TANTO VA EL CANTARO A LA FUENTE VI


CRONICA INSOLITA DE UN PLAGIO ANUNCIADO

(Sexto Aviso)

Algamarina6

8 comentarios to “TANTO VA EL CANTARO A LA FUENTE VI”

  1. Eli Alcala Says:

    Hago una ultima intervencion para apoyar al autor de este estudio de los plagios de Alga Marina Elizagaray, oportunidad para ver otros ejemplos delesnables, como son los casos de las copias a criticos importantes como Jean Chesneaux, Bettina Hurlimann, asi como textos de catalogos cubanos de literatura infantil que ella no tendria que copiar, pues me imagino pensaria que se darian cuenta, y no, lo hizo igualmente con el prologo de su colega el poeta Eliseo Diego en la Bibliografia del Siglo XIX, de Mercedes Muriedas, en fin, mas sobre lo mismo y cada vez peor. Para cerrar Josan Caballero analiza el libro de criticas de esta farsante, que se llama Por el reino de la fantasia, para demostrarle que no tiene nada que decir cuando va a hablar de los autores de su pais, ya que al no poseer formacion ni intelecto alguno cae mas en evidencia y es mas descubierta aun que con los otros libros plagiados. Ciertamente que me encantaron todos sus avisos, Josan Caballero, y me gustaria que volviera a reunir los datos en un solo trabajo que podamos leer en su blog o en cualquier revista, para que quede constancia mas actualizada de las diferentes figuras de plagio denunciadas a Elizagaray. Gracias por este aporte a las letras latinoamericanas, porque nos ensena que no debemos y que debemos hacer cuando estamos al frente de un terrible caso de plagio como este. Hasta la proxima y muy agradecida por sus diferentes ensenanzas. Saludos, Eli Alcala.

    Le gusta a 1 persona

  2. Lourdes Cazola Says:

    Es el momento de decir que debemos apoyar a este autor con su serio trabajo, ya que promueve una critica sana y profunda, pero sin fraude o amiguismos de ningun tipo. La labor de Josan Caballero es digna de destacar, pues se ve que siempre ha trabajado con madurez y teson, y sobre todo que es muy valiente y vehemente, dos virtudes a destacar en un escritor, pero tambien en un hombre como ser social que es. Lo felicito de nuevo Jose Antonio (Josan Caballero), de Lourdes Cazola

    Le gusta a 1 persona

  3. Mónica Rosales Guedes Says:

    El caso de Alga Marina Elizagaray no lo conocía muy bien, pero había oído de trasmano sobre el asunto, y ahora no tengo mucho tiempo, pues me voy a trabajar, pero uno de estos días entraré y leeré las siguientes entradas con más detenimiento, pero hasta donde veo esta falsa escritora cubana era una funcionaria que lucró con su obra, y sin embargo casi nada es propio de ella, por lo que debe ser criticada y publicados sus plagios hasta la saciedad. Creo que Josan debería hacer un libro o folleto de esto, además de circularlo plenamente por la internet, para que no haya nadie que no se entere, lo mismo las instituciones como los países que la reciben o la recibieron sepan de su deshonestidad y valoren la manera de recoger sus obras plagiadas, o hacer una fe de erratas, para que todo el mundo corrobore y compare hasta dónde es capaz Alga Marina de haber hecho daño con su falsa moral, que es un verdadero peligro para la humanidad. Nuevamente entraré por aquí, Mónica.

