Archivo para Mar

MENSAJE DESCUBIERTO EN LA BOTELLA

Posted in POEMAS DE CABECERA with tags , , , , , , , on 24 junio 2009 by josancaballero

 

EL MENSAJE EN LA BOTELLA, una imagen de Chiquita Cubana, de nuestra Margarita García Alonso.

Por José Antonio Gutiérrez Caballero.

 Miles de manos y voluntades reunidas en esa Botella de la Libertad...Margarita García Alonso.

MENSAJE EN LA BOTELLA

 

 A Margarita García Alonso,

 motivadora y movilizadora 

 de nuestra sangre creativa.

Chiquita Cubana, Di Marga bella, Margarita García Alonso.

 

 Llegará llegará precisamente:

        yo sé que allí estará tan parecido a nada

        descubierto de mar  inesperada impaciencia

        porque donde estuvimos acaso volverá

        como una transparencia raída imperturbable

        ahora más seguro con el refrán mojándose

        hasta partir después quedándose algo incómodo

        en un instante leve que no resultará…

BANDERAS COMO BOTELLAS AL MAR, de Margarita García Alonso.

Llegará  pasará confiadamente:

        yo sé que ha abandonado su muralla

        de fértil corazón   roto el cristal

        vencido el desconcierto debatiéndose

        yo sé que llegará con sal de furia

        a empujarlos de nuevo al arrecife

        o a la calle un periódico que nadie leerá

        cuando no exista nada que los salve

        de esa torpeza o mordaza de nunca protestar…

EL MURO QUE IMPIDE LOS MENSAJES, Margarita García Alonso.

Llegará  seguirá valientemente:

        ella recibirá el mensaje gravitando

        llegará mojará flores del cuerpo

        y sus puertas de miel se abrirán

        para dejar entrar banderas y atributos que

        luego se cerrarán o abrirán con indulgencia

        según sea el camino de norias y reveses

        con las inmensas exclusas y excusas de otros vivos…

        cadáveres que se abren a esa luz

        que no ilumina a nadie ni a ellos mismos…

El mar en la mismita mitad del mal.

Llegará ganará sencillamente:

        ella sentirá que he llegado llegaste

        que llegamos crecidos de marea

        y queremos quisimos ganarnos la otra orilla

        como si un papalote de eterna libertad

        nos impulsara a la profundidad del mundo

        con mediana cuantía para dejarse ver

         sin pasaportes de ciudadanías falsas

        exigidas a priori por tanta identidad

        perdida en inmigrancias

        enredos de un gobierno que siempre desgobierna

         pero nunca tolera a aquellos que disienten o presienten

         sus notables caídas en períodos nada especiales…

De los que nos puede salvar la Botella de la Voluntad, de Margarita García Alonso.

Llegará partirá pausadamente:

        ella leerá desaprobando idiomas

        su aire imprevisto los dejará vencer

        multiplicar aún su rabia entre nosotros

        que estamos condenados a la mitad del mal

        como una dualidad marítima inconfesa

        que a pesar de los hombres fomenta las idas y venidas

        las ideas contrarias y los travespías deshechos

        sobre las autopistas de la virtualidad

        cual necios tentempiés que hasta nos excomulgan

        porque nunca enviamos el mensaje correcto

        como si fuera acaso bendito saludar

        desde una plaza pública que no visita nadie

        salvo aplausos que ya no están a salvo

        donde ella nos convoca esposada y tan muda

        hasta el punto de quedar y tomar su sangre alucinante

         como un cristal que armará su cuerpo con los dientes…

La Libertad escondida en la Botella, como Prevención...Margarita García Alonso.

Llegará abrirá copiosamente:

         ella desatará humedades para ser

          y deshacer cariátides con nuevos tentempiés

          sometidos de por vida a esa muerte en su círculo vicioso

          en que a menudo los llegados recién querrán volver

          cuando ella les done su brújula su faro cual único fantasma

          en una torpe columna de luz que no es ni un catalejo

          desde donde ella asomará sus pechos por placer

          se les entregará como una fruta fértil

          jugosa porque pudieron verla y ser

          otra ciudad pujante sin más miedo

          que fundarla de nuevo junto al mar

          en un instante atrevido al imponer

          las mismísimas ganas de atreverse

          a romper la inercia y el terror de no pertenecer

          al mito ni a la historia rebelde de anteayer…

El cielo mudo prefigurando el espíritu de Libertad.

Llegará quedará únicamente:

        si empezamos a darnos de comer voluntades

        a pasarnos el vidrio de vano en mano

        para que el aire aumente como es

        y se haga tierra al frente en el fuego timonel

        convertido ya en barro sapiente de mujer

        carne no de cañón sino agua tempestad

        como sangre infinita encauzando el poder

        de todos los que fueron y serán otra vez

        tierra agua viento fuego: sangre para volver

        a una Isla que marcha, con sus hijos sentados

        hacia el próximo vórtice que la haga renacer…

Una plaza pública que no visita nadie. Josán Caballero.

Llegará llegará masivamente:

       si todos convocamos mensajes a una voz

       amordazados juntos ganando la planicie

       que asoma algún incierto destino nada ausente

       como zafarnos plenos a la estampida opuesta

       cual un simple llamado que nos salva de huir

       entre migajas de almas por no salir perdidas

       igualmente atrofiadas al quedarse a morir

       o defender el palmo de cielo que pisamos

       de una vez y por todas con la botella en alto…

EL MURO Y LA BOTELLA JUNTO AL MAR. Margarita García Alonso.

Llegará asumirá inmensamente:

       descifrando un mensaje que es mutuo para ambos

       extremos de una misma historia que nos habla

       para todos sumarnos y de una vez confiarnos

       un destino que es de ella, pero también nosotros

       haremos el milagro que no llega sin mucha resistencia

       con la unión infinita de nuestras voluntades

       despertando conciencias y amándonos sublimes

       para que su llegada sea un regalo intacto

       de más soberanía abriéndose en el acto

       como un parto de todos los que quisimos más

       que una Isla sembrada en el mar de nuestra sangre

       papalote elevándose al fin con esos sueños

       y empinar la botella cual noble zeppelín

      que nos hizo fijarnos en nuestros pies impropios

      donde podemos juntos sanarnos de una vez

      y aunar la arremetida con la cabeza en alto…

La libertad como una paloma bolsa atrapada en el árbol...Margarita García Alonso.

Llegará y armará continuamente:

       su manto humano coralino de siempre

       porque ella es Isla madre y nosotros sus niños

       a pesar de pasar por malos hijos pródigos

      de un padre que se precia  sobre su infame trono

      y no aprecia a sus vástagos que provocan su encono

      pues no le basta el suelo ni el cielo de estar cómodo.

     Si es que ellos lo desprecian. No sabe cuánto y cómo

     porque somos nosotros que manchamos su enojo

     cuando no le aceptamos sus torpes sueños módicos

     aunque también marchamos a romper sus antojos

     y hasta ordenar que salga mirándose a los ojos

     en un espejo inútil que muestra sus despojos

     como un inevitable destierro sobre abrojos

     para que aprenda “el viejo” lo que nos hizo a todos.

Futuro Malecón con los Papalotes Banderas y la Botella del Mensaje, salvada entre nosotros. Margarita García Alonso.

 JOSAN CABALLERO

20 de octubre de1979-23 de junio del 2009.

La bandera de nuestra libertad.