

Quiscuala, jazmín quiscualis, quisqual o piscuala (Quisqualis indica): info y semilla

Manalv, yo las he visto en el garden center de Benajarafe.

Ademas he cogido semillas en el que hay en el parque de Malaga, el otro dia me parecio ver algo verdecillo en la maceta, como que iba naciendo algo, pero….hoy ya no vi nada, seria una ilusion optica.

Quiscualis no crece

Hola!!
Hace un año plante una quiscualis, o picuala, y no ha crecido en lo mas minimo y menos aun ha florecido.
Alquien sabe de sus cuidados y que necesita para que se desarrolle normalmente?
Desde ya muchas gracias !!!
:79regalofloressorpr
 

Quisqualis indica (arbusto milagroso): lo tengo y está muy bonito

HOLA ESTA ES LA PRIMERA VEZ QUE ESCRIBO¡¡¡¡¡
AVER SI PUEDEN AYUDARME:
VI ESTE TEMA EN EL FORO ANTIGUO Y DECIDÍ RETOMARLO PUESTO QUE NO PUDE ACLARAR MI DUDA CON LOS COMENTARIOS QUE AHI LEÍ.
YO TENGO UNA PLANTA O MAS BIEN ARBUSTO DE ÉSTE Y ESTA PRECIOSO LA GENTE CUANDO PASA POR LA CALLE LO VE Y ME LO CHULEAN MUCHO. EL PROBLEMA QUE TENGO ES QUE NO SE COMO PUEDO REPRODUCIRLO Y SACAR UNA COPIA DE ÉSTE YA QUE TALVEZ POR EL CLIMA PUES NO DA SEMILLAS. HAN VENIDO INGENIEROS AGRONOMOS Y JARDINEROS A TRATAR DE SACAR LA PLANTA POR MEDIO DE DISTINTS MÉTODOS Y NO LO HAN LOGRADO COMO POR EJEMPLO: ACODOS, ETC. NO SE QUE MAS HAYAN UTILIZADO Y HAN VENIDO PORQUE AVECES HAN QUEIDO LA PLANTA HASTA PARA ELOS MISMOS JEJEJE, PERO ESTA, ES ESCASA JAMAS LA HE VISTO AQUI EN MI CIUDAD.
YO SOY DE GUADALAJARA, JALISCO, MÉXICO. OJALA ALGUIEN PUDIERA RESPONDERME Y AYUDARME. GRACIAS…

Quisqualis indica atacada por cochinilla

Hola, antes que todo es un gusto estar en este foro!!!

Bueno yo tengo problemas con mi quisqualis indica!! Tiene aproximadamante 5 años, pero hace mas o menos un año se enfermó con unos bichos conocidos por acá como borreguitos, los cuales son cochinilla algodonosa. yo solucioné el problema con una poda (además que ya lo necesitaba) y mi plantita respondió bien, pero ahora nuevamante esta siendo atacada por este bichejo despreciable!
He leido que combate esta plaga con agua jabonosa y alcohol, pero no se si funcione en la quisqualis…en verdad no quiero perder mi plantita ya que es hermosa . Por favor, ayudemne para combatir esta plaga! (no quiero utilizar insecticidas)

PD: No he podido reproducir mi planta en todo este tiempo solo he recolectado 2 semillas…. y no brotaron… Alguien me podría ayudar para hacer un esqueje??

Gracias anticipadas por leer y responder!! 

Quisqualis indica o Piscuala: tengo semillas y voy a sembrar, consejos

Hola foreros,
Alguien me ha regalado semillas de una trepadora preciosa llamada Picuala, tiene racimos de flores pequenas rojas de cinco petalos, muy olorosas, de nina solia hacer collares como las Hawainas con ellas, pero no puedo encontrar la ficha por ese nombre, si alguien la conoce me encantaria que me ayudaran probablemente tenga otro nombre y ese de Picuala sea el comun que le daban en mi pais. Me ayudan?
Mil gracias.

Quisqualis indica: información de su cultivo

Deseo conocer que información tienen sobre el cultivo de Quisqualis indica.

Tengo dos esquejes que me regalaron y no se que esperar…

 

Quisqualis o Piscuala con muchos puntos morados en las hojas

Ayuda! a mi Piscuala le están saliendo muchos puntos morados en las hojas, cada vez más! que será? insecto? hongo?

Así se ven por arriba y por abajo.

Tomé fotos macro también.

Muchas gracias! 

Quisqualis o Piscuala: semillas, una enredadera, cómo sembrar

Por fin he conseguido semillas de Piscuala; hace tiempo que iba detrás de una plantita o de algunas semillas, y finalmente me las han mandado de Cuba. Son apenas seis u ocho capsulitas, pero espero que alguna de resultado. La pregunta es ¿debo ponerlas en remojo antes de plantarlas en tierra, o las pongo directamente sin remojar? Si es que sí, ¿durante cuanto tiempo?
Gracias anticipadas!! A ver si hay suerte y consigo por fin mi ansiada trepadora.

http://www.infojardin.com/jardineria/trepadoras/index-73.html

Quisqualis indica
Nombre común: Piscuala – Quiscual 

Nos encontramos ante una excelente trepadora de naturaleza leñosa y porte arbustivo.

Es muy estimada en jardinería por su crecimiento rápido, su tolerancia a los recortes severos y de manera especial por su floración, que constituye un hermoso toque para el jardín gracias a su alegre floración.

La Piscuala es oriunda de zonas tropicales de Asia, esto puede dar una idea del tipo de clima que necesita: cálido y húmedo.
Está incluida dentro de la familia de las Combretaceae, que acoge una veintena de géneros.

Aunque la Quiscualis puede alcanzar más de 8 metros de alto y una holgada anchura, generalmente dentro de la jardinería ornamental se mantiene en unas medidas mucho más reducidas, de entre 3 ó 4 m.

Esto se logra mediante el establecimiento de podas y recortes regulares, que además de mantener la mata muy compacta hace que la floración sea excepcional.

Es también perfecta para cultivar en grandes macetas, aunque en este caso su crecimiento será evidentemente más reducido.

Las hojas tienen un comportamiento perenne, tienen una forma elíptica terminada en punta y base redondeada, de unos 14 cm de longitud, crecimiento opuesto, de color verde claro que se oscurece con el tiempo y los márgenes suavemente ondulados.

La floración cubre la planta durante un largo periodo de tiempo, que abarca parte de los meses de verano y otoño, incluso en climas cálidos es capaz de florecer intermitentemente a lo largo del año.

Las flores de suave fragancia, recuerdan de modo sorprendente por su apariencia a las flores del jazmín, son de pequeño tamaño, con cinco pétalos abiertos y coloración cambiante.

Las flores tienen la peculiaridad de ir cambiando de color a medida que envejecen, en su comienzo son de color blanco brillante y se van transformando en rosa, hasta llegar a una tonalidad púrpura penetrante.

Esta peculiaridad, hace que en la planta se puedan encontrar al mismo tiempo hasta tres colores diferentes de flores.
Emiten un agradable perfume, primordialmente se hace notar por la noche.

La ubicación perfecta es todo el año en posiciones de pleno sol cuando la planta ya adquirido una etapa adulta, durante su desarrollo inicial es mejor que se ubique zonas de semi-sombra.

Requiere de suelos ricos en materia orgánica y bien drenados. Los riegos serán generosos en verano y más moderados el resto del año.

El sustrato debe ser adecuadamente nutrido mediante un abonado regular, que se ha de practicar alrededor de cada tres semanas, mientras se encuentre en el periodo de crecimiento y floración.

Tiene una moderada tolerancia al frío, pero no así a las heladas intensas o demasiado persistentes. Los frutos aparecen en otoño, son grandes, de color verde brillante y forma de pelota de rugby, con unos bordes sobresalientes a lo largo del fruto.

La piel de los frutos es tremendamente dura pero al madurar se torna marrón oscuro y se ablanda, de forma que se puede reunir las semillas sin problema.

A la Quiscualis le beneficia un recorte en las puntas de los tallos en invierno. La propagación se establece por medio de esquejes semi-leñosos, para facilitar la tarea del enraizado es mejor emplear hormonas, untando los extremos cortados.

En su lugar de origen se ha utilizado y utiliza como remedio habitual para luchar contra los parásitos intestinales.

En la medicina tradicional se utiliza algunas partes de la planta como remedio para el dolor y la fiebre, tratar el reumatismo y para el alivio de diversas dolencias con un buen resultado.

 https://plantayflor.blogspot.com/2010/01/quisqualis-indica.html

cuballama.com‏ @cuballama

La Picuala, Una planta que nos traera recuerdos de la infancia en #Cuba. Ademas de su exquisito olor, las… http://fb.me/1emfMGpnY 

13:00 – 21 mar. 2014

https://twitter.com/cuballama/status/447100523309568000?lang=es

Piscuala

PICUALA O PISCUALA O QUISQUALIS

Piscuala. Planta excelente trepadora de naturaleza leñosa y porte arbustivo, muy estimada en jardinería por su crecimiento rápido. Tiene la característica interesante de producir flores que cambian de color.

Origen

Es originaria de Asia y los países de la franja tropical como en Malasia o África.

Nombres

Nombre científico

Quiscualis indica.

Nombre común o vulgar

Quiscualis, Piscuala, Quiscual,

PICUALA

Nombre Científico:    Quisqualis indica
Reino: Plantae
División: Angiospermae
Clase: Magnoliopsida
Orden: Myrtales
Familia: Combretaceae
Especie: Quisqualis Indica

Amor al Día, Arbusto Milagroso, Arroz y Frijoles, Barbudo, Cocuisa, Corazón de Hombre, Jazmín de la India, Quiscuala, Santacecilia.

Descripción

Esta planta es un arbusto trepador, crecimiento rápido por lo que puede alcanzar hasta casi los 10 metros, con el tiempo van apareciendo espinas que son peciolos antiguos transformados y con ellas la planta trepa con más facilidad.

Tiene hojas elípticas, perennes si el clima es templado, caduco en zonas más frías, grandes, redondeadas en la base y acabadas en punta con el nervio central bien marcado.

Floración muy bonita en verano que se alarga hasta el otoñoflores tubulares, sencillas, grandes de casi 7 centímetros, agrupadas en racimos colgantes, inicialmente son blancas, luego rosa para volverse rojas al final, pudiendo verse en una misma planta flores de diversos colores, olorosas sobre todo por la noche. En su habitat la floración puede alargarse casi todo el año.

Tras la floración aparecen los frutos de unos 30 centímetros de largo, forma elipsoide y alado. Para la dispersión, las semillas emplean corrientes de agua.

Características

El quiscualis tiene la característica interesante de producir flores que cambian de color. Nacen blancas y con el tiempo se vuelven rojas. Su utilización en el paisajismo es amplia, desde que le sea ofrecido soporte adecuado. Puede formar macizos o se puede conducir como trepadora. Soporta podas, que se deben realizar siempre tras el florecimiento.

Usos medicinales

Cultivada por sus llamativas flores. Florece casi todo el año, especialmente en primavera. Muy original y exótica. Durante muchos años en Asia se han utilizado en medicina tradicional las semillas de este arbusto para combatir los parásitos intestinales.

En Cuba también ha sido utilizada para la expulsión de entozoos en niños, preparando con sus semillas una horchata que se administra mezclada con miel o jalea

Cultivo, Suelos y temperatura

Se debe cultivar a pleno sol, en suelo fértil, con abonos periódicos para una floración exuberante. No resiste el frío, sólo puede soportar heladas débiles (-2ºC) de corta duración y esporádicas.

Humedad y riego

Riego moderado, sin encharcar.

Flor

Flores de unos 7 cm de longitud, que en los ejemplares jóvenes son blancas y más tarde se vuelven púrpuras. Tienen un agradable aroma durante la noche.

Florece en verano y otoño y las flores, extremadamente parecidas a las del jazmín, son blancas al principio para volverse rojas después.

Poda

Próspera sobre cualquier tierra bien drenada. Cortar las puntas en invierno.

Multiplicación

Se multiplica por semillas e incluso por esquejes.

Curiosidades

Planta de uso medicinal contra reumatismosdiarreas y para trastornos estomacales producidos por parásitos.

Su nombre viene del latín donde significa ¿que es esto? y el apellido, indica, que viene de la India.

https://www.ecured.cu/Piscuala

Nombres de Plantas

June 8, 2018 ·

Piscuala, Quiscual, Arbusto milagroso, Jazmín de la India 
#Combretum_indicum

Nos encontramos ante una excelente trepadora de naturaleza leñosa y porte arbustivo.

Es muy estimada en jardinería por su crecimiento rápido, su tolerancia a los recortes severos y de manera especial por su floración, que constituye un hermoso toque para el jardín gracias a su alegre floración.

La Piscuala es oriunda de zonas tropicales de Asia, esto puede dar una idea de el tipo de clima que necesita: cálido y húmedo.
Está incluida dentro de la familia de las Combretaceae, que acoge una veintena de géneros.

Aunque la Quiscualis puede alcanzar más de 8 metros de alto y una holgada anchura, generalmente dentro de la jardinería ornamental se mantiene en unas medidas mucho más reducidas, de entre 3 ó 4 m.

Esto se logra mediante el establecimiento de podas y recortes regulares, que además de mantener la mata muy compacta hace que la floración sea excepcional.

Es también perfecta para cultivar en grandes macetas, aunque en este caso su crecimiento será evidentemente más reducido.

Quisqualis indicaLas hojas tienen un comportamiento perenne, tienen una forma elíptica terminada en punta y base redondeada, de unos 14 cm de longitud, crecimiento opuesto, de color verde claro que se oscurece con el tiempo y los márgenes suavemente ondulados.

La floración cubre la planta durante un largo periodo de tiempo, que abarca parte de los meses de verano y otoño, incluso en climas cálidos es capaz de florecer intermitentemente a lo largo del año.

Las flores de suave fragancia, recuerdan de modo sorprendente por su apariencia a las flores del jazmín, son de pequeño tamaño, con cinco pétalos abiertos y coloración cambiante.

Las flores tienen la peculiaridad de ir cambiando de color a medida que envejecen, en su comienzo son de color blanco brillante y se van transformando en rosa, hasta llegar a una tonalidad púrpura penetrante.

Quisqualis indicaEsta peculiaridad, hace que en la planta se puedan encontrar al mismo tiempo hasta tres colores diferentes de flores.
Emiten un agradable perfume, primordialmente se hace notar por la noche.

La ubicación perfecta es todo el año en posiciones de pleno sol cuando la planta ya adquirido una etapa adulta, durante su desarrollo inicial es mejor que se ubique zonas de semi-sombra.

Requiere de suelos ricos en materia orgánica y bien drenados. Los riegos serán generosos en verano y más moderados el resto del año.

El sustrato debe ser adecuadamente nutrido mediante un abonado regular, que se ha de practicar alrededor de cada tres semanas, mientras se encuentre en el periodo de crecimiento y floración.

Tiene una moderada tolerancia al frío, pero no así a las heladas intensas o demasiado persistentes. Los frutos aparecen en otoño, son grandes, de color verde brillante y forma de pelota de rugby, con unos bordes sobresalientes a lo largo del fruto. La piel es tremendamente dura pero al madurar se troca marrón oscuro y se ablanda, de forma que se puede tomar las semillas sin problema.

La Quisqualis indica tiene frutos en diferentes fases de madurez.

A la Quiscualis le beneficia un recorte en las puntas de los tallos en invierno. La propagación se establece por medio de esquejes semi-leñosos, para facilitar la tarea del enraizado es mejor emplear hormonas, untando los extremos cortados.

En su lugar de origen se ha utilizado y utiliza como remedio habitual para luchar contra los parásitos intestinales.

En la medicina tradicional se utiliza algunas partes de la planta como remedio para el dolor y la fiebre, tratar el reumatismo y para el alivio de diversas dolencias con un buen resultado.

https://www.facebook.com/nameplants/photos/pcb.1720663124635655/1720654501303184/?type=3&theater

martes, 14 de junio de 2011

Piscuala / Quiscualis

Quisqualis indica L. / Piscuala / Quiscualis
Sin. Combretum indicum

El origen de los nombres es a veces realmente curioso, tal el caso del género Quisqualis que deriva del latín quis: quien y qualis: que, “Qué es ésto?, propuesto por el botánico alemán del siglo XVII GeorgEberhard Rumphius (1627-1702).
Según dicen Rumphius estaba tan asombrado por la variabilidad en el crecimiento de este arbusto que le dio el nombre Quisqualis, es decir “qué es ésto!” ya que no sólo las flores que nacían blancas luego pasaban a un intensorojo, sino que también las hojas se disponían en patrones diferentes. Lineo posteriormente adopta el nombre propuesto por Rumphius para este género. El epíteto indica hace referencia al origen. 

Rumphius había estado trabajando para laCompañía de las Indias Orientales Holandesasen el este de Indonesia, en las Islas Molucas, un archipiélago cuya ciudad principal esAmboine o Ambón (en la isla de igual nombre). Luego de sus estudios sobre la flora de la región, publica “Herbario Amboinense” (HetAmboinsche kruidboek), trabajo por el que adquiere renombre y se hace conocido.
Familia: Combretaceae (Combretáceas).
Origen: Asia tropical, Malasia y África tropical.
Wikipedia refiere: “Es nativa de Asia tropical: China, Taiwán, India, Nepal, Sri Lanka,Indochina: Camboya; Laos; Birmania;Tailandia; Vietnam, Malasia, Papúa Nueva Guinea; Filipinas; África: Tanzania, Zaire,Benín; Costa de Marfil, Ghana, Malí, Nigeria, Sierra Leona, Togo.”
Nombres comunes: Amor al día, Arbusto milagroso, Corazón de Hombre, Enredadera de Birmania,Enredadera o Viña Rangún*, Jazmín de la India, Jazmín quiscalis, Madreselva china, Piscuala,Quiscual / Quiscuala, Santa Cecilia. Jasmim-da-índia (portugués); Chinese honeysuckle, Drunken sailor, Rangoon creeper, Yesterday-Today-Tomorrow (inglés); Caprifoglio cinese (italiano); Badamier sauvage, Badamier vermifuge, Liane vermifuge, Quisqualier d’Extrême-Orient, Quisqualis d’Inde (francés); Cocuisa (Rep. Dominicana); Madhu malti (India); Niyog niyogan (Filipinas)…
* Rangún es el nombre español de Yangón, una ciudad de Birmania

Arbusto trepador, espinoso, leñoso, de follaje perenne, exuberante, verde brillante, vistosa y prolongada floración que en nuestra zona se extiende desde el verano hasta fines de otoño y en sus lugares de origen a gran parte del año.
Hojas grandes, elípticas, redondeadas en la base y ápiceacuminado, la nervadura central destacada. Las flores, algo parecidas a las del jazmín, se disponen en racimos péndulos, inicialmente son blancas y luego van coloreándose desde tonos rosas hasta el rojo y púrpura, crean un efecto muy llamativo ya que se pueden ver simultáneamente los variados tonos que van adquiriendo. Suavemente fragantes, con mayor intensidad al anochecer.
Frutos secos, elipsoidales, contienen una sola semilla por fruto.Con el tiempo, cuando las hojas envejecen y caen, los peciolos van tornándose espinosos y sirven a la planta para trepar con más facilidad.
Es de rápido crecimiento, necesita soporte adecuado y poda de mantenimiento. Se adapta bien a pleno sol y semi sombra, no es resistente al frío (solo heladas esporádicas), requiere suelos bien drenados y riego moderado.

Propiedades 
Ornamentales (en paisajismo y jardinería se la emplea para cubrir y decorar vallas, pérgolas, arcos, glorietas, etc. );
Medicinales (las semillas de esta planta fueron empleadas tradicionalmente para combatir los parásitos intestinales; también existen referencias del uso de las hojas para combatir el dolor y las raíces para el reumatismo).
Cuenta la leyenda que Shi Jun Zi (el fruto de la Quisqualis) lleva ese nombre por un antiguo médico chino de apellido Guo y nombre Shi Jun. (Nota: “Zi” a menudo se agrega al final del nombre para indicar que se trata de un objeto, o para redondear la pronunciación).
“La leyenda se registró en un antiguo libro chino de referencia farmaceútica titulado, Kai Bao Materia Médica (Tesoros de Hierbas).
Shi Jun Zi (o fruto Quisqualis) es también conocido como Liu Qiu Zi en chino. Se trata de un arbustocaducifolio tipo vid que florece en el verano con una fragancia perfumada y pétalos rojos.
La fruta madura seca de quisqualis se parece al coco. Es de sabor dulce, cálida de naturaleza y se utiliza como medicina herbal para expulsar los parásitos intestinales y eliminar del sistema digestivo la comida estancada.” (“El fruto del Quisqualis”, por Yoko (PureInsight.org); Medicina tradicional china, La Gran Época, Da Jiyuan).

Publicado por C H A C O en 19:51  

Etiquetas: CombretaceaeMadhu maltiMadhumaltiPiscualaQuisqualis indicaYesterday-Today-Tomorrow

http://arbolesdelchaco.blogspot.com/2011/06/piscuala-quicualis.html

Piscuala

Nombre común o vulgar: Piscuala

Nombre científico o latino: Quisqualis indica

Trepadora leñosa.

PARTE UTILIZADA MEDICINALMENTE:

Las semillas.

PROPIEDADES:

Antihelmínticas.

INDICACIONES:

Lombrices intestinales (cuatro o cinco semillas machacadas y administradas en electuario con miel o jalea).

http://www.infojardin.net/fichas/plantas-medicinales/quisqualis-indica.htm

José Antonio Gutiérrez Caballero

La Habana, Cuba, junio del 1969 – Isla de Margarita, Venezuela, 1993

Miami, Estados Unidos, 12-13 de junio del 2019.

A UNA MADRE, QUE ES SUPER FELIZ, CON SU REBAÑO…

Posted in ANIVERDIARIOS with tags , , , , , , , , , , , on 28 mayo 2019 by josancaballero

Por JOSAN CABALLERO.

(Soneto alejandrino, con dos estrambotes,

por el ochenta y un cumpleaños de mi madre

Noelia de la Luz Rodríguez-Caballero,

hoy, 29 de mayo del 2019)

MI MADRE BORDA ANGELES EN SU PROPIO TEATRO

Mi madre nace hoy, apurando mis lunas,

pues procura vivir su muerte, cual teatro,

sin mi padre, que mira, desde su loza, a cuatro

sobrevivientes de él, erguidos en la cuna,

que puso de cadalzo, sin respuesta ninguna:

Nos morimos de prisa, para seguir un rato,

pegados a su estirpe, pero no a sus mandatos,

que validaron siempre su sangre inoportuna:

Mi madre sigue ahí, pendiente del relato,

frente a una familia, que su alma persigue,

mordida por la ausencia, entre perros y gatos:

Mi madre cumple años, aunque no se fatigue

su corazón, que borda nuestra vida, y nos sigue,

catapultando días, en ese carromato,

heredado por casa, que la muerte consigue

dividir más y más, sin romper su contrato,

pues mi madre es feliz, aunque el tiempo castigue:

Mi madre descubrió, que sus hijos son hato,

que se lleva a la sangre; mas ninguno consigue

curarle el corazón, ni entrar en sus zapatos!

José Antonio Gutiérrez Caballero

Miami, 28-29 de mayo del 2019.

SEGUNDO SONETO MONORRIMO CON DOS ESTRAMBOTES

(Igual para mi madre y mi padre,

aunque yo falte al lugar de la familia)

Sólo les falto yo, para armar el retrato

de mi madre, quien busca, que la familia espigue

igual dentro de mí, pero yo me desato:

Yo soy un ángel libre, aunque de ellos me irrigue,

desbordado, oh, madre, del pecho que tú abrigues:

Cual Penélope vas tramando tu silbato

de amor, entre nosotros, sin ningún arrebato,

más que esa sensación, que tu alma me instigue,

pues una madre es luz de familia, no un hiato

separador de hijos, o un padre timorato:

Eslabón que trocó ruptura, con maltratos,

aunque lo ame igual, por ti, que eres mi plato

de miel, cuando me voy, fruto del desacato,

pero que no me culpen de ser menos novato,

que los nacidos bajo nuestro caballerato,

pues yo soy tu hijo libre, sin temor al regato

del tiempo y de los hombres, por este instante grato,

en que canto a tu alma, sin el menor recato,

amándote en palabras, con las que aquilato

tus virtudes de madre, mi mejor alegato…

Miami, 29-30 de mayo del 2019.

 

 

ESA MUJER CON CABELLOS DE ANGEL, EN NUESTRO ELOCUENTE “MEMORIAL DAY”…

Posted in ACROSTICARIO, ANIVERDIARIOS with tags , , , , , , on 25 mayo 2019 by josancaballero

Por JOSAN CABALLERO.

(Acróstico para mi amiga nicaragüense

Rosa Bustamante Miranda,

en nuestro elocuente “Memorial Day”)

VIRTUDES DE UNA GRAN DAMA DE NICARAGUA

Ronda, sobre el cabello de una mujer, un hada,

Orlando su grandeza y sencillez de Rosa,

Sumada a sus virtudes de dama cariñosa,

Armonía arropada por cabellera amada:

Bendice, con sus manos, el pan, regocijada,

Unicamente por entregarlo a otros,

Superando las ganas de cenar con nosotros,

Tesorera de hambres, en su ruta sagrada:

Amante del menudo talismán que ella aguarda,

Movida por bondades, con su ángel de la guarda,

A pesar de contar un adverso presente,

Nicaragua le canta sus nanas más recientes,

Trayéndole nostalgias de su patio naciente,

Enredada a un pasado de flores, entre bardas:

Maravillosa dama, que pone su alma en veda,

Incitando sabores, que ensalman nuestras bocas,

Reunidos por un alma sensible, que provoca

Ardientes paladares, cual si fuera una loca

Necedad de los hombres comer, mientras trastocan

Deliciosos manjares que, con su lengua evocan,

A la mujer que trae su magia, y nos enreda

al cabello de su ángel, que entre nosotros queda.

Jose Antonio Gutierrez Caballero

Miami, 24 de febrero del 2019.

Miami, 24-27 de mayo del 2019.

 

 

A UNA ESTRELLA MADRE, CUAL LA DIOSA “ODUDUWA”, “MAWUALA” DE NUESTRO UNIVERSO, EN EL DIA DE LAS MADRES…

Posted in ANIVERDIARIOS with tags , , , , , , , , , , , , , , on 11 mayo 2019 by josancaballero

(Acróstico Revelador en el Día de las Madres,

para la primera “OrisHadiosa” que conozco,

Yolanda Lucía Castillo Correa)

Por JOSAN CABALLERO.

LA MAJESTAD DE UNA MUJER ORIGINA OTRO MUNDO CON BELLEZA

Yo veo tu cabeza, emergiendo del mar,

Oleando tus impulsos, cual orisha genuina:

Luces tu cabellera, como una serpentina,

Amada por el agua, a punto de brotar:

Numen que nos devuelves universo, con par

De ojos azules, que exigen reemplazar

A tu esfera terrestre, que nadie contamina:

Luz que suena su estirpe de dama a las esquinas,

Unicas donde está mi instinto por lograr

Consagrarme, en tus modos de líder vespertina,

Incitando las bridas de cuerpos que caminan

A ras del corazón, ansiando despertar

Conflictos, que resuelves, con magia repentina,

A un ritmo, que contagia bendito paladar,

Sobrellevando días y, hasta años de estar

Tentada por la gracia de un alma que germina,

Incalculable y sabia, al borde de estallar

Luciérnagas libres de voluntad divina,

Locas por asociarse al agua que destinas:

Olas de rumba azul, que vuelven a brillar,

Como si fueran ya canto de tu alabanza,

Orlado por los dones de una mujer que lanza

Ruidosas humedades, en tierras de confianza,

Reunidas para un reto, que grita y examina

Esa marea absurda de gente que domina

Afiladas cabezas, que sólo tú remansas:

         Oh, madre Odúduwá, que irrigas esperanza,

         en el reino del hombre, con toda tu agua mansa!

José Antonio Gutiérrez Caballero

Miami, 15 de abril del 2019.

ORIGEN DEL TERMINO “MAWUALA”

A las madres iyaloshas se les daba el nombre de “Mawualas”, que quería decir “Madres Viejas Guías” (literalmente, “Estrellas Madres”). Los ritos y enseñanzas de estas ancianas pertenecían, a la civilización Nagó, conocida también como Lukumí, hoy Yoruba.

Nunca se escribió el nombre Yoruba en ninguna libreta, sino la palabra Jerabá, que sonaba Yar abá o Yarrba. Etimológicamente quería decir: Je (ser) – Ará (tierra) – Ba (padre), que en conjunto significaba “Donde están mis padres”, o sea, el mismo concepto de “Patria’’. Los vocablos utilizados constantemente eran Nagó (nación), y familiarmente, Ilukumí o Lukumí, cuya etimología aludía a: Ilú (Pueblo y enterrado) – Ikú (Muertos) – mí (Mío), de tal modo que el vocablo hablaba del “Lugar donde están mis muertos” (o antepasados), concepto que, igualmente, equivale a “patria”.

Las “Mawualas”, madres de Santo, habían vivido en sus tierras natales, antes de la caída de los imperios de Oyó, el antiguo Dajomey y el Ashanti de Kumasi. A su vez, fueron iniciadas en ritos, donde tenían como diosa madre a Odúduwa, que era “la Madre Tierra, o Mujer antepasada del Universo”.

Extraído de “OWONI: UNA RELIGIÓN PERDIDA DE CUBA (Visión Primera)”, prólogo del libro homónimo, escrito por David García Gonce, cuyo extracto fue publicado, por JosanCaballero’s Blog, el 5-6 de septiembre del 2009.

Miami, 11-12 de mayo del 2019.

HISTORIA DE ODUDUWA

By Twitter/Instagram: LuisArtz.

Oduduwa u Oddua (Odduduwa) es un Orisha y rige en los secretos de los Egun e Ikú. Su representación material alude a la formación del mundo, del cual forman parte el reino animal, el vegetal y el mineral. Vive en las tinieblas profundas de la noche. Tiene un solo ojo fosforescente. Es una masa espiritual de enorme poder que no tiene forma ni figura. Se vale de los espíritus para manifestarse. En relación al ser humano fue el primer Obá que hizo Itá en la tierra. Está especialmente relacionado a Orunmila, Obatalá Obalofun y a Oshún.

Fue el primer Oní (rey) y fundador de Ife, de donde nació la vida según la teología Yoruba, su nombre proviene del Yoruba Odùdúwá (Señor del otro mundo o de nuestro destino). Oduduwa representa los misterios y secretos de la muerte, creó el mundo junto con Obbatala, con quien siempre anda junto al igual que con Orumila. , es una entidad que no debe ser dada por sacerdotes menores.

Quienes tienen asentado Oddua no deben discutir ni elevar la voz delante de él, así como no realizar más de dos cosas a la vez. A sus hijos se les hace Obbatala. Se saluda ¡Aremú Oduduwá, Jekuá!

Su receptáculo consta de un cofre de plata, que lleva un candado, en ese cofre que casi nunca se abre se guarda el secreto que se montó en la ceremonia de entrega, se envuelve en algodón preferentemente del que da la Ceiba (palo borracho) y se coloca en una capilla bien alto, por que el vive en la cima de un loma (Oke) y no puede recibir la luz del sol.

ATRIBUTOS

Sus atributos son la herramienta de Yemú o Yembó con el bastón, un ataúd de cedro, un esqueleto de plata que representa a quienes murieron y pasaron al mundo de la verdad, 8 poayés, 8 adanes o manillas, 8 escudos triangulares, un escudo triangular con un ojo grande en el centro, una escalera, un juego de herramientas de  Obbatala, un majá (serpiente), un hombre y una mujer (muñecos), 8 piedras chinas blancas, una esfera de marfil, una de nácar, 2 manos de caracoles (la mano de caracoles es de 18 ), 8 dados usados. Su collar es de 16 cuentas blancas por cada 8 rojas, otro tipo es de 8 secciones de cuentas blancas separadas por 2 cuentas de nácar que llevan en el medio una de coral.
Come junto con Obbatala y se le inmolan chiva blanca, gallina, codorniz, guinea y palomas. Se recibe con Oduduwá un Osun del tamaño de la persona rematado por una paloma con las alas extendidas, también se entrega con él a Borumu y Boronsia, que son sus guardianes. Lleva los mismos Ewe que Obbatala y luego de tres toques de  Obbatala se le dedica un toque.

Caminos de Oddua:

  • Oduduwa Abaña
  • Oduduwa Abere
  • Oduduwa Abeyi
  • Oduduwa Abipá
  • Oduduwa Abitu Laye
  • Oduduwa Adaguele
  • Oduduwa Adakini
  • Oduduwa Adakinikala
  • Oduduwa Agbadekan
  • Oduduwa Aguele
  • Oduduwa Aguema
  • Oduduwa Aguesí
  • Oduduwa Ajeré
  • Oduduwa Akala
  • Oduduwa Akambí
  • Oduduwa Akana
  • Oduduwa Akanaran
  • Oduduwa Akashimiluwo
  • Oduduwa Akbalosiña
  • Oduduwa Akuarosina
  • Oduduwa Akuesi
  • Oduduwa Alabó
  • Oduduwa Alabuweje
  • Oduduwa Alakaiyé
  • Oduduwa Alakanilowo
  • Oduduwa Alashuadá
  • Oduduwa Algwana
  • Oduduwa Alikkan
  • Oduduwa Aliluwo
  • Oduduwa Apitiko
  • Oduduwa Aremí
  • Oduduwa Aremu
  • Oduduwa Ariwó
  • Oduduwa Asesú
  • Oduduwa Ataná
  • Oduduwa Awá Pepó
  • Oduduwa Awadekan
  • Oduduwa Ayalá
  • Oduduwa Ayema
  • Oduduwa Ayemolú
  • Oduduwa Ayorikan
  • Oduduwa Baba Yegun
  • Oduduwa Dana
  • Oduduwa Desí
  • Oduduwa Dishé
  • Oduduwa Diyeleó
  • Oduduwa Diyoko
  • Oduduwa Ejemú
  • Oduduwa Eletí Barayé
  • Oduduwa Emí
  • Oduduwa Erú eó
  • Oduduwa Fatolo
  • Oduduwa Ibaibo
  • Oduduwa Ibeyi Apitiko
  • Oduduwa Ibeyi Lukoso
  • Oduduwa Ikalambe
  • Oduduwa Itaná
  • Oduduwa Iyá Agbé
  • Oduduwa Molé
  • Oduduwa Moshale
  • Oduduwa Naná
  • Oduduwa Obaiño
  • Oduduwa Obeikú
  • Oduduwa Obejú
  • Oduduwa Odisha
  • Oduduwa Odofatole
  • Oduduwa Ofun Foye
  • Oduduwa Ogueré
  • Oduduwa Okelekedewewe
  • Oduduwa Ologbeyé
  • Oduduwa Olokun
  • Oduduwa Oluke
  • Oduduwa Olukosa
  • Oduduwa Omela Ikú Babá Yeyé Aslashé
  • Oduduwa Oré Okó
  • Oduduwa Orisayé
  • Oduduwa Orisha Ayé
  • Oduduwa Orumaremu
  • Oduduwa Orun
  • Oduduwa Oshanla
  • Oduduwa Oshaogbo
  • Oduduwa Oshereigbó
  • Oduduwa Otropun
  • Oduduwa Otulá
  • Oduduwa Umbó
  • Oduduwa Wena
  • Características generales de los Omo Oddua:
  • Personas de voluntad férrea, algo tercos en sus apreciaciones, artistas o dedicados a las letras, de gran capacidad intelectual, son reservados, tranquilos y no se arrepienten de sus decisiones.

Odùdúwà (también Odudúa, Odúa, Oodúà, y en transcripción afro-cubana Odduduwa u Oddua) es una de las principales deidades de la religion  yoruba Òrìşà de la Creación, según la tradición de Ilè Ifé. Uno de los 154 òòşà fúnfún (del color blanco), entre los cuales se destacan también Obàtálá (su rival en el proceso de crear el mundo), Òrúnmílà (El Profeta), Òòşà-Ogiyan (deidad de Ejigbo) y Yemoo (Yemõwo’, Yemú, Yembo). En la  Santeria sincretiza con Jesucristo , bien sea en imágenes del “Santísimo Nombre de Jesús” o del “Santísimo Sacramento”. Aunque es más popular como San Manuel

Según la tradición general de Ilé Ifè – que se considera la oficial de Ifá – fue el òrìşà que creó el mundo, cuando Obàtálá, quedó embrigado y falló en la tarea encargada por Olórun-Olódùmárè (Dios Supremo).

Leyenda

Olórun creó primero a Obàtálá, pero cuando Òrìşà-Nlá (el Gran Òrìşà Blanco) se dirigía al umbral del mundo espiritual, se encontró con Èşù (Eshú, también conocido como Elégbara o Elégbà), que le exigió que hiciera sacrificio. Altivo, Obàtálá se rehusó y Èşù decidió imponerle un castigo: le puso en el camino una comida muy picante y plantó una palmera vinícola.

Después de mucho caminar, Bàbá, decidió descansar. Como tenía hambre, decidió probar la comida que Èşù había plantado. Una vez satisfecho, tuvo sed y con su opa-oşoro (opká-oshoró, cetro, cayado), perforó la palmera y bebió del vino que manaba de ella. Embrigado, se quedó dormido, con el Apo Àiyé (Saco de la Creación a su lado).

Olófin-Otete (otro nombre de Odùdúwà), al percatarse de la situación, fue elese (al pie) de Su padre Olórun y le informó. Olódùmárè, decidió, entonces, encomendarle la tarea de crear el planeta como hoy lo conocemos.

Odúa hizo los sacrificios pertinentes, orientado por su compañero Òrúnmílà y suspendido de una cadena (ewon) de plata de 16 eslabones derramó sobre la superficie del agua (lo único existe en el caos y oscuridad inicial) un poco de polvo. Luego dejó deslizarse a la gallina (adíye) cinqueña (de pata de cinco dedos), para que esta exparciera la tierra. El camaleón fue el que tanteó la superficie recién formada y confirmó que Odùdúwà podía bajar.

Así pues, Odúa fue el primer òrìşà que pisó sobre la tierra (esentayé, de donde nace la ceremonia homónima, típica de la práctica ancestral, en que se le hace la adivinación del destino a los recién nacidos). Odùdúwà venía, como todos las deidades, con 200 acompañantes.

Al despertar Obàtálá, mostró contrariedad por lo sucedido. Olórun, le perdonó el deliz y le encargó moldear al ser humano de la arcilla (por lo cual recibe el título de Alamorere). Una vez en la tierra, travó una violenta guerra con Odúa y sus seguidores, sólo apaciguada gracias a la intervención de Èşù  Obà sin l’Àiyé, Òrúnmílà, Yemoo (esposa de Bàbá) y la astucia y sacrificio de Moremi, hoy en día heroína de Ifè.

Odúa fundó la capital espiritual de los yorùbá (Ilé Ifè) y se volvió su progenitor. Hoy en día todos los yorùbá se consideran omo Odùdúwà es decir hijos de Odùdúwà. Odúa encabeza la dinastía de los 21 obà, reyes locales, que ratifican sus coronas al pie del Ooni de Ifè, por tradición descendiente directo del òrìşà y su encarnación viviente. Por ser el primogénito de Odùa-Ilè-Àiyé (La Madre Tierra), se le llama Àrému (Àré = primero). También Agbéjì en virtud de su capacidad creadora.

La leyenda antes narrada, suele tener una versión histórica, que cuenta que Odúa vino del Éste (según unos la Mecca, en Arabia, según otros de Benin o de lugares próximos), para destronar el rey local Obàtálá, imponiendo a los igbo, la población local, un nuevo orden político, reconfigurando la identidad cultural y espiritual que encontró, con elementos propios. Esta versión es más aceptada entre los antropólogos, los habitantes Oyó y aquellos que quieren, por influencia occidental, privar de naturaleza divina al Padre de los Yorùbá.

Las Esposas de Odùduwà

Algunas de las esposas de Odùduwà:

Olókun Seniade: Ìyá Òkun, la Madre y dueña del Mar, la primera y la favorita de Odùduwà. La señora de la prosperidad, abundancia y riqueza como el proprio mar, la madre de Ògún y Ìsèdélè.

Oşààrá: “aquella que fue bendecida con muchos hijos”, es adorada en el santuario de Olóòkun y tiene su fiesta anual llamada Àgbon.

Omìtótó-Òşé : una de las favoritas, madre de Ajíbogun, que más tarde se hizo Owá Obòkun, que fundó las ciudades de Ìbòkun e Ilésà.

Algunos dicen que ella adoptó o fue madre de Obàloràn, natural de Ìloràn, que más tarde se hizo jefe de Ilódè, ciudad natal de su madre.

Otros aún dicen, que él fue hijo de Sàpàrákùnní, entonces doncella de rara belleza que vivía con su hermana Omìtótó, casa esta, que Odùduwà visitaba con mucha frecuencia, y que tuvo noches de intenso amor. Con eso conoció y se enamoró por Omìtótó, con quien más tarde se casó.

Ojùmmu-Yàndà: la que hizo esfuerzos sucesivos para contener y mediar a la largas disputas entre Odùduwà y Obàtálá.

Lakanje: también conocida como Aníhunka, de más bella y sensual de las esposas, la madre de Òrànmíyàn.

Omonide: quién tuvo varios hijos de Odùduwà, entre ellos algunos que se hicieron Oba, como el Alákétu y el Aláké. Dicen también, que ella o uno de sus descendientes fue quien fundó la ciudad de Abéòkuta.

Ogunfunminire: dicen que fue madre de muchos hijos de Odùduwà y fue quién fundó la ciudad de Lagos.

Yèyémòólú: fue la más vieja (en edad) de todas las esposas, tenía la responsabilidad de supervisar toda a la alimentación servida a su esposo. Dicen, que se transformó en un pozo de agua potable y extremadamente saludable.

Por este y otros motivos, todos los Óònì que reinaron y reinarán en Ifé, sin “casan” de entrada con ella antes de vivir definitivamente en el palacio como Óònì, donde hasta hoy existe el pozo en que Yèyémòólú se transformó y donde es reverenciada.

Àtìbà : para unos ella no tuvo hijos, para otros fue la madre de los Oba Osemofarawe y Ebumàwe que fue el fundador de la ciudad de Àgó-Ìwòyè. Fue una de las esposas que más edad tenía, y se transformó en una pequeña pieza de granito, hoy en la entrada del Museo de Ifé.

Los Àgbàgbà

Los “dieciséis” àgbà (ancianos) que vinieron con Odùdúwà para crear Àiyé, que por este motivo se le dice a Olófin Odùduwà, el Àjàlàiyé (La Voluntad de la Tierra; también Olófin Àiyé, el Regidor o Dueño de la Ley Terrenal; Olórun es el Olófin Òrun – Regidor del Cielo).

  1. Òrúnmìlà o Àgbónmìrégún : “Señor del Oráculo de Ifá”, fue el primer compañero y el Jefe Consejero de Odùduwà, un primer ministro, orientando sobre todo y a todos, inclusive en asuntos gubernamentales de Ilê-Ifé.
  2. Obàtálá: también llamado de Òrìşànlá, considerado el primero y principal artesano, por modelar los cuerpos de los seres humanos, es aclamado como Alámòrere, “Señor de la buena arcilla”, por extensión, el patrono de los artistas, principalmente de los escultores.
  3. Olúorogbo u Òrìşà Aláşe: fue el tercero àgbà en importancia tras Odùduwà, aquel que fue el “Salvador del Mundo”, que hizo llover en una gran sequía, pues fue el jefe mensajero entre el Oba Orún y el Oba Àiyé, o sea entre Olódùmarè y Odùduwà.
  4. Obamèri: también llamado Alapa-Aharemadà, fue su “general”.
  5. Orèlúéré u Orè (Oré): Olóde Orè, el jefe de los cazadores y guardián de las tradiciones y de la moral. Para unos, después de Odudùwà haber creado el mundo, el primero en pisar la tierra y después explorarla, fue Olóde Orè, antes de cualquiera, que como manda la tradición era una de las funciones de los cazadores, por eso es también aclamado como Onílè, “Señor de la tierra”. Dicen que más tarde, él se hizo compañero de Òbàtálá.
  6. Obasìn o Èşù Obasin: Era quién controlaba las intemperies de la naturaleza, y más tarde, se hizo el principal asistente de Òrúnmìlà.
  7. Obàgèdè u Obàgîdî: fue el jefe mensajero de Obamèrì.
  8. Ògún: fue el jefe de los guerreros.
  9. Obamakin: (sin datos).
  10. Obawinni Oreluko: también llamado de Oro-Apasa, que más tarde se hizo compañero de Òbàtálá, fue quien hizo a Òbàtálá 1er Oba de los Ìgbò, al ellos retirarse de Ilê-Ifé, bajo la presión de Obamèri. Después que Òbàtálá se fue, él los lideró y fue el 2º Oba de los Ìgbò.
  11. Aje Sàlugá: “Señor de la Riqueza”, fue el “financiero” de Odùduwà. Otras fuentes dicen que fue una hija de Olóòkun con Odùduwà. Es interesante notar, que como divinidad masculina, su símbolo sea una gran concha marina, lo que extrañamente coincide con uno de los símbolos de Olóòkun.
  12. Èrìsilè: (sin datos).
  13. Éléşìje: Fue un ervanário, que inició a practica de la medicina tradicional.
  14. Olóşé: En la tradición afrocubana se considera hija de Odúa.
  15. Alajó: (sin datos).
  16. Èşìdálè: que cuida de aquellos que mueren trágicamente, como mujeres que mueren al dar a la luz, inclusive los suicidas.

Otros, incluidos en la comitiva:

Olókun: La primera y favorita esposa de Odùduwà. La Diosa del Mar.

Òrìşàtéko Ìjùgbè u Obaresé: un gran guerrero y compañero muy conectado la Obàtálá.

Yemõwo’: la única esposa de Obàtálá.

Otros no consideran Obàtálá cómo uno de los 16, pues llegó solamente después de los 16.

DESCENDIENTES ILUSTRES

Entre los descendientes más ilustres de Odùdúwà se encuentran Òrànmíyàn y sus hijos Dada Ajaka y los ibéjì (gemelos) Sàngó y Aganju. Sàngó, en particular, terminó la obra de su abuelo y padre, consolidando el imperio de Oyo, capital política de los yorùbá.

Hoy en día se considera que el Òòni de Ifé es descendiente, incluso encarnación viviente de Odúa. También descienden de Odùdúwà los 21 obà con derecho a adé (corona), que deben ser confirmados por la máxima autoridad en esos menesteres, el ya mencionado soberano de Ifé.

SU CULTO EN AFRICA

A pesar de la importancia de Odùdúwà en la historia y mitología yorùbá, Su culto en África, es un tanto irregular. Sus principales centros de adoración son Ifé, parcialmente Oyó y Ado (tierra ègbádò), a donde según tradición, Odúa emprendió viaje en su vejez, acompañado por Elegbara, que ocupó el mando de la ciudad de Iworo.

Tiene variadas formas de iniciación y un sacerdocio propio, contrario a la idea más común en América. Su sumo sacerdote es el Oba’dio de Ifè. En Oyó se realiza la ceremonia de adoşu de la deidad, sin necesidad de usar otros òrìşà como intermediatios (entiéndase Obàtálá, como viene sucediendo en el nuevo mundo).

En algunas regiones, particularmente en el sudeste, se le confunde con Odùa, la diosa primigenia de la Tierra, considerada como coetánea de Olórun y consorte de Obàtálá. Odùa es la tierra, Obàtálá el cielo. Según tradición ambos están unidos en un eterno abrazo, creando la Igbá Iwá: Calabaza de la Existencia. Cronistas británicos recogen la leyenda yorùbá, que en una pelea, Obàtálá arrancó los ojos a su conflictiva mujer, dejándola ciega. Esta leyenda, también es documentada por Lydia Cabrera, en su archiconocido y polémico libro El Monte, pero esta vez en Cuba, donde también se asegura que la Creación emana de una güira donde vivía, según unos Odúa & Yemú y según otros, Obatalá y Yemú en compañía de 16 igbin (caracoles o babosas).

Hay quien asegura que en Ado Odúa es una deidad femenina, sin embargo, un oríki de la región deja bien claro que se trata de un rey y no una reina: Obà nilè Ado (Rey de la Tierra de Adó). Quien así lo afirma, asegura que Ado fue creada por un cazador de quien esta diosa se enamoró. Al cansarse de éste, la misma decidió beneficiar con su bendición a quien tantos momentos de placer le proporcionó y le aseguró al partir que los que vivieran de ahora en adelante en esa región, contaría con su protección eterna. La leyenda es muy repetida por los historiadores extranjeros, sin embargo, no parece estar confirmada por la realidad local.

FESTIVALES

Como sucede con la mayoría de las divinidades yorùbá, Odùdúwà tiene un festival propio en Ilè Ifé llamado Ido. Se celebra durante seis días; sólo se tocan los adjá o agogó de la divinidad, sin tambores. Durante el mismo, los habitantes de Ifé, conmemoran al progenitor de su raza, también considerado por ellos como padre la Humanidad. El Ido se realiza entre diciembre y enero (en Cuba, Odúa se venera el primer día del año).

Por su parte, la gente de Ado-Odo (territorio ègbádò) celebran dos importantes festividades rituales: Alamuwa e Il’aje (también conocido como Oodua). Ambos están dedicados a deidades ancestrales, que según la población local, también provinenen de Ifé. De estos dos el Oodua (Il’aje) es el más importante y prestigioso. De acurdo con el Chief Biliaminu Olabimtan, nativo de Ado-Odo, Il’aje es un homenaje a la deidad del pueblo y durante cada una de las celebraciones en su honor se pide paz, fertilidad, longevidad, amor y salud, entre otras.

De acuerdo con Pa Olabimtan, nombrado mensajero del Oba en 1926, el Festival de Oodua dura cinco días (semana yorùbá) y termina con la inmolación de dos vacas, que se conducen a lo largo del pueblo y son golpeados por palos hasta que mueren. El último día – clímax de la festividad – cualquiera puede agarrar un pollo o gallina perdida y comerla, sin pedir permiso.

Según datos, el festival no podía celebrarse debido a que una de las vacas debería proporcionarla el soberano local (la otra los miembros del poblado). Sin embargo, como hasta hace poco no había rey, esta tradición no se podía mantener.

Según cronistas de la época, las festividades de Odùdúwà en Ado tuvieron gran brillo en el s. XIX y contaban con la participación de las personalidades importantes de la localidad. En esa misma zona, cada cinco días se le ofrecían a Odúa gallinas y animales afines, pidiendo hijos y otro género de bendiciones.

SU CULTO EN CUBA

Al llegar al nuevo mundo, fue preciso alterar las funciones espirituales de algunas deidades. Así pues, Olókun pasó a ser òrìşà de la profundidad del océano, al tiempo que Yemoja (Yemayá) se conviertió en dueña de los mares, de ser apenas protectora del río Òògùn (medicinal). Òşun (Oshún) pasó a ser dueña de todos los ríos y otras deidades fluviales como Oyá, Obba y Yewá, perdieron ese carácter y fueron ubicadas en los cementerios, por sus misteriosos vínculos al mundo de los difuntos.

Odùdúwà fue una de las deidades que cambió el carácter entre nosotros: de rey supremo, cabeza de la dinastía, representación divina de la realeza y el estado, se volvió rey del inframundo, de “los secretos de los ancestros y la muerte EggunI (muertos) e Iku(la muerte)”. Se le acentuó mucho su categoría de primer ancestro – principal razón para considerarlo rey de los muertos – y su vínculo con las profundidades del subsuelo (asociándolo con la muerte).

Los afrocubanos consideran que “conforma junto con  Obbatala y Orumila, una importante trinidad dentro del oráculo Yoruba. Con Obatala, creo el mundo, mientras que con Orunmila , fue el encargado de enseñarle los secretos de Ifá, ya que fue el primer Oba que hizo Itá en la tierra”.

Y aunque inicialmente fue patrimonio de los oló’rìşà (literalmente ‘dueño de òrìşà’, o sea, persona iniciada en ese sacerdocio), particularmente los egbádò, que trajeron su reverencia a Cuba (Odúa no viene a la isla por tradición de Ifè), con el tiempo se asoció de forma casi absoluta a Ifá, asegurando, de forma errónea, que los únicos que tienen potestad para consagrarlo son los babalawos.

SU HISTORIA EN CUBA

Según la rica tradición oral, Odùdúwà fue traído a Cuba por los yorùbá ègbádò, región, donde según documentación de la época, Odúa era una deidad muy reverencia (ver Hail Orisa, de McKenzie). Ahí compartía con Yewá y Obàtálá el dominio espiritual. Incluso, algunos consideran que era una especie de deidad doble con Obàtálá, de ahí la gran asociación en Cuba de ambas deidades. Incluso como en Brasil, se le consideró un camino supremo de Obàtálá, lo cual, es inexacto.

Se asegura que fue Ma Monserrate González (Ápoto, Obà t’èrò, Rey de la Paciencia, oní Sàngó) la que lo introdujo en la isla, aunque hay otras versiones. Ma Monserrate legó a su principal ahijada Fermina Gómez (Òòşà’biyi – Oshá’bí, procreada por la deidad), dos de las principales divinidades del panteón afrocubano: Odúa & Olókun. Fermina le dio Odúa a Cuca (Odù’biyi, Procreada por Odúa), que se volvió la gran especialista en esta deidad y en Yewá (natural especialidad de los ègbádò). Otras fuentes aseguran que fue la propia Ápoto (o quizás otra religiosa de idéntico nombre) que le dio Odùdúwà a Cuca, conocida en lo adelante como Cuca Odúa.

Sin Cuca no transcurría ningún rito relacionado con Odùdúwà en la llanura Habana-Matanzas. Por ende, no es de sorprender, que fuera la que introdujo Odúa en la rama de Ifá, entregándoselo a Arturo Peña (Oturupon Bara’Ife), babalawo de Regla (según muchos el primero en tener Odùdúwà; aunque hay quien asegura que se trató de Pedro Pablo Pérez Ogbé’yonu; también se cita a Hilario Barbón y Secundino Crucet, como intermediarios en el Odúa de Peña, aunque siguen dejando a Cuca como fuente, tanto en uno como otro caso; otras versiones afirman que fue ña Rafaela Odù(n) la que trajo Odúa a La Habana).

Con el tiempo, algunos babalawos comenzaron a cuestionar la pertinencia de supuestos sacerdotes menores entregaran la deidad más importante del culto y además de fundamentarse sus propias representaciones materiales (diferentes del original), comenzaron a asegurar que poseían la exclusividad para su consagración. Hoy en día, esta idea está más que extendida entre la comunidad religiosa, aunque aún hay incidicios claros de su inexactitud.

Como sus ritos de consagración directa se perdieron o no llegaron a la isla, desde el principio de la santería, a los omo Odùdúwà, se les hizo Obàtálá, en virtud de la semejanza de ambas deidades (cuya principal características es el uso del color blanco y algunos tabúes como el vino de palma, la sal y las comidas picantes, nacidos de la leyenda antes descrita). Es evidente que en Cuba, es poco conocido el conflicto entre ambas deidades.

SU CULTO EN BRASIL

Aunque los brasileños conocen bien la leyenda antes narradas, Odúa no es de las deidades más frecuentes en ese país. Se le reverencia en terreiros o casas de santo específicas y en festividades marcadas como las Águas de Oxalá, cuyo primer domingo está dedicado a Él. Se le canta en la Roda de Oxalá (la secuencia de cánticos de Òrìşà-Nlá). Puede tener ‘omo’, pero al parecer sólo en el sur del país hubo algún indicio de iniciación directa. En el Candomblé de estilo Kétu, al omo Odùdúwà, se le puede hacer Oxalufã (Òòşà-Olufon) o Xangô Airá (Sàngó Airá, que en realidad no es Sàngó, sino una deidad funfun asociada al Obà Koso).

SU PRESENTACION MATERIAL

Su representación material alude a la formación del mundo, del cual forman parte el reino animal, el vegetal y el mineral. Su reino son las tinieblas más profundas de la noche. En cuanto a su aspecto, no tiene forma, siendo en si una inmensa masa de poder espiritual que posee un ojo fosforecente. Vive en un receptáculo en forma de cofre de plata, el cual se resguarda con un candado o cerrojo. Este cofre extrañas veces se abre, aunque se recomienda no hacerlo. Se debe proteger de la luz, porque vive en la oscuridad”.

Odúa en África, Brasil y originalmente en Cuba se representa por una igbá (calabaza, jícara) blanca, donde se colocan sus elementos rituales. Durante años en la isla, los santeros e incluso los primeros babalawos entregaban Odùdúwà en sopera, que como la igbá aludía a su carácter de Creador, pues representaba el planeta, que para los yorùbá, era redondo, mucho antes que esa idea prendiera en Occidente. Sin embargo, por la influencia notoria de Ifá, donde empezó a darse en cofre – que representa la tumba (fíjense en el carácter mortuorio que recibió en la isla) – hoy en día es difícil ver un Odùdúwà en sopera o en un objeto semejante.

Se utiliza un cofre, con una carga mística, que no corresponde con la misma que se entrega en el ‘Odúa de santero’, como se le ha dado en llamar al estilo originario de consagración.

Su parafernalia es totalmente blanca, aunque requiere de rojo en determinados detalles. Por influencia de Ifá, se le ha agregado verde, lo cual es congruente con tradiciones ancestrales.

SUS ILEKES (COLLARES)

Sus collares son variados. Básicamente se hacen de cuentas blancas, transparentes y de color cacao. Usa marfil, corales rojos, nácar. Se suele ensartar en combinaciones de 4, 8 ó 16 (sobre todo este último número, su cifra sagrada – todas las cosas de Odúa han de ser en este número o excepcionalmente 8 ó 10, otro número que se le asocia fuertemente, pues rige este odù del caracol). Los collares de Odúa en Ifá utilizan también rojo, verde y negro (que es tabú en la santería).

SUS ATRIBUTOS

Adjá (campana) o Agogó (ídem) de 8 bocas: 4 a un extremo y 4 a otro. Objetos de fadaká (plata, su metal sagrado) e iké (marfil, su material sagrado).

SUS CAMINOS

Como muchas deidades afrocubanas, Odùdúwà, se ha subdivido en un gran número de caminos, los cuales muchas veces incluyen deidades asociadas a Él en África (esposas, hijos, descendientes, reyes, etc.). Sucedió en este caso, como con Obàtálá, que subsumió a los òrìşà funfun.

Entre los principales están Agbéjì (el mayor), Àremú (el más frecuente), Apalosiyan (Akualosiñá), etc.

DEIDADES ASOCIADAS

En Cuba Odúa se suele entregar con Boromú y Borosián, deidades menores, de origen y funciones indeterminados, que suelen llamarse Sus ‘guardieros’ (custodios, guardianes). Originalmente, Odúa se entregaba apenas con Boromú. Borosián, òrìşà del culto de Yewá, se agregó mucho más tarde.

Dado su vínculo natural de ancestralidad, Sàngó es uno de los dioses yorùbá más próximo a Odùdúwà, incluso se considera que Sàngó es reencarnación de Odúa. Por ésta y varias razones es testigo de la consagración de Odùdúwà.

Por su parte Òşun, se considera la ‘custodia’ de su ojúbo (espacio de adoración, receptáculo).

También se suele decir que O’sun (no confundir con la anterior, éste es el custodio de Orí, la divinidad personal de cada individuo y especie de cayado ritual de aquellos que han sido consagrados en Odù), tiene vínculo con Odúa, cuando no se dice que es Él mismo. Algunas casas suelen entregar O’sun ‘de extensión’ (entiéndase del tamaño de la persona), junto con Odùdúwà. La confusión puede venir del vínculo Odùdúwà/Odù y de sus representaciones antropomorfas, que siempre Lo presentan con un cetro, en cuyo tope, a diferencia de la versión cubana, hay un gallo y no una paloma.

En la santería Odúa requiere de Obàtálá para su consagración. En Ifá no es necesario. En ese mismo marco Olókun sigue asociándosele, aunque no en carácter es esposa, pues por influencia de Benin, Olókun pasó a ser deidad masculina en el Ifá afrocubano (contrario a la versión africana que dice que Olókun es la última esposa de Òrúnmílà, que hoy en día reside en su rico palacio submarino).

Hay otras deidades menores, muchas de ellas, apenas mencionadas, pero que no requieren de materialización.

En determinadas casas se exige tener Òòşà-Nlá, Obànlá y Yewá, antes de recibir Odúa, pero esto no es una generalidad.

HIJOS DE ODUDUWA

En el pasado solían ser poco frecuentes, pero la práctica actual indica que no es así, pues cada vez se determinan más personas que deben seguir la devoción de este òrìşà, como deidad de cabecera o tutelar (también conocido como Ángel de la guarda, en lo afrocubano u òrìşà alàgbàt’orí – léase alawatorí – en el tradicionalismo).

Como no existe rito de adoshú (consagración directa, ‘coronación’), se suele entregar sus cabezas Obàtálá (aunque hay quien asegura, como sucede en Brasil, que se le puede hacer Sàngó, pero esto no se ve).

Hay muchas corrientes en este sentido:

1) indica que debe hacer santo y con el tiempo, recibir Odúa;

2) indica que se debe recibir Odúa previo a la consagarción de Obàtálá (ya sea por Ifá, más frecuente, o por la Osha) y si fuera hombre y se tiene camino de Ifá, pasar por el proceso de tefá (consagración como babalawo);

3) indica que los individuos con camino de Ifá deben ‘lavar santo’ (recibir sus objetos rituales, sin pasar por la consagración completa), hacer Ifá y una vez en ese marco recibir Odùdúwà, cuyo itá (pronóstico, adivinación de futuro) harán ellos mismos como iniciados por mediación de los ikines;

4) indica que deben recibir Odùdúwà (por la vía que fuere) y vivir con este fundamento el resto de sus vidas, pues no necesitan de nada más (esta forma tiene el inconveniente de que a estas personas no se les considera oló’rìsà, ni pueden hacer nada con su deidad, salvo adorarla).

Arquetipo

Sus ‘hijos’ suelen ser de inteligencia incisiva, muy detallistas, observadores y dados a la intelectualidad y el mundo jurídico. De gran sentido crítico. Todo lo razonan. Todo lo cuestionan. Suelen ser exigentes con los que los rodean y, en particular, consigo mismos. Perfeccionistas. Minuciosos. Con sentido de la jerarquía y la autoridad. Desconfiados. Recelosos. Un oríki indica que Odúa es un òrìsà que “mira de reojo”. Esa característica parece imperar en sus hijos. Altamente intuitivos, dado su rico mundo espiritual.

Por momentos cerrados, opacados, discretos y silenciosos; con tendencia a la angustia, susceptibilidad y cierto sufrimiento, por las muchas pruebas que les toca pasar durante su vida. Pero con la madurez paulatina, ganan confianza, se crecen ante las dificultades y logran imponerse en su medio, que muchas veces les resulta ajeno, cuando no hostil. Por eso prefieren la soledad y evitan las multitudes numerosas. La explicación de estos procesos y tendencias vitales, la encontramos en Sus leyendas ancestrales. Para los creyentes yorùbá y sus descendientes afro-americanos, la personalidad de la deidad progenitora del individuo, se refleja en la de sus hijos.

En uno de los versos tradicionales de Ifá se indica que Odúa sufría y tropezó con la felicidad, mostrando la posibilidad de semejante suerte para sus protegidos, los cuales deberían meditar la emigración – dado que está en su trayectoria terrena – como una fuente de éxito. Odùdúwà, cuando encarnó, tuvo que dejar su localidad natal, en pos de otras tierras. En unas versiones viene de la Mecca, de donde fue expulsado por intolerancia religiosa; en otras de Benin, donde era un príncipe heredero y por intrigas de la madrastra debió dejar su país, para buscar una nueva patria, donde se instaló y en edad madura pudo consolidar Su reino.

Tienen una buena dosis de agresividad, como su òrìşà, que, contrario a la idea generalizada en Cuba, donde se le cree deidad pacífica y tranquila, es un guerrero-conquistador, que incluso debe ser pacificado ritualmente de variadas maneras. Aún así, no pierden el control con facilidad y siempre tienen dominio de la situación donde se encuentren. Sería el ‘guerrero-maduro’.

Físicamente los varones suelen ser altos, con tendencia a la delgadez, aunque también los hay con sobrepeso. Las hembras, muchas veces tienen una remarcable belleza y senos pronunciados (su gran característica). En la infancia pueden ser frágiles y enfermizos.

Ninguno escapa a la marca de la ancianidad prematura, que de un modo u otro se hace evidente en su fenotipo. Suelen ser maduros antes de tiempo, lo cual les permite ver el mundo con ojos diferentes a los de sus semejantes. Se les pueden asociar las características de los hijos del odù Òfún Méjì, dado al estrecho vínculo de Odúa a ese signo de Ifá.

Los adeptos de Odùdúwà en la tradición afrocubana deben atenerse a rigurosas reglas morales, pues se considera que su deidad no les perdonará un desliz en caso de que se cometa, más si ha sido advertido por Éste, ya que Su palabra tiene carácter de ‘sentencia’. Como todos los hijos de òòsà funfun deben evitar las bebidas alcohólicas, la sal y la conducta licensiosa. Deben usar blanco con frecuencia y procurar no exponerse de forma directa a los rayos del sol o el sereno nocturno.

HERRAMIENTAS

Son diferentes en la Santería e Ifá y por su carácter secreto no deben ser divulgadas en este marco.

OFRENDAS.

Odúa puede comer cualquier tipo de animales, pues no tiene limitaciones en este sentido. Sin embargo, con más frecuencia se le inmolan chiva blanca, gallina, codorniz, guinea y palomas. Aunque también se le puede dar carnero. En África suele comer animales machos, mientras que Obàtálá, como en Cuba, sólo come animales hembras.

Se le ponen adému (adimú, ofrendas de comida) variadas, entre ellos eko, ekrú, bolas de ñame (ishú), etc. Éstas últimas, se aderezan con epó (manteca de corojo), no con òrí (manteca de cacao), como Obàtálá. Usa mucho efun (cascarilla, yeso blanco en África).

SUS CANTOS

Hoy en día muchos de ellos han sido olvidados en Cuba y en Brasil. Muchos otros han sido confundidos, dado el desconocimiento de los hijos de la Diáspora del idioma yorùbá. He aquí, los que más frecuentemente se entonan la Santería afrocubana. Los cantos que en la Diáspora afrocubana se dedican a Olófin (presuntamente el Ser Supremo), en realidad, cuando son traducidos y analizados en contexto, indican que se trata de orín (cantos) a Odùdúwà, que como se ha dicho es Olófin Àiyé.

– Agbéjì O, lodo, iwo’nlo – ‘Gbon’pele akamo’kamo Ado – Oyo le, gbogbo yo’le Odúa’gbéjì ba ri ma ya – Akamo Ado’l’èrò, ko şi mi lódó – Ayó iré mo da nko, yo ire mo da nko – Agemo lo ni’re, modúpé lowo Agbeji – Obà’nlá ese, Àremú, Obà n Sàlàkó E – W’Àiyé, w’Àiyé l’oyin o, Àremú W’Àiyé’kala mefa O! – Agbe wero n’omo ma dubule Omu Gaga – Odù’Àremú O! – Bàbá mi sokoto Àremú pele Àiyé – Odundun Àremú – Eni obà, Àremú Odùdúwà – Eee alàgbà e – O ku o! ago lònà (Àremú Odùdúwà) (el más comúnmente conocido) – E ki Bàbá o ku Àiyé! – Ilè si ma bo omo aláşe iré o – Odù lá gbe – Boromu àgbà olóre re – Olófin (o)ló’wa – Àwa kunle kí Olófin – Ooni E, a e! – Olófin, omo iku Àiyé – Ofifi omo Odùdúwà – Òòşa’gbéjì Olófin (O)bà’nlá

– Ònà(i)re o, Odù’Agbéjì (usualmente se le canta a Ibéjì) – Ibéjì’la ese Àremú (ídem a anterior)

También se pueden agregar otros cantos para Obàtálá como: – (E)gbádò'(o)ke, ègbádò'(o)ri ma (en homenaje a los ègbádò que trajero Su culto a Cuba y Lo tenían por una de sus deidades más importantes) – Ni(e)gbe, ni(e)gbe ègbádò

Se le debe cantar, luego de los canto de Òşun y Òrúnmílà, lo cual raramente sucede hoy en día; pocas casas conservan esta tradición. Sin embargo en el oró ìlù (reverencia hecha con tambores u ‘oro seco’), su toque es obligatorio y cierra los de los demás òrìşà.

ODDU POR EL QUE SE MANIFIESTA.

Odùdúwà puede manifestarse por vía del oráculo de Ifá o del erindilogun (caracol). Es un error asegurar que nunca habla por caracol, pues sí lo hace en los odù: 8 (Ejo-nilè u Ogbè), 10 (Òfún), 14 (Mérìnla) & 16 (Mérìndilogun). Su signo por excelencia en tal caso es Òfún, también conocido por Méwà (diez en yorùbá). En Ifá suele hablan en varios méjì (oló’dù – 16 odù principales), pero de forma fundamental en Éjì-Ogbè, su odù de bajada a la Tierra y Òfún Méjì (Orangun), que lo encarna en su forma más elevada. Hay otros muchos odù donde recogen leyendas relacionadas con la deidad, fundamentalmente, que narran de forma simbólicas detalles de sus ritos y consagraciones (la mayoría de ellos fueron creados en la Isla).

(Obatalá Occua). En el Entusiasmo de la Creación, Olofín hizo cosas Maravillosas (Como la Ceiba, las Nubes, el Arcoiris y el pájaro Zunzún) pero tuvo fracasos y dejo atrás por la mitad, a los hombres por ejemplo, los dejo sin cabezas. Como es natural andaban sin dirección y el mundo parecia una casa de locos, molesto Olofín le encargo a Oddua que les hiciera cabezas.
Este las hizo, pero las dejo con un solo Ojo. Tuvo que venir Iba – Ibo para ponerle los ojos donde ahora están y darles boca, voz y palabras, entonces los hombres empezaron a ser como los conocemos y todo pareció bien, hoy sin embargo amenazan con desbaratar toda la creación de Olofín y uno no sabe si echarle la culpa al Padre de los Orishas ó a Oddua, o si ponerse triste, ó si echarse a reír.

http://orishasenmonagas.blogspot.com/2011/06/oduduwa.html

Miami, 12 de mayo del 2019.

EL DIA DEL AMOR Y LA AMISTAD ES UN UNIVERSO PARA ENAMORADOS…POR ESO, ESCUCHA “LA VOZ DEL CORAZON”…

Posted in ANIVERDIARIOS with tags , , , , , , , on 14 febrero 2019 by josancaballero

LA VOZ DEL CORAZON

Por JOSAN CABALLERO.

EL UNIVERSO DEL AMOR

Cuando veas sordos los caminos

o se te nuble la pasión,

escucha el son de tus latidos,

porque te habla el corazón.

Su voz es ciega, cual un eco,

si te domina la razón:

Su verbo nace al universo,

como una gran conjugación:

“Amar y Amor es la gran Voz”…

Oye la Voz del Corazón:

Escucha siempre a tu interior,

que es como un eco repitiendo:

“Es el Amor un nuevo dios,

es el Amor tu nueva Voz”.

Tu día es libre, como un verso,

si le descubres su canción;

vive en tu cuerpo el universo:

Vive con fuerza, y vive el hoy.

Oye la Voz del Corazón:

Escucha siempre a tu interior,

que es como un eco repitiendo:

“Es el Amor un nuevo dios,

es el Amor tu nueva Voz”.

Cuando no sepas qué destino

te depara el corazón,

abandona el sitio oscuro de tu razón:

“Amor que se piensa, no es Amor”.

Déjate ganar por sus latidos

y libra al ser de tu interior:

Escucha siempre el lado bueno,

tu palpitar de corazón.

Cuando veas sordos los caminos

o se te nuble la pasión,

escucha el son de tus latidos,

porque te habla el corazón.

El Amor es pura fuente,

inagotable surtidor,

que renueva la simiente,

para que nazca, con tu dios,

el nuevo ser de tu interior.

Su eco es dulce, cual un sueño,

si se desdobla el corazón:

Su voz repite al universo,

como una letra de canción.

Oye la “Voz del Corazón”:

Escucha siempre a tu interior,

que es como un eco repitiendo:

“Es el Amor tu nuevo dios,

es el Amor tu nueva Voz”:

Amar y Amor es la gran Voz:

Es el Amor tu nueva Voz.

Miami, 14 de febrero del 2009:

Se acercan los Diez Años

de JosanCaballero’s Blog…

JOSE ANTONIO GUTIERREZ CABALLERO

Miami, 14 de febrero del 2019.