    Le gusta a 1 persona

  4. Inés de Cuevas Says:

    Amigo Josán, leí atentamente todo el material, el que representa un buen aval, por el compendio de pruebas que respaldan tus acusaciones. Gracias a tu estudio sobre el personaje intocable de la literatura infantil en Cuba, los mitos cayeron, como estatuas de dictadores, arrastradas por los pueblos oprimidos.
    ¿Sabes? Nunca tuve la admiración que otros le dispensaban a la plagiaria (según tus hallazgos). Yo era yo. Mi trabajo de antropóloga, niño a niño, y los años de entrenamiento en el Instituto de Investigaciones Literarias de la Universidad, arropados por la sabiduría de grandes maestr@s, y connotados compañeros de investigación (todos estudiantes y/o egresados de la Escuela de Letras de tan Ilustre Casa de Estudios), ya me habían curtido, en algo de lo que, realmente debía ser un texto, acariciado con placer por los pequeños, para que de alguna manera orbitara mi pluma, con destino seguro.
    Esto, no define a la escritora terminada, hecha. No. la limpieza investigativa concluye, cuando el escritor deja de respirar.
    Es ilegal de toda ilegalidad, además, de muy mal gusto, enamorarse de lo ajeno, y apropiarse al mismo tiempo.

    Sabes? Algo bien parecido sucede, con otra persona, reconocida por estos lados, que ha tomado de los “Cuentos del Tío Nicolás”, el condimento, con todo y recipiente, para cocinar sus propias historias. Ésto ha sido, y continua siendo, un claro irrespeto a la obra del talentoso y amado por los niños, Don Rafael Rivero Oramas, cofundador, junto a Mariano Picón Salas, de la revista ONZA, TIGRE y LEÓN, que, en 1948 diera paso a nuestra bien amada TRICOLOR, editada por el Ministerio de Educación.

    Mira, Josán, los plagiarios lo hacen, con tal osadía, que ni bajan la mirada, al mostrarse, como dueños absolutos del libreto.

    Gracias, por ese valiosísimo trabajo, que quisiste compartir conmigo, y llevado a CABE DUDA, como testimonio de tu protección a los derechos de otros autores. Te felicito.

    Un buen abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  5. Josán Caballero Says:

    Muchas gracias por tus palabras, amiga, pero hay que arremeter contra esos plagiarios, y si me mandas todo sobre ese personaje, investigo más, y lo adecuado, y le hago mi sección de CABE DUDA igualmente. Hay que desarrollar y desatar, toda una campaña, en contra de éso. Nuestra señora hizo y hace tanto daño en Cuba, hasta el punto de que, en Venezuela, aún continúa, en el Pedagógico de ustedes, donde la tienen como una diosa, publicándole libros, y poniendo sus trabajos plagiados, en antologías y estudios para los que comienzan la carrera pedagógica, imagínate qué enseñan. Eso me valió un gran distanciamiento con Griselda Navas, debido a la presiones sociales del coto cerrado, en que se movía la “suso-bicha”, como la llamo yo, y Griselda siempre estuvo de la parte de la verdad, a quien conocí bastante por esa fecha, luego del Coloquio Internacional de Literatura Infantil, al que estuve invitado en 1993. Me imagino que tú la debes conocer también, yo que la aprecio tanto, y creo que desde 1993, tuvo que distanciarse, a tener que plegarse a los designios, de quienes en Venezuela aún aúpan a Alga Marina Elizagaray, porque mi ensayo lo publiqué en Margarita, por suerte, en ese mismo año, un mes después del Coloquio, o sea en noviembre. Sin embargo, Cuba y sus indolentes dirigentes culturales, luego de los descubrimientos y su expulsión de la UNEAC, nunca hicieron nada más, salvo la notica que sacó en la Gaceta de Cuba, pero que sólo mencionaba su separación definitiva de las filas de la UNEAC, lo cual se presta a confusión, si no se conoce el material descubierto, y que ella ha sabido, astutamente, utilizar, para autodefenderse, de que, políticamente, la trataron de neutralizar, y ahora Alga Marina habla, hasta de “vampirismo literaria”. Hay que ser indolente y descarado, o una enfermiza sociópata, que es lo que es Alga Marina, para seguir hablando en esos términos, y desfachatadamente, presentarse en eventos, como si no hubiera pasado nada. Qué cara más dura tiene la descarada ésa. Ello me ha valido mi pugna política con todos los que tienen que ver con la cultura en mi país, en primer lugar, Abel Prieto, quien me impulsó a entregar una denuncia por plagio, cuando sólo lo que yo buscaba era publicar mi ensayo en cualquier revista, para que enseguida se diera a conocer todo, y luego Miguel Barnet (el cual, a pesar de haber participado en la Comisión de Ética, junto a Rogelio Martínez Furé, Denia García Ronda y Haidée Arteaga, los que demostraron, en un primer momento, los numerosos plagios), ha continuado en silencio y expectante, ante tanta ignominia. Por eso hay que derrumbar dichos carcomidos pedestales, a base de talento y veracidad. En eso es lo que quiero que me ayudes, como en cualquier contienda, que tú desees que yo participe igualmente. Gracias por tu análisis y estas palabras, amiga, recibe un caluroso abrazo, de Josán.

    Le gusta a 1 persona

  6. unlock iphone

    TANTO VA EL CANTARO A LA FUENTE VI | Josancaballero’s Blog

    Le gusta a 1 persona

  7. Fast Private Proxies

    CRONICA INSOLITA DE UN PLAGIO ANUNCIADO (Sexto Aviso)

    Le gusta a 1 persona

  8. Sobre las pruebas de plagios de Alga Marina, el investigador exitoso Josan Caballero conttinuó demostrando, en esta última parte del ensayo TANTO VA EL CANTARO A LA FUENTE…, los plagios habidos o encontrados, dentro del cúmulo de libros escritos? por la autora? o funcionaria cubana, resaltando la virulencia, con que fueron cometidos, en todas y de todas sus formas posibles. No cabe duda, que la ex funcionaria cubana fomentó su “carrera literaria” de autora e investigadora, principalmente conformada sobre el estudio de textos infantiles, en base a los trabajos e investigaciones de otros autores, plagiados en algunas de las formas, en que puede entenderse esta palabra, que también significa “latrocinio literario”.

    El ensayo de Josan Caballero, en esta 6ª y última parte se inicia, haciendo mención a un artículo de Alga Marina, sobre un estudio crítico a la obra de “Julio Verne”, en el que plagia textos de dos autores, tales como Juan Manuel Planas y Frida Schultz de Mantovani; así como otros dos autores, para “expropiar” y ofrecer los resultados de sus trabajos, como si fueran propios. Otra vez, más de lo mismo!!! Lo descrito por Alga Marina se nutre de la investigación de sus colegas, para escribir sus obras como originales y fruto de su misma investigación. En dicho texto crítico, sobre la obra de “Verne”, la Sra. Elizagaray intenta desviarse, algo más en la forma, en que se expresan los autores originales; pero, en el cotejo, que Josan Caballero hace del texto de Alga Marina, junto con el del autor original, se demuestra, de forma exhaustiva y taxativa, que el plagio del texto primigenio no admite duda alguna.

    Lo mismo ocurre, cuando se coteja un texto de Jean Chesneaux, sobre el ensayo “Una lectura política de Julio Verne”, con otro de Alga Marina, en el mismo estilo y comparación, donde se aprecia claramente, que la ex funcionaria cubana reproduce prácticamente lo mismo, con algunos cambios, de palabras, formas sintácticas, etc.

    Al parecer, la Sra. Elizagaray continuó publicando en Cuba y Venezuela, donde, evidentemente, aparecía, en antologías e investigaciones, para alumnos que comenzaban sus estudios sobre pedagogía: Trabajos llenos de plagios naturalmente, para iniciación de estos jóvenes: Qué ironía, qué vergüenza, y qué ignominia, para el mundo de la literatura!!!

    En otras ocasiones, Alga Marina extrae textos de algún autor soviético, como Verónica Alexandriva, que ni siquiera proceden del texto original, sino que constituyen una adaptación de otro autor!!!! “Todo ello, no es que sea ilícito, en sí mismo, aunque de entrada constituye una prueba fehaciente de la incapacidad de Alga Marina, para realizar estudios e investigaciones serias, sobre el mundo de la literatura por sí misma”, pero lo más grave es la omisión absoluta o relativa de estos autores, de los que se nutre, en su mayor parte, de aquello que escriben, y que sin ningún cotejo, descaradamente, le aceptan y le publican!!!!

    Lo mismo sucede, con comentarios y prólogos de otros autores conocidos y reconocidos, sin ninguna discriminación, ni recato por parte de la tal Alga Marina. Lo más grave es el silencio de algunos, que aún, a sabiendas de todo, o con meras sospechas, han permanecido en silencio, y ya sabiéndose, continún en un silencio. cómplice; pero, el colmo de la desvergüenza es cómo Alga Marina se atreve a escribir, en uno de sus libros, y cito textualmente lo que escribe el Sr, Caballero, dentro de su ensayo: “la crítica como toda actividad subordinada a una praxis necesita de condicionamientos teóricos en los que apoyarse; requiere de la existencia previa de una teoría y una historia literaria en la que basarse (p.67)”. Es obvio, que por la boca muere el pez; pues al afirmar esto, la Sra. Elizagaray se pone ella solita en clara e insolente evidencia.

    De todos modos, el origen de todo este mal, porque no puede ser calificado de otra manera, se debe a que, en su momento, cuando Josan Caballero, demostró taxativamente los plagios cometidos, por esta señora, “La Gaceta de Cuba” se limitó a señalar su separación de la UNEAC, lo cual se presta a muchas dudas, porque no se hace mención alguna a la causa, por la que se lleva a cabo, ni se mencionan absolutamente los plagios descubiertos por José Antonio Gutiérrez Caballero, quien queda en entredicho, ya que no ve la luz su ensayo de marras, que permitiría esclarecer todo, con magníficas evidencias; de ahí que, si esta señora seguía viajando, dando conferencias, simposios, y asistía a debates sobre literatura, dentro y fuera de Cuba, respaldada y amparada por el régimen, nadie va a pensar en la verdadera razón se su salida de la UNEAC, sino en cómo lo usó ella misma, entre sus amistades y allegados de todas partes, que era una maniobra política de sus enemigos, para sacarla del paso, y no, como había sido realmente, que le habían demostrado contundentemente sus plagios a 36 autores y 44 libros.

    Pero, para colmo, los autores plagiados no presentaron jamás denuncia alguna; y la intelectualidad cubana la seguía y aún la sigue arropando. Sobre lo primero, está muy claro, que Alga Marina no ha sido precisamente muy leída, por lo menos por intelectuales de una cierta talla, y en torno a lo segundo, está demostrado de que, quien calla otorga; y en este caso, son los intelectuales cubanos, que estando al corriente de los hechos, no hicieron nunca nada. Quienes, por su propio interés de mantener su estatus político, social y económico, prefirieron y prefieren aún callar, no vayan a ser señalados por el régimen. Más claro, ni el agua. Por lo menos esta es mi impresión, por todo lo leído y las consecuencias habidas y encontradas, en verdad.

    Quién sabe, si en un futuro cercano, todo esto pueda llegar a ser considerado como un nuevo”Caso Dreyfus”, en la literatura cubana contemporánea. Hace 20 años de este escandaloso incidente literario; desde mediados de 1988 y todo el 1989, en que fue dictaminado por una Comisión de Etica y el Ejecutivo en pleno de la UNEAC, hasta ahiora mismo, el 17 septiembre del 2019, conmemorando el primer día, en que se reunió la Comisión de Etica, dentro de los predios de la UNEAC, para cotejar los hallazgos y denuncias del conocido investigador y poeta José Antonio Gutiérrez Caballero (actualmente JOSAN CABALLERO), quien presentaba y demostraba la presencia de 36 autores plagiados, en 44 textos escritos, dentro de la obra publicada, y ampliamente divulgada, de la conocida funcionaria del Ministerio de Cultura, miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), Alga Marina Elizagaray, el caso más escandaloso, en todos los tiempos literarios de la Cuba revolucionaria y muchas otras partes del territorio nacional e internacional.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: