UN POEMA ACROSTICO POR LA MADRE, ENTRE PROGENITORAS, DEL ESCRITOR CUBANO SERGIO ANDRICAIN, ALCANZADA, AL FIN, EN ESTA NUEVA FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO DE MIAMI 2020


Por JOSAN CABALLERO.

Hago este comentario y homenaje doblemente, por mi amigo Sergio Andricaín, uno de los encargados de la programación digital en español, de la Nueva Feria Internacional del Libro, en Miami 2020, cuya vertiente virtual ha cobrado gran auge, debido a la actual pandemia del COVID19; pero, igualmente, es de quien, hace unos meses, leí, dentro de su “muro”, en Facebook, unas palabras suyas alegóricas al más reciente cumpleaños de su madre, Blanca Rosa Hernández Callado, a la que conozco por muchos años, y estimo sobremanera, gracias a su entrañable y especial hijo, y por supuesto, a ella misma. Esas palabras me conmovieron tanto, que le prometí dedicarle un poema acróstico, para ella, en su nombre. Estas fueron las palabras de Sergio, que ahora traigo a colación…

PALABRAS DE SERGIO POR SU MADRE

Mi madre cumple hoy 87 años.

Ha descubierto un gran secreto: está aprendiendo a desandar lo andado.

Vuelve a ser niña a ratos. Su voz adquiere un tono infantil, y habla con los que la rodean, y hasta con quienes se marcharon hace tiempo. Ella, como una hechicera, posee el don de convocar a vivos y a muertos.

Se fatiga, me dice, mientras conversa conmigo por teléfono, y dice que le falta el aire, lo cual no es cierto. Son esas mentiras, que suelen decir los chiquillos, cuando no quieren hacer algo, porque se aburren, o porque les cuesta.

Con el tiempo gana ingravidez: parece flotar en la habitación. Como una mariposa, vuela. Desde su condición alígera, me regala cierta sonrisa melancólica, con la que intentaré iluminar este día y la distancia que nos separa.

Todo la asombra. Usando una voz atiplada, dice: “¡Mira, mima” (porque para ella todos cabemos en esa palabra), mientras señala maravillas y prodigios, que sólo ella ve.

A esta señora le debo todo lo que he sido, soy y seré.

Ningún vocablo hallo, para agradecerle, para recrearla en una imagen, para celebrarla.

No sé de qué forma agradecerle tanta compañía, tanto amor, tanta vida.

Feliz cumpleaños, Blanca Rosa.

Eres mi flor preferida: la más hermosa y fragante, mi rosa náutica, mi rosa de los vientos.

SERGIO ANDRICAIN, FACEBOOK.

Y he aquí mi poema acróstico para ella, quien se merece figurar entre las más grandes madres del Gentilicio Cubano de todos los tiempos…

MADRE CON NOMBRE Y ALTURA DE MUJER QUE ALUNECE

(Acróstico para la gran madre

Blanca Rosa Hernández Callado)

Bendición de madre, que empujó a la luz,

Llevando su arcoíris ante el amanecer,

A iluminar tu cuerpo, cual trébol de su ayer,

Nacido por su piel: un ángel tragaluz,

Condenado a izar su bandera arcabuz,

Al aire libre, cuando la viera alunecer:

Recia mujer, tan dulce, madre con noble ujier,

Ondeando oropeles de familia, con sus

Salmueras, entre hijos y nietos del cuscús,

Alentador de estirpes, a punto de volver:

Hada al hechizo breve, que generó mi asombro,

Entregándose en alas de un puro quehacer,

Reinventando su vida, para permanecer

Novia de una familia, alzada sobre escombros:

Arrepentirse nunca, diste tu parecer,

Normando tus palabras, a la altura del hombre:

Dicha de dar contigo, los que te conocemos,

Enorme en tus simplezas, si tu grandeza nombro:

Zampoña que nos tocas el alma, cuando vemos

Cuidar de tus enseres, por lo que más amemos:

Alma tuya, que estancia su corazón en itsmos,

Legando uniones vivas, entre nosotros mismos:

Luz de isla y península, en sus noventa millas,

Arman a una mujer de niebla y maravilla,

Desde el sillón en sueños, donde nos volveremos

Otra vez más tus hijos, para que festejemos

       hoy, tu tierra de amor, que por ti conquistemos:

       Esta lengua de itsmos, tuyos, míos, y nuestros:

       Paraíso Cubano y de nuestros ancestros.

José Antonio Gutiérrez Caballero

Miami, 01 de septiembre del 2020.

PALABRAS DE SERGIO POR EL ACROSTICO ESCRITO PARA SU MADRE

No tengo cómo agradecerte el poema, José Antonio (se me hace difícil llamarte Josán. Me cuesta un enorme esfuerzo, porque me demoro en asociar Josán contigo)

Bellísimos son tus versos, dedicados a mi madre. Ella ya no podrá agradecerlos, porque su mente la abandona cada vez más. Yo lo hago en su nombre.

Compartiré el poema con mi familia.

Me demoré en escribirte, porque estoy hasta el último pelo de trabajo. Te mando un abrazo agradecido.

SERGIO ANDRICAIN.

Miami, 24 de noviembre del 2020.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: