Archivo para Décimas de Josan Caballero

ACROSTICO EN TRES SUITES SIMULTÁNEAS, SOBRE EL CINCUENTENARIO DE LAS ESCUELAS LINCOLN-MARTI, CREADAS POR DEMETRIO PEREZ JUNIOR

Posted in ANIVERDIARIOS with tags , , , , , , , , , , , on 9 enero 2019 by josancaballero

Por JOSAN CABALLERO.

(Suite de Acrósticos Ciudadanos)

En saludo a la nueva Parada Martiana, de este 28 de enero del 2019…

ESCUELAS LINCOLN-MARTI, DE DEMETRIO PEREZ JUNIOR

(Primera Suite Acróstica)

Entre un crisol de naciones,

Se erige, cual ministerio,

Corazón del magisterio

Universal, que antepone

El saber, mientras propone

Libertad para ganarse

Almas, que buscan forjarse,

Sobre un imperio de sillas

 

Libres:!Cuánta maravilla

Insta a todos a posarse!

Niños liban la colmena,

Cual abejas entre libros:

Obreros, “con que equilibro

Luces, que erizan antenas

Nacientes: Mi mente plena

 

Madura por ejercicio,

Asumiendo, que el servicio

Real la vida renueva,

Tallando espíritus: Leva

Ideales, nunca vicios”:

Destino de gran auspicio

Empodera a nuevos hombres,

 

Defendiendo con sus nombres

El cese de los prejuicios:

Metas que dan beneficios,

En un pueblo de prohombres,

Techado por los pronombres

Resultantes en mil juicios:

Incalculables resquicios

Ordenan el crecimiento,

 

Para unir sus elementos,

En torno a los frontispicios:

Rescatando precipicios,

Entre abismos sin acento:

Zánganos, que suben lento,

 

Jamás rondan, ni hay hospicios:

Unidos, cual los novicios,

Nobles de espíritu atento

Intentan, con franco aliento,

Ondear dos banderas juntas,

Rememorando, cual yunta,

dos países y un momento:

Dos países, con sus hombres

y apellidos, en sus aulas,

viendo “LaRue”  con “Paula”,

en una causa que nombre

la educación de prohombres,

con un corazón a prueba

de libertades, que muevan

sustantivos con renombre,

cuyos nombres den y asombren

el universo que elevan.

 

Lincoln y Martí comprueban

su lealtad y patriotismo;

con valentía y civismo,

más todo lo que conllevan:

Nacionalismo, con pruebas

fehacientes de bondad:

Alma plena, humanidad,

demostraron estos hombres,

que izaron altos sus nombres,

entre patria y libertad.

LAS ESCUELAS LINCOLN-MARTI, ESCUDO LIBRE DEL SUR DE LA FLORIDA

(Segunda Suite Acróstica)

La luz de un alma sincera

Amanece, si se esparce

Su ideario, al elevarse

 

En su patria sin fronteras:

Salvando la primavera,

Cuando crea, porque siente

Única su gran simiente,

En país de dos orillas,

Liberando con cartillas

A la flor del continente:

Sobresale un contingente

 

Libre en aulas, cuya fe

Idealiza lo que ve

Nacer del cielo o la mente,

Cuidando que inteligentes

Obren a favor de quienes

Legalicen los andenes:

Nadie es culpable, si emigra:

 

Mientras otros lo denigran,

A pesar, no lo condenes:

Revoluciona las sienes

Traer saber con propuestas,

Inspirando mil respuestas,

En medio de los vaivenes

Superlativos, que tiene

Considerar la enseñanza

Una proeza de alianzas,

Dominadas por los bienes:

Ordena pensar quien viene

 

Levitando con “Paradas”:

Irradia Martí en tonadas

Benditas: Lincoln sostiene

Recios valores: Contienen

Exilio entre marejadas:

Donan su amor en cascadas

Escolares, cuya infancia

Lleva consigo las ansias

 

Soberanas, cual llamada

Universal, resonancia:

Retrato de letra intensa:

 

Decano de nuestra prensa,

Enamora tu elegancia:

 

Líder LIBRE de arrogancia,

Argumenta tu propensa

 

Felicidad con ganancias:

LINCOLN-MARTI, tu bonanza

Ondea en todos, inmensa:

Reconcilia quien avanza:

Inmortal es tu confianza,

Dador de escuelas que piensan,

Abiertas a la esperanza.

 

SEMBLANZA EN VERSO DE SU ESCUELA Y SEMANARIO

(Tercera Suite sin Acróstico)

 

LINCOLN-MARTI trae el nombre

izado por sus raíces:

Senda de sendos países

nos ensalma con sus hombres,

sembrados como pronombres

posesivos de esta historia,

donde triunfa la memoria,

si una infancia nos predice

ecuménicos matices,

que aseguran trayectoria,

por digna convocatoria,

cuando un hombre las bendice,

frente al umbral de matrices

hispanas, para dar gloria

y bienestar: !Qué victoria

descrita sin oratorias,

sino con ejecutoria

magisterial, cuya noria

ya fundó generaciones,

entre el crisol de naciones,

que vinieron a quedarse,

para luego perpetuarse

a esta tierra, donde exponen

arcoíris a montones,

y estrellas al pabellón

de la patria, que es un don,

si multiplica a sus seres

humanos, no cual enseres,

sino como venas vivas,

que corren, mientras activan

poderíos y quereres,

pues “al país donde fueres,

debes hacer lo que vieres”:

 

LINCOLN-MARTI  trae escuelas

de infinita democracia,

donde vocación y gracia

dejan su humilde secuela;

y el saber es una estela,

que se riega por instancias:

 

Escuelas, donde la estancia

educativa es ganancia:

La moral cristiana escancia

el corazón, con sustancia:

Encanta la vigilancia

de un plantel, en concordancia;

evitando discrepancias

y arreglos, por conchupancia:

 

Escuelas que nos revelan

la virtud de un fundador,

que puso América en flor,

destinando instituciones,

para que asuman misiones

educativas de amor,

pues el saber siempre aporta,

y a mil mundos nos transporta:

El saber es una torta

de infinitos ingredientes,

y todos son suficientes,

para completar sin cortas

etapas:  Nos reconforta

aprender, cual vena aorta,

que nos colma de repente,

pero enseguida el torrente

se convierte en nueva almena,

para expandir la colmena

de nuestra alma intransigente:

 

El saber es alacena,

que nos suministra a todos:

Alimenta en muchos modos

espíritu y mente plenas:

Juego y saber son la cena

de aquel que juega en la vida:

El saber es gran comida:

La vida es hambre que llena:

LINCOLN-MARTI es agua mansa,

que corre entre remembranzas,

con dos líderes a ultranza

de países, cuyas lanzas

se fundieron a la organza

de Quijote y Sancho Panza:

 

LINCOLN-MARTI es añoranza

de pueblos con gran pujanza,

estrenando las alianzas,

que nos libren de asechanzas,

para ganar más confianza

y producir las finanzas

de países con bonanza.

LINCOLN-MARTI da razones

más que suficientes, para

preponderar lo que ampara,

en aulas y corazones:

Ni castigos o perdones;

sólo su amor se compara,

con los hechos que declara,

al alimentar millones

de niños, con laudatoria

formación de juventudes,

que amplían sus aptitudes,

vocaciones y memoria:

 

Tutorial su meritoria

enseñanza al nuevo suelo,

revelando el gran anhelo,

de profunda indagatoria,

que se riega por sus dorias

escuelas, como si el cielo

desbordara caramelos,

cual estrellas con euforia,

de una niñez que hace historia

reciente, pues corre velos,

asegurándose un vuelo

de intelectos a la gloria:

Gloria que siembra memorias:

Memorias que traen versos:

Versos creando diversos

emblemas y trayectorias:

Trayectorias con euforias

de una infancia traslaticia,

formada con gran pericia,

bajo el signo de dos grandes

genios de aquí a Los Andes

(cordillera de justicia),

que adelantaron noticias,

por Dakota y Colorado,

para unir a más estados,

desde el Norte al horizonte:

 

Cuatro rostros dan al Monte

Rushmore el sello ideal

a una historia sin final

(de epopeya y monumento),

donde esculpir mil momentos,

por un Lincoln, que es Martí,

perpetuando el frenesí

de hermanar dos continentes;

cuando Demetrio, consciente,

nos postula sus semillas,

que serán la maravilla

de este mundo intransigente:

El espíritu del hombre

corre cual las cordilleras:

Mana por dentro; y por fuera

miras sólo carne y nombre:

El alma, acaso te asombre,

es parte de un ingrediente

interior, cual contingente

de tierras, que marchan juntas,

aunque sólo veas las puntas

del “iceberg” más imponente:

 

Las montañas son iguales,

que los hombres y las razas,

mientras cientos de amenazas

coartan sus ideales:

El saber abre panales

de luz a los estudiantes,

quienes crecen expectantes,

sin plegamientos, ni fallas,

superando mil batallas,

con un mundo por delante:

Sierra Maestra es presente

de un porvenir, que pudiera

reunir más cordilleras,

con el alma de insurgentes

héroes: Sangre valiente

que despierta en derredor,

para asumir el clamor

de nuestros pueblos hispanos:

Dos continentes de hermanos

inmigrantes del dolor:

El dolor que mana a un hijo,

cual el agua de una fuente:

No se corta de repente,

ni abandona su escondrijo,

sino fluye, en amasijo,

al vientre de un nuevo suelo,

logrando crear anhelos

de alegría y esperanza,

cuando ganan la confianza,

liberada en otro cielo:

 

LINCOLN-MARTI es desvelo

de un hombre por su nación,

que ha visto la inmigración,

como un reto de gran celo,

para fundar con gemelos

líderes su profesión

de educador: Condición

ejemplar, que lo agiganta,

pues, por su gente, levanta

la nueva generación:

LINCOLN-MARTI es sustento

de enseñanza floridana:

Es la entrada más lozana

a un universo de aumento,

que nutre los filamentos

de una niñez que se afana,

en devorar tan temprana

sabiduría; y se crece,

velando los intereses

de esta patria, con más ganas:

 

No hay empeño o tradición

exenta de seguidores:

Escuelas y educadores

enriquecen el portón

de Demetrio, no el patrón,

sino el padre de una infancia

para la patria: Constancia

de una entrega ciudadana

a los hombres del mañana,

que ya tienen quien los libre,

y aquilate los calibres

de su alma soberana:

Tres variantes hemos visto

a tema tan trascendente,

para que tengan presente

la gloria de un plantel mixto,

que no es “piensan, luego existo”,

sino tarea paciente

de un forjador de simientes,

que trajo a LINCOLN-MARTI

la magia del colibrí,

floreciendo continentes:

 

Se desborda la creciente

magia de un educador,

como Demetrio: Labor

que no tiene precedentes

en esta tierra, pendiente

de cambios, para creer

en la esencia de un poder

más grande que cualquier otro:

Es la fuerza del “Nosotros”,

con la del “Sí Puede Ser”:

Es el precio de tener

el corazón a dos aguas,

pensando que una piragua

(tren o bestia, pies o ser),

nos lleva a reconocer

que el destino es más que tierra:

Porción de alma que encierra

el amor y el dolor juntos,

hasta centrar, en un punto,

lo que te exilia o destierra:

 

“Vivir mejor” no hace guerras,

ni emigrar es algo insano,

pues al “Sueño Americano”

cualquier humano se aferra:

Y cuando llega se aterra

de este mundo dividido,

donde “dreamers” y partidos

demoran en aprender,

que las castas del poder

nunca mudan sus tejidos:

Por eso, Demetrio viene

a cambiar reglas del juego,

dejando a un lado su ego,

y, además, hasta sus bienes,

para limar los desdenes

de sistemas carcomidos,

que desplazan de sus nidos

niños, padres de familia;

cuyas madres reconcilian,

con finanzas lo perdido:

 

Una conquista excelente

premia a hombres y mujeres,

con sus hijos, en deberes

y notas sobresalientes:

LINCOLN-MARTI es recipiente,

que contiene el mayorazgo

de Demetrio: Liderazgo

extendido a La Florida,

cual diadema desprendida,

en infinitos hallazgos:

Por la fuerza del saber,

festejado con escuelas,

el amor que nos consuela

es ver más hijos crecer,

y a esta tierra trascender

lo que Demetrio ha legado,

con LINCOLN-MARTI a su lado,

como prueba de respeto

a un país, que es su amuleto,

y lo mejor conquistado…

CONTINUARA…

(Suite de Cierre)

 

Continuará, porque todo

avanza en LINCOLN-MARTI,

al ritmo de aquel mambí,

que titaneara, a su modo,

las batallas, codo a codo,

para que la patria expuesta

recibiera manifiesta

libertad, como quien quita

su dolor, y deposita

bondades, entre respuestas.

Respuestas para una infancia,

que ha sido pilar y coro,

por Martí, en LA EDAD DE ORO,

y con Lincoln, en su instancia

de Presidente: Ganancia

que Demetrio continúa,

cual si moviera una grúa,

con su “staff” de educadores,

para extirpar los errores,

que se plantan, como púas.

Todo cierre deja ilesas

piezas, que jamás culminan,

pues LINCOLN-MARTI examina

su porvenir, como empresa:

Sus graduados crean la mesa,

donde el saber que se imparte

no se divide: Comparten

sus porciones similares,

cuidando que, al ser iguales,

divulguen, mientras reparten.

Es sistema educativo

lo que Demetrio conserva:

Su magnífica reserva

tiene el calificativo

de un programa evolutivo,

que LINCOLN-MARTI se empeña

en mostrar, cuanto se enseña,

pues sus virtudes radican,

en demostrar lo que explican,

al tiempo que desempeñan.

Desempeño, que es honesto,

franco, humilde y entregado:

Tan fantástico legado

nos pone de manifiesto

al Demetrio más enhiesto,

que nadie haya calculado:

LINCOLN-MARTI es consulado,

además de escuela abierta:

Su “Babel” bilingüe  acierta,

en programas combinados.

Cual escuela del futuro,

es LINCOLN-MARTI potencia,

que desborda sus esencias,

sobre la infancia: Seguro

de enseñanza y arte puros,

si Demetrio puso alas

a La Florida: Qué gala

festeja la ceremonia

de LINCOLN-MARTI: Gorgonia

que reinventa, cuando instala

más escuelas, y regala

el Saber, sin parsimonia…

José Antonio Gutiérrez Caballero

8 de enero del 2015 – 8 de enero del 2019.

Miami, 09 de enero del 2019.