DECIR-MAS DE UNA CARUPANERA-MARACUCHA, EN DOCE DECIMAS PERFECTAS: PARA LA VENEZOLANA CLEMENCIA DEL VALLE RAMOS, POR SU GRAN RECUPERACION…


Por JOSAN CABALLERO.

Mi madre es una guerrera,

y su amor me santifica:

Mi madre nos fortifica,

con su luz de enredadera.

Mi madre es tierna quimera,

amándonos tras su magia:

Su amor es puro y contagia

a sus hijos, con furor:

Regala su alma y valor,

cual si fuera una hemorragia

de primavera a la vida,

si mi madre es corazón

de ternura a diapasón:

Mi madre es una guarida,

que empuja la sobrevida,

pues ella apura mis pasos,

y nos cuida del retraso

de este tiempo, que camina,

sabiendo que contamina,

sin llegar al marcapasos.

Mi madre tiene estampada

la luna llena a su pecho,

si mi madre es un helecho,

cundeamor con mermelada

de estrellas y risa amada:

Mas la contrajo un dolor,

que retuvo su estupor:

Mi madre da su batalla

a la vida: Una medalla

hay que darle por su amor.

Hablo por mi amigo Carlos,

cuya madre es mi segunda

progenitora: Una funda

en mi almohada: Animarlo

es mi motivo; elogiarlo,

por su madre vivaracha,

pues ella es una muchacha,

en cuerpo de una madura

señora, que el alma cura

a la familia, sin tacha.

Doña Clemencia del Valle

es el nombre de mujer,

que tiene esta madre: Ayer,

su corazón nadie calle,

porque ella tiene detalles,

que sólo una madre carga:

Sensible dama, que encarga

su luz, para que sus hijos

sean ejemplos prolijos

de su humanidad más larga.

Clemencia tiene tres hijos,

que son «ramos» de su amor:

Uno es Carlos, seguidor

de su estampa y acertijos:

Karen y Karla, me dijo

mi amigo, son sus hermanas,

dos bellas venezolanas:

Maracuchas, por lo mismo,

del Zulia, y sus aforismos,

con familia campechana.

Clemencia tuvo su amor:

Herrero de pura cepa,

y rumbero, que lo sepa

la gente, en su derredor:

Late en ella gran rumor

de mujer enamorada,

si es Clemencia aventajada,

en las claves de la dicha,

pues distingue una salchicha

de la luna afortunada.

En fin, es Clemencia astuta,

la madre esencia de Carlos,

por eso, voy a invitarlo

a que inventemos la ruta

de traerla, sin disputa,

a Miami, a que se sane,

con su hijo, y que desgrane

su alma ardiente, en la Florida,

para ganar la partida,

por más vida, que se emane.

Clemencia, mujer de mundo,

desabrochando universos:

Es la voz, con quien converso;

Tiempo que emigra a segundos:

Es la mejor rompemundos

de madre, que he conocido:

Eslabón tan merecido

de su familia presente:

Clemencia aviva su mente,

y, por su nostalgia, pido,

regalos, cual embelesos,

de esa guerrera familia,

que la cuida y reconcilia

entre pan, amor y besos:

Si ella amaga los tropiezos,

con sangre de su vigilia:

Clemencia a todos auxilia,

en el Barrio “La Victoria”:

Madre e hija de la gloria,

que jamás su amor exilia.

Este sencillo homenaje

es, sin dudas, por Clemencia

del Valle Ramos: Esencias,

entre dama y su paisaje:

Es la madre, que yo traje,

enamorada, a su hijo,

pues la luna le predijo,

que volaría por ella,

y sembraría su estrella

al norte: Fue un acertijo

de una mujer, en su fe,

trayéndonos evidencias

maternales, con licencias

del alma, que sueña y ve

cómo un amor viaja a pie,

entre los cuerpos benditos,

por una madre, que es hito

de fortaleza y salud,

desembocando un alud

de pureza, con sus mitos.

José Antonio Gutiérrez Caballero

Miami, 30 de mayo del 2022

– 13 de junio del 2022.

7 respuestas hasta “DECIR-MAS DE UNA CARUPANERA-MARACUCHA, EN DOCE DECIMAS PERFECTAS: PARA LA VENEZOLANA CLEMENCIA DEL VALLE RAMOS, POR SU GRAN RECUPERACION…”

  1. En este momento, me siento muy apabullado y feliz de contar con tu apoyo y amistad, estoy muy emocionado, que hermoso poema dedicado a la recuperación de mi amada madre, muchas gracias Josan. Me sacaste las lágrimas.

    Le gusta a 1 persona

    • Estimado amigo Carlos, tu mami es una doble y auténtica guerrera, inmersa en una realidad, que sí malgasta y dificulta a las personas su vivir. Ellos sobreviven, a pesar de este, frente a apagones y una carestía de vida, que les impide casi subsistir. Aún así tu Clemencia se debate con la muerte, y no se deja secuestrar. Quieres ver algo más bello y grandioso que esto? Yo amo a tu mami, como a la mía, porque en ambas realidades no se dejan coartar por la adversidad, y continúan su avance hermoso y natural, en estas hostiles condiciones de subsistencia, a causa de unos desgobiernos infames y maliciosos. Gracias a ti, que la ayudas a sobrevivir y ayudar a los tuyos, con fervor e hidalguía. Eres un hijo ejemplar y grande. Te quiero y te respeto, por eso y muchas otras cosas…El universo precisa de otros hijos como tú…

      Le gusta a 1 persona

  2. Cuánta sensibilidad y amor encierra ese texto.

    Le gusta a 2 personas

  3. Tus frases son escuetas y precisas, amiga. Entrañan una verdad insoslayable, por eso te respeto y te sigo adónde vayas, amiga de la verdad fulminante y diez. Te quiero. Gracias, hermamiga.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: